LAS CHINAS Y EL PRECIPICIO

Fue en Jordania, durante nuestra visita a Petra.

El segundo día nos encontrábamos triscando por las montañas como las cabras y haciendo los senderismos habituales del lugar. El paisaje impresiona (he ido poniendo fotos para demostrarlo) pero los precipicios, barrancos y abismos que infestan el lugar, también.

Nos encontrábamos descansando tras superar un desnivel de tres o cuatro metros sin escalones (al lado de un abismo de cojones) donde Kike se nos jodió la espalda. El caso es que vi a una madre y una hija (creo que era una hija pero en cualquier caso, no era un dechado de virtudes) japonesas (o chinas, vete a saber) que llegaban al desnivel. Con las pintas que tenían, con un paraguas blanco para protegerse del sol, supuse que no serían muy ágiles para sortear el obstáculo.

¿Du yu nid jelp?-les dije todo caballeroso.

Las mujeres observaron el precipicio y el desnivel y asintieron con la cabeza.

Pass mi de botel firs-les dije señalándoles la botella de agua que llevaban. Para superar el desnivel, mejor llevar las manos libres.

El caso es que me echaron la botella, se me escurrió de las manos y cayó precipicio abajo. Igual que en los dibujos del Correcaminos, se oyó el ziuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuplof. La miré, las miré a ellas y ellas me miraron a mí.

Y no querían bajar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: