LA REINA NEGRA DE INVIERNO

NOTA: Hoy empieza el invierno y tenía esto por ahí. Es la introducción de la última campaña del juego de rol de las bestias de combate que se jugó, protagonizada por mis neo-frikis (Julia, Alex, Batto y Shou). El nombre de “Schernar” me lo dio Sergio junto con una lista de nombres a cual más bandarra con los que bauticé a los seguidores de la Reina Negra.

“Fue en el seno del ya extinguido noble linaje de Lemnis Ziriday de Lis-Lizar donde, cien generaciones atrás, nació la criatura que más tarde sería conocida como La Reina Negra de Invierno. Su verdadero nombre nadie lo recuerda ya.
La joven bestia recibió una educación de princesa y mostró grandes aptitudes para la magia y las artes oscuras que más tarde serían las que la empujarían a cerrar un pacto de sangre con una entidad demoníaca de maléfico poder. Aquel acuerdo fue el que hizo que la heredera de los Lemnis Ziriday desapareciera para siempre, dando lugar a Schernar, la Reina Oscura de Invierno.

Durante más de cien años, las legiones de terror de Schernar asolaron el mundo que conocemos y en todo ese tiempo, el invierno no abandonó la tierra. El frío, la nieve y el hielo trajeron el hambre a las pocas bestias que pudieron escapar de la guerra.
Fueron muchos los que intentaron vencer a la Reina Oscura de Invierno y todos fracasaron. Sus legiones demoníacas montaban eterna guardia en su castillo, el cual se dice que tenía enormes patas que le permitían desplazarse de un lugar a otro, llevando a su dueña y con ella, el invierno y la muerte. Innumerables caballeros murieron abriéndose camino en el mar de monstruos que quemaba ciudades y arrasaba bosques, montañas y pantanos. Los reinos de las bestias olvidaron sus diferencias y unieron sus huestes en la que se conoció como la Gran Alianza que contuvo a duras penas a Schernar y sus horrores mientras miles de refugiados huían entre
la nieve.

schernar.jpg

Finalmente, cuando todo parecía perdido, el Santuario tomó una decisión: en los cinco siglos previos a la llegada de Schernar, los poderes del Caos habían sido combatidos con tal éxito que apenas quedaban unos pocos reductos de sus adoradores en los más remotos lugares. Sin embargo, algunas de sus reliquias malignas se habían escondido en lugares secretos por ser imposibles de destruir y demasiado peligrosas. El Patriarca, el Venerable y el Paladín del Santuario usaron aquellas reliquias para vender sus almas al caos y obtener el poder que necesitaban para combatir un mal mayor.
La derrota de Schernar es por sí sola un relato de horror y sacrificio. Tras mil terribles combates contra sus lugartenientes demoníacos y una titánica batalla contra la propia Reina Negra, el Invierno llegó a su fin. Los tres caballeros a continuación se mataron entre ellos para evitar que el oscuro poder que habían ganado les corrompiera por completo.
El legado de Schernar duró tanto como las secuelas de su largo invierno. Los reinos de las bestias de combate habían quedado muy debilitados y la Gran Alianza se disolvió rapidamente. En aquel clima de tensiones políticas, miedo y hambre, los casi extinguidos adoradores del caos medraron rápidamente, e incluso recuperaron algunos de sus tesoros. Aunque el Santuario los ha combatido desde entonces con renovado vigor su situación dista mucho de ser tan precaria como antes de la llegada de Schernar.

Ahora, setenta mil años después, el Invierno ha comenzado de nuevo. Uno de los Cuatro Dioses del Caos, el que no se unió a los tres caballeros para combatir a Schernar, ha sido la causa de su nueva reencarnación. La Reina Negra ha vuelto y esta vez nadie podrá detenerla. Los cultos de los dioses del Caos se han levantado desde las sombras para matar y esclavizar una vez más. Los reyes y emperadores se han vuelto unos contra otros y algunos incluso han jurado lealtad a Schernar, ingresando en sus legiones de terror. Ni siquiera el Santuario está unido pues algunos caballeros opinan que es necesario usar de nuevo el poder del caos para triunfar mientras que otros creen que es mejor mantenerse apartados de los dioses oscuros.

El Invierno no ha hecho sino comenzar…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: