VIEJO CUENTO BABILNICO

Ammurabi estaba dándose una vuelta por los jardines colgantes chupeteando un cigarro. Se había vuelto a atascar en la página siete de su códice (que posteriormente sería su obra magna, la que le haría inmortal en la memoria de los hombres, sobre todo, cuando le puso dibujos) y estaba que no cagaba con el tema.
paint11.JPG
Y hete aquí que se le apareció el dios Muada, haciéndole escupir el cigarro del susto:

-Dime, hijo del hombre-le habló con su voz divina y celestial-¿qué es lo que prefieres?¿La riqueza sin fin o la sabiduría total?

Ammurabi lo tenía bien claro: con la sabiduría podría terminar su maldito códice y sacarse una buena tajada en beneficios a base de sacar ediciones, ampliaciones, correcciones y todo el asunto.

-La sabiduría-contestó sin dudar.
-Muy bien: te la concedo-contestó Muada-Deberías haber elegido la riqueza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: