UNA PAREJA PERFECTA, O SEA, DOS

“Sólo me quitarán el rifle de mis manos frías y muertas”
(Charlton Heston hablando por hablar)

Con frecuencia, se juntan el hambre y las ganas de comer. Esta es una de las Historias de Joan, de las que se cuentan en torno al botellón en las frías veladas de invierno con el aullido de las sirenas de policía de fondo. Como de costumbre, omitiré nombres y lugares porque el que se los sabe, se los sabe. Y el que no, tampoco le servirá de mucho. Además, tampoco estoy muy seguro de los nombres exactos ni de la autoría de los hechos y no es plan de que la historia pierda gracia por una cuestión de rigor.

witzy3.jpg

Éranse una vez tres fulanos que se juntaron en un piso. Uno de ellos era un tranquilo chicarrón del norte y los otros dos eran de fuera. El primero fue mero espectador y, a la vez, víctima de los acontecimientos. Los otros dos son ya sendas leyendas por mérito propio (¿alguna vez se os ha ocurrido apostar con alguien y que el ganador se cague en la mano del perdedor? Pues eso). Los llamaremos Azatoth y Yog-Sothoth por comodidad argumental. El norteño se llamará Job.

De Azatoth se contaban historias extrañas. Era de esas personas que le ocurrían cosas porque estaba condenado a ello. Recuerdo haber visto un vídeo suyo en el que se reventaba un grano en la pierna (de los buenos, de esos en los que sale un escalope de pus seguido de un chorretón de sangre) y luego acercaba al gato para que lamiera aquella guarrería. También dicen que se metió en una nevera que encontró en la basura y que sus amigos lo tiraron rodando por ahí. Ya veis, cosas.

El origen de Yog-Sothoth es más oscuro y no tengo ni idea de sus antecedentes. Es como con Sodoma y Gomorra, que todo el mundo sabe que en Sodoma eran unos porculeros pero que en Gomorra no hay dios que sepa qué marranería se cocía para que el Altísimo los pulverizara.

En cualquier caso, fueron tal para cual desde el primer momento. Joan aseguraba en este punto que el tema de conversación estándar de los lunes era comentar las jugadas de este par de pirados. Es de admirar la paciencia de Job, que se portó con estoica paciencia hasta prácticamente el final de la historia.

watermark.jpg

Azatoth estaba fregando los platos. Yog-Sothoth llegó y se meó en la pila del fregadero. En represalia, cuando Yog-Sothoth estaba lavándose los dientes, Azatoth se meó en el lavabo. La carrera armamentística tuvo su punto álgido cuando uno de los dos estaba duchándose y el otro abrió las cortinas para meársele encima. En legítima defensa, el que se duchaba le pegó un manotazo en la polla al meón de turno ¡haciendo que se manchara la cara con sus propios meados!

Llegó un momento en que estos dos se vieron en la necesidad de propagar su leyenda hasta límites insospechados. Una manera simple y contundente era conseguir eyacular en la boca de muchas señoritas. Como no estaban las economías para dispendios descontrolados (vamos, que irse de putas estaba descartado desde el principio) desarrollaron el proyecto CRIOGÉNESIS. Consistía el mencionado proyecto en hacer cubitos de hielo con su propio semen, organizar una fiesta y echar dichos cubitos en las bebidas de las chicas. Quedarían las mujeres de esta manera mágica y simbólicamente fecundadas por estos dos bin ladens de vía estrecha. Desafortunadamente, CRIOGÉNESIS no pasó de la primera fase (guardaron sus lefazos en un frasco durante un tiempo) y, por ventura para la humanidad, nada ocurrió.

witzy2.jpg

Por aquella época, Joan tenía la lavadora descacharrada y hacía la colada en casa de estos fenómenos. Un día llegó allí con su canasto de ropa sucia y se encontró a Job delante de la tele con la mirada perdida (algunas versiones apuntan a que le colgaba un hilo de baba). Joan, intuyendo acertadamente que estaban en medio de una crisis, hizo su colada y se sentó junto a Job. El muchachote siguió callado como una tumba. Hasta que habló:

-No puedo más-dijo-Estoy hasta los cojones de esos dos.

Se refería, claro, a sus compañeros de piso. El hallazgo de un condón usado y anudado sobre sus chuletones terminó definitivamente con su paciencia.

Como para no terminar con ella…

Anuncios

6 comentarios to “UNA PAREJA PERFECTA, O SEA, DOS”

  1. Ahora es cuando flipo con esta historia, pero como ya me conozco tus escatologicas historias de tio con una bandeja repleta de heces voy a ahorrarme pecar de inocente y no me la voy a creer.

    Esto es como el cuento ese del cazador cabron que se descojonaba de sus compañeros hasta que se le comio el lobo.

    Saludos.

  2. chesus Says:

    me ha defraudado Joan, me esperaba que hubiera lavado la ropa con la lefa de los susodichos. En fin, mi desbordante imaginacion acaba siendo mas exagerada, claro como conozco a ciertos individuos.

    Pregunta, No sera job un de los que tuvo junto con Joan un desliz con un semaforo? Historia digna de ser contada. ta lue. Salud y rock and roll

  3. No fastidiemos, hombre, esta historia SÍ es cierta. Si te fijas tiene el sello “Rara Avis” y no “Cuentos de Gabrielowsky”…

  4. Leader of the resist Says:

    el asco que he sentido a leerlo es…porque en mi vida universitaria me enseñaron cubitos de esos ( en ese momento no me pude creer su composición basica…pero sí..resulta que el chaval habia desarrollado cierta admiracion por su esperma desde que lo donaba…pobres, pobres mujeres fecundadas con el…la que les esperaba…)

  5. Joan El Misericordioso Says:

    Todo lo relatado aqui es cierto. Hay muchas más historias d esos dos fenomenos. Si m dais d beber las cuento.
    Chetegol, m sorprende que no te las haya contado nunca…
    Los nombres no podían ser más adecuados.

    Un abrazo

  6. Toni Ochoa Says:

    Obviamente esperamos que narreis el resto de aventuras de estos individuos. Joan es otro mini Dios, y esa historia la conocen hasta por estas tierras. Yo personalmente me la creo.

    Te hago una pequeña anotación para que este tipo de historias sean más gráficas e instructivas. Dale a cada personaje una imagen (cuanto más surrealista, desagradable o identificable con la persona, mejor)
    Si cada comentario que hace ese personaje va acompañado antes por una pequeña imagen de él, ganas en riqueza visual y además corres el gracioso riesgo de que la personalidad en cuestión se vuelva famosa por el dibujo, ya que siempre aparecerá con esa foto en tu Blog.

    Toma chapa.

    PD: Hable con Eloy, de KungFu y quiere tu telefono (suena muy mal, verdad)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: