HUMOR GRIS RUSO

“Una niña recogía flores junto al Vorosik. Volviendo a casa, la niña tropezó y sus flores cayeron a un charco de lodo. Fin”
(Estracto de “La vida gris” por Fiodor Rostov)

gris.jpggris.jpg
Fiodor Rostov nació en 1936 en la pequeña ciudad rusa de Kratsovstaia, cerca de Kaliningrado. Ya de pequeño demostró ser un niño tímido y retraído, circunstancia esta favorecida por vivir junto a su padre (su madre murió a poco de nacer él en un accidente doméstico) en una aislada mansión.

“Iván invitó a Irene a tomar el té. Olvidó aclarar bien la tetera al fregarla y el té salió con sabor a jabón. Irene pensó que Iván era idiota. Fin”
(Estracto de “La vida gris” por Fiodor Rostov)

gris.jpggris.jpg
Rostov vivió con su padre hasta la muerte de éste, cuando Fiodor contaba con treinta y seis años, mudándose a continuación a vivir con su tía Ildegarde, vieja solterona con una mentalidad más propia de la Rusia de los Zares que comunistoide.

Durante toda su vida, Rostov cultivó lo que en los circuitos underground se bautizó como humor gris ruso, consistente en vulgares anécdotas donde los protagonistas salían frustrados y levemente fracasados. Rostov acumuló muchas de sus vivencias e inventó otras nuevas en su manuscrito “La vida gris” que nunca llegó a publicarse. Su carácter introvertido impidió que hiciera amistades de ningún tipo. Su vida social se limitó a una exigua correspondencia con algunos colegas del oficio simplemente porque su trabajo en la estafeta de correos local le permitía dedicarse a ello sin mucho esfuerzo.

“Un hombre va al teatro a ver una representación que anhela presenciar. Sin embargo, el teatro es viejo y el techo se cae a trozos. Una nube de yeso en polvo cae sobre el hombre, le irrita los ojos y le impide ver la obra de teatro”
(Estracto de “La vida gris” por Fiodor Rostov)

No existe ningún ejemplar de “La vida gris” porque el manuscrito original se quemó en el incendio que destruyó la casa de la tía Ildegarde y a la propietaria. Rostov se enteró de la catástrofe y se dispuso a acudir a su casa a salvar lo que pudiera. Tomó el taxi más desafortunado y cayó en las garras de Sergei Stortovik, el que sería conocido como “El Carnicero de Kratsovstaia”.
gris.jpggris.jpg
Stortovik era un ex-militar retirado del servicio por problemas mentales graves. Tenía la costumbre de mantener vivas y atadas a sus víctimas y alimentarlas con una mezcla de orina y heces que les obligaba a tragar por un embudo. Las víctimas morían de disentería, deshidratación ó shock amoniacal al cabo de más o menos días. Rostov tuvo el dudoso honor de ser la décimo octava víctima de las treinta y ocho que se cobraría Stortovik. La mitad exacta.

“El coche de Vladimir se estropeó la mañana de la boda de su mejor amigo. Vladimir no pudo llegar a la boda a tiempo”
(Estracto de “La vida gris” por Fiodor Rostov)

Stortovik fue finalmente prendido por el Ejército Rojo, juzgado y sumariamente ejecutado. Aunque el incidente fue silenciado junto a todos los informes de “purificación interna” salió finalmente a la luz y fue una gota en el inmenso mar de escándalos que se desbordó a la caída del Telón de Acero.

Rostov pasó a la fama como “una víctima más”.

Anuncios

2 comentarios to “HUMOR GRIS RUSO”

  1. Jodo. Estamos positivos hoy, ¿eh?

  2. JoanElMisericordioso Says:

    Me ha gustado. Feliz año a todos. Ya queda menos para q muramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: