HOMOSEXUALES “MALIGNOS”

“¿Acaso insinúa que el acusado emite una especie de “hondas gay” que convierten en homosexual a la gente a su alrededor?”
(In & Out, una gran película)

Dedicado a Laura, que su cumpleaños era un día de estos.

La tendencia sexual, a pesar de ser un gusto como pueda ser la preferencia por un color, un tipo de música o un equipo de fútbol, siempre ha sido objeto de apasionados debates en cuanto a la “santidad” de todo aquello que se desvía de la norma. A lo largo de la historia, lo que ahora nos ha dado por llamar “gays” ha estado mejor o peor considerado según la época, desde lo aceptado e incluso alentado (como en la Grecia clásica) hasta culparles de todos los platos rotos de la sociedad (como en el siglo XX, donde todos hemos vivido bajo el terror del contubernio judeo-masónico-homosexual).
Por supuesto, también está el caso contrario: la tendencia a equiparar genialidad y homosexualidad. Esto está también muy sacado de quicio y, al final, la historia es un elenco de gays, zurdos y judíos (o todo a la vez).
Tampoco es eso, cojones, gente maja y gilipollas hay en absolutamente todos los colectivos.

En las películas y en los cómics, los homosexuales han brillado casi siempre por su ausencia salvo como desahogo cómico y en oscuras y veladas referencias. Aunque por supuesto hay películas y similares cuya temática es marcadamente homosexual, los muchachotes (y señoritas) aún distan mucho de tener papeles en condiciones. Si algún miembro del reparto es de los que prefieren el pescado a la carne (¿o era al revés?) podéis estar seguros de que eso va a acarrearle alguna desgracia: desde chistes baratos hasta morir horriblemente (a priori, los homosexuales entran dentro del mismo grupo que los negros, chicanos, gordos y graciosos en las películas de miedo y son pura carne de cañón para que el monstruo de turno se los meriende alegremente) pasando por una vergonzosa redención (“Oh, he descubierto que ser homosexual es malo y prefiero morir puro“).

En este tema, los japoneses merecen una mención especial ya que tienen géneros literarios enteros dedicados al tema. Baste citar los mangas yaoi dedicados a adolescentes granujientas (el equivalente nipón a nuestras quinceañeras histéricas que leen la Super Pop y la Bravo y montan unos cirios que te cagas frente al Bustamante de turno) donde los protagonistas son tíos homosexuales que viven sus historias (normalmente de amor). Son mangas corrientes con la única variante de que los protas son dos maromos (no me preguntéis por qué, son cosas de adolescentes) y, en ocasiones, las tías son travestorros, transexuales, mutantes, androides o cosas más raras todavía (misoginia adolescente…).

En occidente, la cosa se lleva bastante peor y aunque las grandes editoriales se esfuerzan en “modernizarse” (visitad Gay League y encontrarés un arregle recopilatorio del orgullo gay superheroico) la cosa sigue dando bastante el cante. Es lo que hay, llevamos muchos años siendo carcas y no vamos a cambiar fácilmente.

Pero vamos, que si por un casual en un cómic occidental sale un gay, está condenado a que su gusto particular produzca algún efecto (normalmente, malo). No se puede ser homosexual y punto en esta parte del planeta. Paso a citaros algunos de los personajes gays que me he encontrado por ahí que más me han impactado… por lo inapropiado:

La mala del Gipsy:

De los cómics de Gipsy hablé hace relativamente poco. Narran las aventuras de un camionero rumano perteneciente a esta etnia (si digo que va siempre cargado de cuchillos ya parece que estoy tirándome al alegre tópico). Bien, la mala suprema de la historia es la jefa de una corporación. La buena mujer es lesbiana. Y podríamos dejarlo aquí pero, debido a su condición sexual, la mujer se dedica a practicar kick boxing con sus amantes con las tetas al aire. Me resulta curioso cuando existen unos sostenes especiales para hacer deporte (correr, no hace falta nada más complejo) o unos bañadores que lo sujetan todo (lástima porque las competiciones de natación ganarían en interés con unos alegres top-less…). En fin.

Midnighter y Apolo:
Se diría que el mundillo superheroico es apropiado para los gays “de libro” dada la cantidad de testosterona que chorrea, los cuerpo esculturales y los trajes ajustados (seamos serios: una manifestación del Orgullo Gay no es muy diferente de una viñeta de las Crisis en las Tierras Infinitas).
Sin embargo, teniendo en cuenta el homófobo público al que van dirigidos, esto no es así, a pesar de la citada página en la que citan a los superhéroes gays, bisexuales, travestidos y similares (por supuesto, todo secundarios de tres al cuarto: a nadie le molesta que Electro sea mariquita pero sería jodido que Spider Man saliera del armario…). En “Watchmen” de Alan Moore sí que se habla de superhéroes homosexuales pero están relativamente bien llevados (lo que no significa que acaben bien sino que refleja el hecho de que se les discrimina por ello y les expulsan del super-grupo). Ha habido que esperar a “The Autority” (probablemente, el cómic más sobrado en cuanto a argumentos “más difícil todavía” que he leído jamás: por poner un ejemplo, matan a Dios ¡y no es lo más bestia que hacen!) para ver a dos gays uniformados con poderes que son pareja y se comportan como personas normales (dentro de lo que cabe cuando tu ocupación consiste en rebozarte de cuero y repartir ostias): Midnighter (una mezcla entre Batman y un ninja que se define como “el mayor hijo de puta del universo”) y Apolo (con poderes solares: da luz y lanza rayos). No obstante, en un momento de la historia, el supergrupo es sustituido por otro de villanos al servicio del gobierno y los que hacen el papel de Apolo y Midnighter se ven en la poco envidiable situación de que todo el mundo crea que son maricones… cuestión que actúa como desencadenante de la historia.

Los detectives sexuales del Predicador:
En otro cómic donde el pan de cada día son violaciones, endogamias, tullidos, nazis, cristianos y mesías (se merece un blog exclusivamente dedicado a él), dos tristes homosexuales pasan casi desapercibidos por lo vulgar. Y no son cualquier cosa: se trata de dos “detectives sexuales” que se dedican a penetrar traseros para resolver casos. Casi nada.

El payaso de Nighthawk:
Nighthawk es otra versión Marvel (digo otra porque el Caballero Luna da bastante el cante) de Batman. Su enemigo, al igual que el caballero oscuro, es un puto payaso psicópata de chocante historia: se trata de un ex-farmacéutico que se dedicaba a vender medicinas sin receta a minorías étnicas, medicinas que resultaban ser veneno. A raíz del asunto (y de una veintena de muertos) el fulano ingresa en la cárcel donde otra minoría étnica le hace una cara nueva (con una navaja) y con el culo, tres cuartos de lo mismo (esto no lo dicen pero se supone).
Cuando sale de la cárcel, el tío está como una auténtica regadera (y antes no es que estuviera muy fino pero es de los psicópatas más desagradables que he visto: Hannibal Lecter era un tío educado y con cultura, diablos) pero catatónico: no sale de su silla de ruedas.
Esto cambia el día que su enfermero y el payaso del hospital (uno de esos que van animando a los enfermos: a mí se me aparece uno recién operado y se me saltan los puntos del susto) se la están chupando en los lavabos (como suena), se distraen (qué menos) y el tío aprovecha para A) matar al payaso y B) disfrazarse de él para salir del hospital y hacer el mal. En consecuencia, hay un chalado que va por las fiestas infantiles repartiendo a los niños globos con gas venenoso y todo porque dos homosexuales se lo montaron a sus espaldas. Si es que son malignos, ya os lo digo yo.

La lesbiana del Escuadrón Supremo
(es la del brazo en alto, creo)
En la misma colección de Nighthawk, Supreme Power, nos encontramos a una tía (no me acuerdo del nombre) con super-poderes de lo más vulgar: super-fuerza y super-dura. Como nota curiosa, se emborracha por los bares y le tira los trastos a las tías buenas (ya es jodido competir con los demás tíos, sólo faltaría cruzarte con una super-lesbiana borracha). Hasta aquí, estupendo.
Te cuentan su traumática infancia (para ser super-héroe te tienen que haber maltratado de crío y yo me pregunto: ¿pegarán los superhéroes super-palizas a sus hijos?¿De qué sería capaz Lobezno si uno de sus cachorros rompiera un jarrón?) y, por supuesto, el origen de su tendencia: la violaron. Manda huevos, puedo entender que un trauma pueda hacer eso pero ¿no podía ser lesbiana de buen rollo y porque le gustaba desde un principio?

El viejo de “Dawn of the Dead”:
Y ya, para ir terminando, poneos en situación: estáis a bordo de un autobús que habéis reforzado con planchas de aluminio en plan chapuza intentando abriros camino por las bravas a través de una MULTITUD (lo escribo con mayúsculas porque es que ves la peli y el chupinazo de San Lorenzo te parece acogedor…) de zombis deseosos de hincaros el diente. Para que la cosa funcione, los pasajeros van equipados con diversas armas, entre otras, una motosierra. ¿Cuál os parece la manera más made in Hollywood de que esto acabe mal?
A)El negro dice que los zombis probablemente sólo quieren hablar y les abre la puerta.
B)El gracioso hace un chascarrillo mirando a los demás con la mano en una ventanilla y se queda sin brazo.
C)El viejo homosexual que ha torturado a los guardias de seguridad explicándoles su iniciación sexual con un jardinero y que lleva la motosierra, tropieza, trocea a la tía buena (al fin y al cabo, todo el mundo sabe que los homosexuales odian al sexo opuesto y buscan su exterminio) y a sí mismo haciendo que vuelque el autobús.
Pues eso.

En fin. Cualquiera que ponga un comentario aquí será considerado extremadamente homosexual…

Anuncios

3 comentarios to “HOMOSEXUALES “MALIGNOS””

  1. Hombre lo bueno de que halla argumentos tan descabellados es que te sorprendes y te ries (o lloras de lo malo) y es que creo que en cosa de superheroes ya esta dificil inventar algo nuevo.

    por cierto me he reido tanto con el pos ,que no me asustan tus amenazas.. y además..ejem..¿tu que haces leyendo esas cosas? jajajaajajjaj 😛

    Asi que nada ya que estamos con el dia del orgullo gay por atrasado y aunque no pertezco al grupo si toy a favor de la tolerancia y ¡ una fiesta es una fiesta!; asi que na a ponerse los disfraces y cantar: marica tuuuu, marica yoooooo, marica ah ah…

  2. Acabas de convencerme de que Dawn of the Dead es una película digna de verse y de que estoy tirando mi vida por el wáter al no adquirirla pero ya.

    Y a ver si me paso por la biblio y me pillo The Authority de una puta vez. Que creo que son los de la mamada cósmica, y con eso ya me lo dicen todo.

    Gracias por la dedicatoria y el post.

  3. Pues nada, celebro que os guste porque me ha llevado lo mío reunir todas estas mariconadas.
    Lo que ocurre es que en el último año me han pasado tal cantidad de cómics que se me amontonan sobre la mesa. Y como mi vida sigue su esquema habitual de “casa-de-putas-ni-tiempo-para-hacerme-pajas-tengo” me cuesta lo mío írmelos leyendo.
    En cualquier caso, cada vez que sale un nuevo homosexual “maligno” hay vítores y ovaciones en el piso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: