EL REGRESO DE PACO “EL PRINGAO” (I de II)

El sueño siempre empieza igual:
Estoy en la oficina y el subdirector, Lupiérnez, me está poniendo en ridículo delante de todo el mundo. No entiendo sus palabras pero los que nos rodean se están riendo de mí con carcajadas crueles e inhumanas. Noto que la sangre me sube a la cara hasta que no puedo resistirlo más y salgo de allí tan rápido como puedo.
Llego al aparcamiento de la empresa. Mi oficina no tiene aparcamientos en el mundo real pero en mi sueño hay un párking de ocho plantas subterráneas. Me detengo junto al coche rojo de Lupiérnez y en un acceso de ira le arranco un retrovisor de una patada. Empiezo a reír como si estuviera loco, sintiéndome mucho mejor.
Lupiérnez viene hacia mí andando y yo sigo riendo. Mira lo que he hecho, imbécil. Espero que el enchufe que tienes te sirva para que te hagan descuento en el taller. Jódete, lameculos de mierda.
Entonces Lupiérnez pasa a mi lado ignorándome, abre la puerta del coche de al lado del que yo he pateado, enciende el motor y se aleja dedicándome una sonrisa sardónica. El coche del retrovisor roto tiene otra matrícula y es otro modelo completamente distinto pero también es rojo.
Entonces veo que la plaza de aparcamiento tiene las rayas amarillas de “Reservado Alto Cargo”. Un piojo resucitado como Lupiérnez jamás tendrá una de esas.
En cambio, el Presidente Ejecutivo de la Junta de Empresa, que me conoce sólo de vista y que viene corriendo hacia aquí gritando y gesticulando como un poseso, sí la tiene. Y un Pontiac 200 CV Turbo. Rojo. Con un retrovisor menos.
Intento pensar algo. Sé que no va a colar.
Entonces me despierto

despioje.jpg

-¡No y no!-rugió Paco dando un puñetazo sobre la mesa-¡Me niego y punto!
Tamara siguió cruzada de brazos e hizo un mohín de niña pequeña.
-Te estás comportando como un inmaduro-dijo sin mirarle-Te pareces a mi padre.
La comparación no resultó agradable para Paco. El padre de Tamara era un falangista reaccionario de la vieja guardia al que el hecho de que la niña de sus ojos le hubiera salido hippy izquierdosa le producía úlceras y sarpullidos. Que se fuera a vivir con un novio que él no aceptaba sin casarse tampoco era nada de su agrado. Paco se consolaba pensando que por mucho que se torciera su vida jamás sería como el padre de Tamara. Y de repente sintió incluso cierta afinidad por aquel fascista acabado.
-¿Pero por qué tienes que desnudarte delante de toda esa gente?-preguntó intentando comprender.
-No es sólo estar desnuda-explicó Tamara-Es posar. Van a retratarme. Es arte.
La mueca de Paco revelaba sus pensamientos: él tenía muy claro lo que haría si una tía se despelotara delante de él tan a las claras. Con una clase entera de estudiantes de Bellas Artes la cosa empezaba a tomar unos derroteros de película porno realmente escandalosos. Y con la novia de Paco como protagonista.
-Pero…
-No seas celoso, tonto-sonrió ella con picardía-Piensa que no van a verme como una mujer desnuda sino como un montón de líneas y curvas.
Aquello no tranquilizó a Paco en absoluto.
-Además-concluyó ella en el tono tajante que usaba para cerrar las discusiones-Es mi cuerpo y haré con él lo que me dé la gana.
También es mío, pensó Paco. O al menos lo tengo en usufructo. O acciones, porque está claro que el monopolio lo voy a perder. Suspiró profundamente.
-Claro que a lo mejor también te apetece a ti hacer lo que te dé la gana con él-añadió Tamara dejando caer un tirante de la camiseta con aire inocente.
Paco sonrió. Las penas con pan son menos, se dijo, pero iba a necesitar mucho pan para tragar todo aquello.

Anuncios

4 comentarios to “EL REGRESO DE PACO “EL PRINGAO” (I de II)”

  1. JoanElMisericordioso Says:

    Mmmmmh…
    M encantan estos posts con moraleja…además, en ese caso se retrata como pocas veces distintos aspectos d la naturaleza masculina y femenina..
    Alli esta ella, caprichosa e insegura q enseña su cuerpo para ser deseada y medir su valia segun el volumen d baboseo q provoca…y alli esta el, celoso como un mono viendo como su dignidad esta por los suelos y vendiendose por un polvo.
    Lo q el no sabe, es q q una mujer t diga q t pareces a su padre es algo bueno..Las caracteristicas en las q se fija una mujer para elegir a sus parejas son aquellas q ella interpreta como “caracteristicas d buen padre”…y las referencias q tienen las mujeres d esas caracteristicas d buen padre se crearon en su infancia, asimilando su referencia d padre más próxima, es decir, las d su propio padre.

  2. JoanElMisericordioso Says:

    Y por cierto…en un primer vistazo pensé q el misterioso encapuchado era leon..
    pero no fallé pq no dije nada.
    Bwajajajaja

  3. Aquí tenía que ir también un comentario de Xetegol que borré por error (un lapsus). Básicamente decía que al menos en esta historia el muchacho ejerce su derecho de pernada…

  4. Xetegol Says:

    Ya empezamos con las indirectas…

    “no tio, lo he borrado sin querer”

    “no se que pasa que no me llegan tus mails”

    “se me borro tu movil”

    “sufri un terrible accidente y igual no te reconozco, lo digo por si no te saludo nunca mas”…

    Siempre igual, y eso que esta vez he procurado ser menos desagradable…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: