EL CYBER-KAMA-SUTRA (I)

“Vale, yo te como el coño… ¡pero tú no comas espárragos!”
(El sexo, como todo, es dar y recibir)

NOTA: Últimamente las cifras de audiencia del blog se han disparado gracias a una suerte de pirados que buscan por el google “Juego porno de los Simpson” (virgen santa) y van a parar al IV Porno Juego (Simpson Edition) que organicé aquí tiempo ha. Lamentablemente, aquel juego ya terminó y, a no ser que haya una enorme demanda, paso de organizar nuevos porno-juegos. No obstante, a todos esos buscadores de amor disfrazado y a los que participaron en los porno-juegos les dedico este post y el siguiente.

Viendo la cita de arriba ya os imaginaréis de qué va esto. Como dijo el poeta: “a mal follador hasta los pelos le estorban”.
Es lo que hay. La mayor parte de la gente folla poco y mal. Y esto es un círculo vicioso porque si se fornica poco, se gana poca experiencia y, a la sazón, no mejora uno. Y si tienes fama de follador patatero aún follarás menos.

chatTenía yo preparado un post instructivo, ameno y pornográfico al respecto pero dado que estas webs están sometidas a un sistemático escrutinio por parte de los sicarios del poder, que por una discusión tonta me he quedado sin material gráfico (y tampoco es plan de sacar un monográfico de un servidor en bolas, que esto se suele leer de sobremesa y podría afectar a la adecuada digestión de los alimentos) y que de cuando en cuando por aquí asoma algún familiar mío (y de más gente, lo cual todavía es más problemático) pues va a ser que no.

Sin embargo, para que no os quedéis sin vuestra ración sexinstructiva, abordaremos el tema desde una perspectiva actual y casposa a la vez, triste recurso de los que no consiguen jamarse un kiriki (o alegre suplemento erótico vitamínico de los que se hartan de follar, claro): el Cyber-Sexo.

En mis tiempos, se entendía por cyber-sexo cualquier CD o disquette con pornografía dentro (vamos, el siguiente escalón evolutivo a la Penthouse de toda la vida) pero, a medida que se desarrollaba internet, aparecían nuevas formas a cual más majara de machacársela (porque, seamos sinceros, delante de un ordenador poco más puedes hacer a no ser que tu CPU te ponga especialmente burro aunque estoy seguro de que deben existir artilugios cerdos USB). No me cabe duda de que en estos tiempos de locos que fornican con muñecas hinchables que representan niñas de doce años (inmoral, sí, pero es legal porque es un muñeco), vaginas en lata (visto en un foro: Mi vagina en lata huele raro. ¿Qué puede ser? / Lávala después de usarla, joder), vibradores anales (¡que no soy tan modernooooo!) y demás hojarasca, decirse guarradas en un chat resulta un tanto descafeínado.
Sin embargo, no trataremos aquí las idas de olla que se traen algunos (más que nada porque no podría resistirme a soltar las mías y entonces sí que me cerraban la página) y nos iremos a la concepción más común: follar en un chat.
O lo que es lo mismo, escribirse cerdadas mutuamente con una mano mientras que con la otra diriges el, digamos, Canon de Pachelbel.

Este proceso, a medio camino entre un relato erótico y una charla de bar, tiene su miga, como todo, y nadie nace enseñado. Evidentemente, lo más parecido que tiene con el sexo convencional es lo complicado que puede llegar a ser lograrlo (intentadlo, intentadlo con esa tía buena que agregasteis al msn y con la que apenas intercambiáis un “Wenasssss“) pero nunca está de más probarlo todo por aquello de tener una vida plena y divertida con cosas para contar. En cualquier caso, es más común de lo que se cree (pensad la próxima vez que chateeis con alguien que, si es del otro sexo, muy probablemente estará masturbándose).

chat2

Por cierto, cualquier iluminado que diga que “prefiere el sexo normal” o suelte la perla “sabes mucho de esto, deberías follar más” creyéndose una mordaz piedra preciosa entre tanto canto rodao pajillero será tachado de “previsible“, “tolili“, “listillo de mierda” y “necesito un marido desesperadamente“. Así que ahorraos la humillación y contribuid con algo constructivo:

LA INTIMIDAD
Punto número uno y muy importante: aseguraos de que no hay nadie en casa. O que duermen todos porque un hermanito de cinco años irrumpiendo en tu tórrida velada con “Putavoladora25”es una cortada de rollo bastante severa a la par que un trauma de esos que crean psicópatas asesinos de viejas.
Del mismo modo, es recomendable que hagáis algo con vuestros contactos del msn porque ni “Fiestuquiiiii brutal anoche, qué resaca tengo hoy” ni “Lo que no te mata te hace más fuerte” van a cortarse un pelo a la hora de haceros aparecer una ventana de texto preguntándoos cómo estáis.

lois

LAS APARIENCIAS
Lo bueno de internet es el anonimato, de modo que aquí podéis mentir como bellacos (sin miedo a represalias). Si describiros lo bastante aceptables no basta, podéis mandar fotos falsas. Que nadie se llame a engaño: estáis en un chat follando (suena tan poco respetable como lo es en la realidad), ostias, no delante de un altar a punto de dar el “Sí, quiero“.
Rizando el rizo, puedes fingir que eres otra persona totalmente diferente (de otro sexo o tendencia, si me apuras) pero te arriesgas a meterte en ciertos berenjenales que es mejor no mentar.
Por supuesto, también existen las webcams para los desconfiados patológicos, amantes del riesgo y demás fauna.

LAS MANERAS
Esta es la parte más dura porque todo lo vais a tener que escribir. Evitad las abreviaturas, los tacos, los emoticonos y los localismos.
Cosas como “t via cmer la crcanilla” o “t xupo poya” pueden quedar muy bien escritas en la puerta del lavabo pero aquí se supone que hay que estar en plan más romántico-sexual y, lo único que tenéis, es vuestra retórica. Como ya se ha dicho antes, el hecho de tener que escribir con la mano mala (ambidextros y monstruos onanistas aparte) dificulta considerablemente las cosas.

LA IMAGINACIÓN
Parejo a lo anterior va lo que tengáis dentro de la cabeza. Igual que en la vida real, en un cyber-polvo está mal llegar, meterla y correrse encima del teclado. Echadle imaginación.

En la segunda parte de este artículo abordaremos el meollo de la cuestión con más profundidad.

Id puros al baño.

Anuncios

5 comentarios to “EL CYBER-KAMA-SUTRA (I)”

  1. Pues bueno, la verdad que de este tipo solo tengo dos experiencias: una es de un día de coña en un civer (halla por los tiempos que no tenia internet en mi casa…) de mira esto y aquello:
    -“tia..vamos a meternos en un chat gay”
    y halla que tres tias nos convertimos en un muchachito de melenita negra al que un viejo verde le bajaba los calzones…
    -tia cierra..cierra..joder ¿por que no se cierra esto?
    -¡yo que seee!!!-
    ¡aivaaaaaa lo que apuesto!!!!!!!!
    – a ver….¿y que contesto?
    -¿pero que vas a contestar ¡majaraa!?
    y lo sigiente que paso es que mientras estabamos ocupadas discutiendo que poner, pidio el tlf pa quedar y hacerlo en directo…y aí si que hubo unanimidad de cerrar la ventana.

    La sigiente ya tenia internet en mi casa y la edad del pavo eliminada, venía de una juerga a las 3 de la mañana y me conecte al chat porque no tenia sueño, con el mira tu <> empezó bien (el dijo como le gustaria que fuera yo, yo cmo me gustaria que fuera el, luego que si la ropa y los pre) después se emoció y se montó la pelicula entera él solo (escenario, pose, factores..¡todo!), soltando burradas una tras otra (consolaba el hecho de que escribiendo a esa velocidad, era imposible que lo hicera con una mano…pero lo mismo tenia varias o era informatico ¡yo que se!) se me corto el cuerpo lo suficiente como pa dejarlo tirao y olvidar para siempre el civersexo.
    conclusión: en todo caso, prefiero el civer sexo gay, si comparo ambas experiencias, el gay fue más cariñoso y la verdad estuvimos semanas riendonos de aquello.

  2. Saludos transoceánicos cariño.
    Jejejejejejeje…gozo un mundo al leerte, besos muchos!

  3. Interesante Post sobre la ciber masturbación.

    No puedo dejar de narrar mis vivencias cuando fui moderador de un aula informática a modo de Ciber Café (pero sin café, gratis y con muchos crios masturbators).

    Cuando vas a un Ciber el moderador suele tener instalado un programa de control remoto de los demas ordenadores. Esto es legal porque facilita mucho la instalacion de programas o corrección de errores en los otros ordenadores. Pero no se usa para esto, se usa para mirar que hacen los demas mortales en su supuesta intimidad.

    Las anecdotas son muchas y variadas, chats entre niñatos “tas buena” “asias, tu tb” “ponme cam” “tu prmero”; tios/as que se levantaban una vez la cam estaba conectada, haciendo que buscaban alguien en la sala para mostrar su culo, tetas… o lo que dios quisiera que enseñaran… Normalmente el perfil del pajillero era muy predecible, desonfiado, observaba muchas veces a su alrededor, nervioso al primer movimiento de silla… Pero hubo uno que era mas frio, mas profesional. Le observé mas por curiosidad que por desconfianza… pero pagué con creces mi pecado.

    Era un chico de unos 16, amable y educado. Solía realizarme consultas a cerca de temas informáticos, videojuegos y cosas. Incluso me pasó una vez dos docenas de canciones de moviles por infrarrojos (algo que yo etonces ni sabia usar). El tipico visitante del aula que no toca los huevos nunca, no protesta cuando hay que cerrar, jamás forma parte de ningun escandalo, te daba la mano para saludarte…

    Cuando su pantalla se mostró en mi monitor todo cambió… hombres, muchos hombres, musculos, penes, culos… “TiosBuenosPuntoCom” “TuCuloEsMiCulo.com” y cosas similares…

    No soy homofobo ni tengo nada en contra de lo que quiera follar cada uno, pero jamás volví a darle la mano.

    Aqui os dejo el conocidisisisisismo “INTERNET IS FOR PORN” que creo que viene un poco al caso:

    http://es.youtube.com/watch?v=1F9n8eC80cU

    • Increíbles vuestras experiencias.

      Yo tengo algunas parecidas a las de Leader. En los primeros tiempos de internet, solíamos meternos con un colega en diversos chats sexuales para echarnos unas risas. Nos hacíamos llamar Macarova (saqué el nombre del Club Dumas y era una lesbiana rusa con brazos como troncos) y Potoclova (del chiste “¿Cómo se llama el ruso que se cae más de la cama? Potoclov”. Pues eso) y nos dejábamos “cazar”. La cosa adquirió tintes dramáticos cuando me agregó un tal Rabo25 (nunca sabré si era la edad o las dimensiones que tenía) y empezó a decirme barbaridades en mayúsculas. En la ventana de diálogo con mi colega pusimos más o menos esto:

      POTOCLOVA: Vámonos a otro chat que este es un coñazo.
      MARACAROVA: Espera, que estoy con un tío.
      POTOCLOVA: Pues mándalo a la mierda.
      MACAROVA: Ay, chico, se le ve tan entusiasmado que me da pena…

      En otra ocasión, husmeando por un chat de lesbianas bajo el alias “Catwoman” (los más avispados quizás recuerden que en los capítulos cortos de “A Verlas Venir” salía un ciber-ligue llamado igual: pues ya sabéis de dónde salió) me enganchó un pirado que me propuso ¡un trío en el chat! Lamentablemente, el servidor se vino abajo y me quedé con las ganas de saber cómo coño habría sido eso…

  4. hermesh Says:

    La verdad que mis experiencias en cuanto al cibersexo son nulas o casi. Lo más que he hecho es intentar convencer a un ex rollo para que le robase el ordenador a su madre y concectase la web cam y se quitase la camiseta.

    A los meses la tia se echo novio y se acabo todo. No se si fue por eso o por el resto de judiadas que ella pensaba que le hacía.

    Algunas tías estan locas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: