La mandíbula de Judas dejó de moverse progresivamente a medida que paraba de masticar el chicle. Le gustaban los de fresa ácida.

-Me parece que no lo he entendido, maestro-dijo todo lo respetuosamente que pudo.

judas.jpg

Jesucristo apagó su puro en el cenicero de bronce que tenía sobre la mesa. Le dedicó una de aquellas sonrisas dulces y comprensivas que empleaba con los pringaos.

-Pues está bien claro-dijo con su voz aguardentosa-Quiero que me denuncies a los romanos.
-¿A los romanos?-repitió Judas cada vez más confuso-¿Para qué?
-Es todo un montaje publicitario-replicó el Hijo de Dios-Luego fingimos mi ejecución, mi resurrección y toda esa panda de descerebrados tendrán un mesías que vuelve de entre los muertos.
-¿Pero cómo vamos a fingir su ejecución?
-Está todo previsto-siguió Jesucristo-He hablado con el cuñado de Poncio Pilatos, ese que es medio tonto, y me ha asegurado que emplearían clavos de goma y sangre de cabra para montar todo el teatrillo. Hasta puede crucificar un par de chorizos del cuartelillo para darle más realismo al asunto.

crucifixion-mantegna.jpg

-Pero, maestro, ¿por qué yo?-preguntó Judas incómodo por su papel en todo aquello.
-Porque eres el más fuerte y el más listo de los doce-contestó Jesús en su mejor tono de orador-Los demás no podrían soportar la carga de la traición.
-Coño, es que a mí tampoco me hace ni puta gracia acercarme al cuartel de la guardia romana-protestó Judas-Me tienen más que fichado por mangar fruta en el mercado y vender droga en los colegios.
-No me Judas, listillo, que no estoy para hostias-el tono su Su Voz se volvió amenazante-Que a la Marimadalenas no le viene la regla desde hace dos meses y aún falta ni se sabe para que inventen los abortos.
-Joder, maestro…
-A ver, que tampoco te digo que lo hagas gratis-Jesucristo abrió un cajón de su mesa, sacó una bolsa de cuero y la dejó encima de la mesa-Mira, aquí tienes treinta duros de plata de los buenos por las molestias.
-Ah, bien:-Judas puso cara de circunstancia-traidor miserable y cristiano, al calabozo directo si tengo suerte de que no me arreen una paliza los centuriones. Y la pasta se la quedarán ellos. Y si la dejo aquí, se la quedarán los otros once. Casi tres monedas cada uno.
-Pues lo haremos por las malas. Peor para ti-Jesus batió palmas y la puerta de su despacho se abrió.

Entraron Pedro y Mateo. Pedro, aunque la historia la retratara como el primer líder de la iglesia, era más bruto que un arado. Amén de corpulento, tenía unos brazos como troncos logrados a base de pasarse media vida arrastrando pesadas redes llenas de sardinas.
Mateo (cariñosamente apodado “el Chupatintas”) era el encargado de redactar los Evangelios Sagrados que le dictaba Jesús. También arreglaba los sucesos para que las andanzas de su líder fueran épicas y gloriosas.

-Pedro-Jesús señaló a Judas-Ahórcame a este cretino de un nogal y vámonos para el Huerto de los Olivos que me tienen que ejecutar y no tenemos toda la noche. Mateo, arregla todo esto.

Mateo desenrolló un pergamino y sacó una pluma de ave mojada en tinta.

-Algo se me ocurrirá, maestro.

Anuncios

4 comentarios to “”

  1. De todas formas, la historia la escriben los vencidos.

    Las monedas eran de chocolate, y asi nos ha ido en la vida.

    Hijos de Judas

  2. Hermesh Says:

    No aprendes Gabri, ahora nos falta un gañan que no sabe reírse de si mismo amenazándote vía comentario…

    A mi me ha encantado. Señores fanáticos religiosos su turno(a mi también me cuesta reírme de mi mismo pero espero que no ver amenazas como las de Leo Bassi)

  3. No preocuparse que es totalmente intencionado. Los exaltados, fanáticos y de más morralla hacen una publicidad excelente.
    También aportan líneas de pensamiento alternativas (y adorablemente erróneas), lo que en un blog absolutista como este es de agradecer.
    Pues nada, a celebrar todo el mundo que aquel niño que nació entre bichos malolientes de un corral en pleno invierno y que se pasó toda su vida rodeado de leprosos y cosas chungas al final fue traicionado por sus amigos y clavado a martillazos en un tocho de madera. No somos nada.

  4. Jajajajaja…te la comes, sí, sí, te la comes, vamos que no hay nada mejor que jugarle a los fanáticos de todo…se le shinchan las venas, y cualquiera diría que morirán de ello..lástima que no ocurra, en fin, me ha gustado el relato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: