HISTORIAS DE TERROR PLAYERO (II)

-… que hay zombis-concluyó Sebastián.
-¿Zombis? ¡No me jodas!-estalló Juan-¿Es una peli de zombis?

Una repentina ráfaga de viento casi apagó la hoguera. Todos guardaron silencio durante unos tensos instantes hasta que las llamas brotaron de nuevo.

-La verdad, me esperaba otra cosa-admitió Mónica para sorpresa de los demás-Un rito satánico o algo así.
-Pensaba que no atendías porque te daba miedo-indicó Sebastián.
-Bueno, ya que vais a contar historias de miedo de todas maneras…
zombi_2_zombie-Bueno, ¿de dónde salen esos zombis?-preguntó Juan reconduciendo la conversación.
-Son la familia del casero-explicó Sebastián-Por las paredes hay pegados recortes de periódico (que están en italiano, eso es lo mejor de todo) que hablan de la plaga del verano anterior, como la gente se volvía zombi y empezaban a comerse a desgraciados. La policía se cargó a la mayoría de zombis pero el casero escondió a su familia en el piso en obras y los alimenta con cadáveres del cementerio. Se ve al gordo llorando y todo mientras le da a su hija-zombi un brazo (que se nota que es de plástico).
-Vaya, pobre hombre-dijo Mónica.
-Sí que es putada-Juan estuvo de acuerdo-Se te muere la familia ¡y tienes que seguir manteniéndola!

Estallaron en una carcajada que alivió la tensión antes de que Sebastián continuara con su historia:

-Como siempre pasa, los niños la lían, tiran un jarrón al suelo, el gordo se vuelve a ver que pasa y los zombis se lo cargan. Entonces los críos escapan del piso y lo cierran de un portazo (antes estaba lleno de candados)-Sebastián guardó silencio unos segundos y comprobó con satisfacción que los demás contenían el aliento-Y se suben al piso de sus padres, que es casi de noche.
-¿Y están muertos los padres?-preguntó Mónica inquieta.
-No, qué va-contestó Sebastián-pero está el padre vendándole la mano a la madre porque estaba tomando el sol y “un vagabundo borracho y maloliente” la ha atacado y le ha mordido la mano.
-Cielos-dijo Juan alzando una ceja-O sea, que ya tenemos a la madre “zombificada”, ¿no?
-Hombre, esta película no es de las que innovan el género-sonrió Sebastián-Aquí, en lugar de irse corriendo al hospital, deciden quedarse esa noche e ir por la mañana a urgencias.
-Pero se lía parda antes, ¿no?
-Hombre, eso por descontado-respondió Sebastián-porque el vecino viejo…
-¿Qué vecino?
-Ah, que no os lo he dicho antes-Sebastián se pasó la mano por la frente-Hay un vecino que es un abuelo que no para de decir insensateces. Oye que aporrean su puerta y acude a abrir con una pistola. Por supuesto, los zombis se lo cepillan sin que logre hacer nada y de repente alguien empieza a golpear la puerta de la familia esta.
-Ay, Dios…-murmuró Mónica.
-Que esa es otra-rió Sebastián-Que el gordo debía tener diez o doce hijos en edad universitaria por lo menos porque no os imagináis la de zombis que hay por ahí sueltos de repente. En fin, el caso es que uno de los críos despierta al otro porque oye el ruido y justo cuando se despierta, se abre la puerta de su cuarto y aparece la madre con cara de muerta cabreada.
-¡Jo, pobres críos!-exclamó Mónica.
-Tranquila que se salvan-siguió Sebastián-La madre empieza a perseguirlos y justo cuando los atrapa en la cocina, aparece el padre y la tumba de un ostión.
-¡Violencia de género!-exclamó Juan.
-Ya te digo. Muy rápido se le escapa la mano al cabrón ese. Para mí que en ese matrimonio había más que palabras-Sebastián se sorbió un moco antes de seguir-aquí más o menos es cuando se le debió acabar el presupuesto al director porque la puerta se viene abajo y empiezan a entrar zombis en la casa. El padre escapa con los críos y no se le ocurre otra cosa que atrincherarse en el balcón.
-¿Y a dónde da? ¿A la carretera?-preguntó Mónica.
-No: ¡al acantilado! Lo siguiente es un cartel de “cinco días más tarde” y se ve al padre y a los hijos hechos mierda de hambre y sed (no te digo, sin agua en un balcón al sol de la costa, ese padre y sus hijos eran duros duros) mientras los zombis aporrean las persianas del balcón (otro fallo gordo: no te dicen cómo coño hace el tío para salir al balcón y bajar las persianas detrás suyo).
vistas-desde-el-balcon-¿Y cómo se salvan?-preguntó Mónica que era un poco ingenua para las historias de terror.
-No se salvan-Sebastián miró al fuego y guardó silencio.
-Normal-asintió Juan-Las películas de zombis no pueden acabar bien. Eso es de cajón.
-¿Se los comen los zombis?
-No, se suicidan-concluyó Sebastián-En un momento dado, la persiana se viene abajo y aparece la mano de la madre. Aquí al tío le da la rayada, coge a sus críos en brazos y salta por el balcón.
-Joder, qué mal rollo, ¿no?-masculló Mónica con los ojos muy abiertos.
-Pues a mí me ha molado-anunció Juan que era como un niño entusiasta-¿Te sabes más historias o más películas de esas?
-¿Habéis visto “La cabeza”?

Anuncios

6 comentarios to “HISTORIAS DE TERROR PLAYERO (II)”

  1. Yo también me esperaba otra cosa en vez de zombis. No ha estado mal.

  2. Desde luego encima de marido maltratador, hera un padre sadico de mierda: ¡ya se podian haber suicidado antes!, mira que tener a los crios ai agonizando de hambre y sed como si repitiera lo de Ugolio y su hijos (aunque bueno, este por lo menos tuvo la decencia de no comerselos)

  3. dios! he puesto era con h y ahora Cervantes se ha levanto de su tumba ¡y viene por mi!

  4. Sigue pareciéndome una historia muy atípica para pertenecer a tu repertorio.

    A propósito de historias tuyas, la Morgan-musa, ¿se ha muerto definitivamente? ¿No piensas retomar la saga nunca más? ¿No tienes puta gana y ya está? Sólo por curiosidad, vaya.

  5. hermesh Says:

    Tranquila que Cervantes ya esta acostumbrado.

  6. Pobre hombre…si ya no se extresa por eso, no quiero ni imaginar la eternidad tan mala que habra tenido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: