DE LA IGLESIA Y TARANTINO: MEJOR DEJARLO

“Eres tan bueno como tu última pelea. Y eso vale para todos”
(Alien vs Predator: WAR)

Lo de ser un “One hit wonder” es algo muy común en el mundo de la farándula pero que no está tan mal (al fin y al cabo, es mejor triunfar una vez que no hacerlo ni a la de tres). Lo que ya es más jodido es seguir prolongando tu agonía año tras año sin ir a ninguna parte.

Alex de la Iglesia y Quentin Tarantino, dos directores que triunfaron allá por los tenebrosos 90, son un gran ejemplo de esto. Después de hacer cada uno un par de películas que podríamos calificar de culto, los muchachos pasaron a considerarse la leche y desde entonces no han parado de producir dislates. Eso sí, como la masa no tiene memoria histórica, a todo el mundo le parece que son geniales hagan lo que hagan. Y no, joder.

El paralelismo de sus carreras es notable: ambos dirigieron una primera película bastante decente (“Acción Mutante” y “Reservoir Dogs“) que pasaron bastante desapercibidas hasta que sacaron su segundo trabajo (“El día de la bestia” y “Pulp Fiction“) que sería el que los consagraría como expertos en la materia del tiro guarro, el diálogo desagradable y el cascajo sangriento. Y de ahí, al arroyo.

Después de eso, les ha tocado vivir de las rentas porque ninguna de sus películas ha pasado del aprobado justo. Y muchas, ni eso.

Pero vayamos por partes:

ALEX DE LA IGLESIA

Este señor gordo y peludo es el responsable de crear otro monstruo gordo y peludo que le devoró por completo: Santiago Segura. El que empezó como minero del planeta Axturias y heavy satánico pronto se independizó y empezó a brillar con una luz propia tan cegadora que no son pocos los que piensan que fue él y no De la Iglesia el que dirigió El Día de la Bestia. Esto con el tiempo llevaría al “amiguete” a dirigir las tres partes de Torrente pero esa es otra historia que debe ser contada en otro momento y en otro lugar.

Recuerdo que yo estaba en primero de carrera cuando se anunció a bombo y platillo la tercera película de este señor: Perdita Durango. Pintaba bien: una morenaza zorrón y pistolera se follaba a no sé cuánta gente y andaba con Javier Bardem pegando tiros, haciendo conjuros y cosas raras de santería por un Méjico muy sórdido digno de Robert Rodríguez. Lamentablemente, a pesar de que los ingredientes eran apetecibles, algo fallaba en la película porque no salí con muy buen sabor de boca. La tía estaba buena, había tiros, había sangre y sin embargo no conseguía enganchar (y de repente, acababa). Y el libro en el que estaba basado era todavía peor.

Muertos de Risa fue un inútil intento de juntar a las dos grandes figuras mediáticas de la época: el Gran Wyoming (muy popular entonces por la primera y más auténtica edición de Caiga Quien Caiga) y Santiago Segura (al que todo el mundo seguía viendo como José Mari de El Día de la Bestia) y el resultado fue un truñaco de categoría: un drama griego de dos humoristas que hacen pareja pero que se odian. Ni el Gran Wyoming tenía toda la cancha que necesitaba para desplegar sus encantos ni Santiago Segura resultaba mínimamente atractivo sin barba ni calva.
La Comunidad fue un leve pero esperanzador revival del género que había dado la fama a De la Iglesia: la España profunda y maloliente donde se ocultan los peores frikis de nuestra sociedad. Sin embargo, la decadencia ya estaba declarada y las películas que le seguirían brillaban por su insustancialidad (800 Balas, Crimen Ferpecto) o eran directamente malas (lo de Los Crímenes de Oxford aún no se lo ha perdonado el tribunal de las Naciones Unidas).
En sus últimos tiempos, el muchachote dirigió la serie Plutón B.R.B. Nero que, pese a tener un gran potencial para él (definitivamente, Amenábar, Almodóvar o cualquiera de estos difícilmente hubieran aceptado) no pasó de una telecomedia mala con avaricia con un humor más parecido al de Bruguera que al que nos tenía acostumbrados en tiempos…

QUENTIN TARANTINO

Este tío inauguró una forma diferente de ver a los criminales: hasta que salió “Reservoir Dogs” (esto es, después de que se estrenara Pulp Fiction porque antes no la conocía ni Dios) los chorizos eran pura carne de cañón que moría en manos del poli de turno y que jamás tuvo el menor interés. Después de que el señor Tarantino les diera un lavado de cara, los “malos” disparaban con la pistola de lado, soltaban chascarrillos, se drogaban, iban de putas y vivían deprisa hasta su espectacular (qué menos) muerte. Y el concepto de “buenos” se diluía bastante porque lo que molaba era que TODOS fueran malos en mayor o menor medida.
También popularizó eso que conocemos como “contar una historia desordenada” que posteriormente ha sido explotado hasta el aburrimiento. Al igual que Alex De la Iglesia, Tarantino también creó casi de la nada a varios fulanos que luego se lo montarían por su cuenta: el olvidado John Travolta, Samuel L. Jackson y Antonio Banderas, por ejemplo, ganaron muchos enteros después de que se les vieran por sus películas. Sin embargo, su caída ha sido incluso más sonada que la de De la Iglesia.

De Four Rooms no diré nada porque la película, sencillamente, pasó desapercibida. Exactamente igual que Jackie Brown que ni yo ni casi nadie ha visto y todavía me pregunto por qué. ¿Es sosa?¿Aburrida?¿De qué va?¿Por qué a nadie le importa? Misterio total.

Después de estos escarceos, Tarantino durmió el sueño de los justos hasta que salió con “Kill Bill“, película que, hay que decirlo, retomaba muchos de los atractivos que tenía Pulp Fiction. Sin embargo, la película era tan larga que tuvo que dividirla en dos innecesarias partes. Seamos sinceros, si era tan larga, se podía acortar. La lucha con los 88 maníacos es un maldito coñazo después de que ha matado a los diez primeros. Lo de forjar la espada es otro coñazo que no aporta nada. Uma Thurman, por más que se empeñe, no está buena ni es tan guapa como dice (tiene manos feas, nariz grande y no está especialmente bien proporcionada). De Bill, David Carradine, mejor ni hablamos (realmente sorprendente el hecho de que se haya follado a todas las señoritas del Escuadrón Víbora Asesina). Si la película hubiera durado la mitad habría sido el doble de buena.
Con Death Proof, en cambio, hubo más unanimidad al respecto: era una puta mierda.

Y esto nos lleva a Malditos Bastardos. Una peli que prometía diversión sin cuento (una peli de matar nazis dirigida por el Tarantantán, tú, casi nada), sí: un comando anti-nazi llamado “Los Bastardos” con la misión de matar alemanes de forma tan horrible que les cojan miedo. Lástima que en la peli los Bastardos queden en un papel anecdótico y secundario en favor de una trama chorra con una judía que está liada con un negro en París (???) y que las largas dos horas y media que dura la peli se reduzca a seis o siete escenas de diálogos interminables “a ver si los pilla el nazi”. Y en todas les pilla el nazi.
Y al final, matan a Hitler.

Pfffffffff. Por cierto, el arroz me gusta blandito.

Anuncios

9 comentarios to “DE LA IGLESIA Y TARANTINO: MEJOR DEJARLO”

  1. Ya sabes que no comparto del todo la opinion a cerca de KillBill o de los bastardos, creo que tarantino aun podrá “re-sorprender” si se lo propone.

    Aun así me parece un estupendo artículo y una curiosa comparación entre el que debio ser nuestro “Enfant Terrible” y el productor de Hostel. Pero bueno, creo que muchos artistas viven un círculo en el que acaban volviendo a los orígenes para mejorarlos… a ver si me dan la razon estos dos cabrones.

    Saludos, nacho.

    • Por Dios, si fusilara a la gente por su opinión (y no pocas veces me gustaría hacerlo) ya no tendría amigos. Además, es bueno que haya un poco de pluralidad en esta puta web, hombre, que hay días que cansa el peloteo.

      A mí estos dos fulanos es que ya me tienen muy quemado.

      Un placer veros este finde.

  2. La de la comunidad, la verdad es que yo la salvaria, esta bastante bien, por cierto, este señor no es ahora el presidente de la academia de cine española? Igual ahi saca su potencial, si no simplemente sera uno más de tantos.
    Tarantino, estaba convencido que abierto hasta el amanecer era de el, pero va a ser que estaba en lo cierto cris, solo era actor.

    No he dicho nada obsceno ni grosero, me estoy haciendo mayor.

    • Sí que lo es, sí pero eso en este país no significa nada. Aquí, cuanto más inútil eres, más alto subes. Y este ya está para que lo sacudan y caigan bellotas. Y la gente es como es: cuando se habla de rockeros te entrevistan a los del Canto del Loco…

  3. Pues a mi Alex de la iglesia me parece un director de culto. Crimen Ferpeto, 800 balas y la comunidad son muy buenas y Perdita Durango también aunque no creo que sea un peli para adolescentes (creo que tu la viste en esa época de tu vida)

    Con respecto a Plutón brbnero no diré nada porque creo que soy a la única persona de España ¡Arriba! que le gusta.

    Eso sí muertos de Risa y los crimenes de Oxford es para colgarlo. A muertos de risa aun le quiere dar otra oportunidad, pero a la otra ni jarto de grifa.

    Por cierto yo también odio a los gatos judios.

  4. CannabisQueHabla Says:

    vete a ver peliculas de disney cacho bambiiiii

  5. Alex de la Iglesia tiene cara de ser hombre que folla divino…. madre mía….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: