EL ÁNGEL DEL VALOR (VII)

Assaliah hizo el último trecho del camino corriendo con dificultad. Las alas le dolían, los pulmones le quemaban y sus armas y la niña le pesaban más que nunca. Se apoyó un momento en una roca para recuperar el aliento.
Miró apesadumbrado los desordenados pelos de su flequillo. En circunstancias normales siempre iba al borde del Abismo, su lugar de trabajo, vestido y arreglado de manera impecable, con su capa roja bien limpia y su melena bien arreglada y recogida en una trenza (en una ocasión, Raziel se ofreció a peinarle pero el resultado no le pareció lo bastante marcial).
Evidentemente, aquellas no eran circunstancias normales en absoluto. Miró a la niña una vez más. A pesar de su determinación, no entendía muchas cosas.
Miró las fortificaciones del borde del Abismo. Las conocía bien pues las había vigilado durante muchos años:

-¡Gabriel!-llamó empezando a caminar hacia la atalaya-¡Gabriel!

Dirigió un cauteloso vistazo a su alrededor. Con Micael siguiéndole la pista las emboscadas podían surgir de cualquier parte y sospechaba que sus abolladas armas no serían suficientes para defender a la niña una segunda vez.

-¡Gabriel!¡Soy yo, Assaliah!

tallangels_desolation.jpg

Sintió que estaba cometiendo una imprudencia. Si Micael estaba en su contra, lo más probable era que todo el Reino Celestial también lo estuviera. Ningún ángel ni arcángel osaría desafiar a la Fuerza de Dios.

-¡Gabriel!¿Dónde estás?

Tal vez Gabriel ya no estuviera allí o, peor, que estuviera pero no de su parte. Se había sentido capaz de enfrentarse a Micael por la ira que le había provocado la muerte de sus amigos pero Gabriel siempre se había portado bien con él. Le resultaría muy duro levantar a Gladius contra aquel arcángel parlanchín y simpaticón.

-¡Gabriel!

Un ruido le hizo detenerse en seco. Del interior de la garita le llegó un gruñido y el resonar de unos pies descalzos. El Arcángel Gabriel, con su metro noventa de estatura, sus alas blancas de cisne, su larga melena rubia y su imponente túnica azul celeste salió a su encuentro y le dirigió una mirada helada.

-¿Qué coño pasa?-preguntó malhumorado llevándose una mano a la frente-¿Tú sabes lo que me duele la cabeza?

Assaliah suspiró aliviado antes de correr hasta él.

-Gabriel, necesito tu ayuda-dijo en tono suplicante.
-Te has metido en un lío, ¿eh?-Gabriel esbozó una sonrisa y sacó uno de sus cigarrillos. Lo encendió con un gesto-Bien, ¿de qué se trata?

Dudando de su habilidad como narrador de historias, Assaliah le mostró a la niña. El cigarro encendido de Gabriel cayó al suelo cuando este abrió la boca de pura sorpresa.

-Joder-fue lo único que logró articular después de guardar silencio un rato que a Assaliah le parecieron horas-Joder. Joder. Joder.

El Ángel del Valor asintió en silencio.
Gabriel señaló a la niña con un dedo tembloroso mirándole con ojos muy abiertos:

-¿Cómo coño ha llegado hasta ti?-preguntó-¿De dónde ha salido?¿Quién…?
-Espera ¡tú eres el Arcángel Anunciador!-exclamó Assaliah-¡Tú me dijiste que mi destino estaba a punto de aparecer!
-Sí, bueno-admitió Gabriel-pero era una frase hecha… el Destino nos llega a todos tarde o temprano. Pensé que te aburrías aquí solo haciendo guardia…
-¿Aburrido?-la voz de Assaliah rebosaba indignación-¿Sabes el día que he tenido por culpa de esta criatura?
-¿Qué vas a hacer con ella?
-¡Y yo qué sé!-estalló Assaliah-¡Esperaba que tú me lo dijeras!

El arcángel se apoyó contra la pared respirando hondo. Se secó el sudor de la frente con la manga de la túnica y sacó otro cigarrillo. Lo encendió y aspiró el humo lentamente.

-La leche-dijo-Assaliah, amigo mío, esto que tenemos entre manos nos supera.
-¿Pero quién coño es?-preguntó Assaliah perdiendo los nervios.
-Aún no tiene nombre-dijo Gabriel alzando una ceja-pero cuando se la menciona en el Libro del Destino te aseguro que usan mayúsculas.
-¿Y qué significa eso?
-Que, cuando crezca, va a armar la gorda y no va a quedar títere con cabeza ni en el mundo de los hombres ni en el nuestro-resumió Gabriel sencillamente.

angelanddemon.jpg

Assaliah dejó sus armas en el suelo y examinó a la niña intrigado. Para tener un futuro tan apocalíptico le parecía un bebé de lo más normal. Seguramente Nith y Raziel habrían podido notar algo más. Maldijo su pérdida para sus adentros.

-Entonces, ¿debemos matarla?-preguntó mordiéndose el labio inferior.
-Nosotros no podemos decidir su destino-contestó Gabriel enigmático-Ni siquiera los dioses pueden.
-Entonces… ¿quién?

Gabriel dio otra chupada a su cigarrillo y soltó una amplia bocanada de humo.

-Ella misma-dijo por fin-y nadie más que ella. Cada uno decide su propio destino. Bueno ó malo, eso depende de ella.
-Micael quiere matarla-explicó Assaliah apretándola contra su pecho.

El cigarrillo encendido de Gabriel cayó al suelo junto al anterior. Le dirigió a Assaliah una mirada de genuino terror.

-¿Has dicho que Micael sabe que tienes a esa niña?-preguntó con un ligero temblor de voz.
-¡Joder!-Assaliah estaba empezando a manejarse con la jerga humana. Señaló sus maltrechas armas-¡Intentó matarme a mí!
-¿Te ha seguido?
-No lo sé-Assaliah miró de nuevo a su alrededor nerviosamente-Es posible.
-Hay que hacer algo-decidió Gabriel finalmente-Debemos poner a la niña a salvo.

Assaliah asintió ligeramente más tranquilo. Pensar era mucho más fácil cuando tenía a alguien a su lado.

-Hazlo-dijo tendiéndole a la niña al arcángel. Se agachó y recogió a Gladius y a Aegis-Yo los entretendré.
-¿A Micael y su banda?-los ojos de Gabriel casi se salieron de las órbitas-¡Estás loco, Assaliah!
El Ángel del Valor se encogió de hombros.

-Es mi trabajo-sonrió.

Gabriel sujetó a la niña entre sus brazos y examinó al maltrecho ángel. Las alas chamuscadas, las armas hechas polvo, los pelos de cualquier manera…

-Déjame ayudarte-ofreció apoyando un dedo sobre Aegis-Una causa tan loca como la nuestra necesitará toda la ayuda que podamos conseguir.

El dedo de Gabriel empezó a brillar con luz dorada. Aegis recuperó su forma y su brillo sin un ruido. Gabriel repitió el proceso con Gladius y la hoja se enderezó y volvió a emitir destellos dorados.

-Gracias-sonrió de nuevo-¿Dónde llevarás a la niña?¿Al Mundo de los Hombres?
-No creo que sea buena idea-contestó Gabriel-Igual que vosotros la trajisteis aquí, otros podrían llevársela. No: es mejor un lugar donde nadie osaría mirar, un sitio donde a nadie le importe la destrucción que pueda causar esta criatura en el futuro.

Se volvió hacia el Abismo y dio dos pasos en su dirección.

-¿Tienes amigos en el Infierno?-la voz de Assaliah estaba llena de sorpresa.
-Y en sitios que no imaginarías-sonrió el arcángel-Te deseo suerte, Ángel del Valor: con unos cojones como los tuyos, mereces triunfar.

Anuncios

3 comentarios to “EL ÁNGEL DEL VALOR (VII)”

  1. Buenísimo amigo, buenísimo. Has conseguido atraer al lector hasta sentir pena por los amigos de Assaliah.
    Los cuentos, por lo general, van teniendo subidas y bajadas, momentos de calma donde el lector no disfruta tanto pero se crea una base y picos donde todo ese “trabajo previo” coge sentido y hace que el lector se emocione.

    Bien, pues creo que este ha sido un claro ejemplo de PICO. Enhorabuena tio.

  2. ¡un poquito de por_favor!
    ¿desde cuando los ángeles hablan peor que los caballeros de solamia?..si es que…la perdida de lenguaje se da hasta en “las altas esferas”..jajajajaj
    Estos cuando ganen me los veo celebrandolo birra en mano..jajajajajaj 😛

    por cierto genial el relato

  3. Tuve la tentación en un primer momento de escribir sus diálogos en plan castellano antiguo pero eso planteaba grandes dificultades a la hora de transmitir ciertos conceptos y en general.
    Haciendo a los ángeles mal hablados los hago más cercanos al lector y un poco más reales (bien, tienen alas pero también pueden tener días malos), no me apetecía hacer unos meapilas pseudo-cristianos.

    En cualquier caso, me alegro de que os guste. La próxima parte será la última y espero que esté a la altura de lo esperado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: