¿QUE ESTOY HACIENDO QUÉEEEEEEE?

No queremos irnos, nosotros llegamos primero: tenemos alquilado este planeta a perpetuidad (…) Sabemos dónde vivís. Vivimos donde vivís. ¡Y si no dejáis en paz a nuestro amigo Joe me aseguraré de que encontráis una cucaracha muerta en cada cosa que comáis por el resto de vuestras vidas!”
(Ralph Cucaracha en “El Cuchitril de Joe”)

Vamos a ver cómo lo explico: estaba el otro día en la última clase del Curso de Formador de Formadores de Bienestar Animal cuando me llamaron de no estaba muy seguro dónde para impartir un curso sobre Plaguicidas. El Curso de Formadorblablabla lo estaba haciendo con vistas a impartirlo pero parece ser que justo ese día hizo efecto un CV que mandé hace dos añitos cuando estaba currando en el Sabeco (nada menos). Y ayer me llamaron los de Comisiones Obreras para algo similar (creo, porque no he logrado ponerme en contacto con ellos: lo más probable es que quieran juzgarme por mis crímenes contra la humanidad). Y todo esto sin que haya empezado a moverme por los sindicatos para ofrecer mis servicios.
Como dijo alguien sabio: “Las novias y los trabajos te llegan de dos en dos“.

El problema fundamental de todo esto es que yo, veterinario de pro, no he tocado el tema de los plaguicidas en mi santa vida y se me avisó con cuatro días escasos para preparme el temario (dándome como herramienta un libro que “no servía porque no era de eso“). Añadamos a esto que los cuatro días eran los del Puente de la Constitución (no os dejé debatiendo sobre la conveniencia de que animalito debía morir por nada: necesitaba tiempo) y que las bibliotecas estaban cerradas.
Los factores a favor fueron que los dioses menores me deben un montón de favores y me cuidan de vez en cuando (en esta ocasión me mandaron a un chaval que se dedicaba también a esto y que me pasó un libro sobre el tema, bendito sea) y que la docencia consistía en tres sesiones de tres horas de hablar a golpe de lección magistral (lo único que había en el lugar era una pizarra vieja, ni proyector ni nada parecido). Y hablar. Y hablar. ¿Hablar sin parar yo? ¿Dónde dice que hay que firmar?

Y allá me fui, a un pueblo no muy lejano pero con una carretera de esas donde la velocidad máxima son ochenta por hora, los camiones impiden correr y la raya continua impide adelantar. Una horita de ir y otra de volver con los primeros fríos. De público, diecisiete ganaderos lógicamente más dispuestos a estar en el bar que aguantando a un panoli de ciudad como yo contándoles la Guerra de Cuba.

Y vaya si les hablé. Eran muy majos o yo muy buen maestro porque la mayor parte del tiempo se estuvieron calladitos. Hasta preguntas me hicieron. Y como desgrané una buena parte de mi anecdotario veterinario (con el encanto que me caracteriza) y despotriqué ferozmente contra la administración y los ecologistas hasta se rieron de vez en cuando.
Es lo bueno de que una parte importante del temario fueran los tipos de plaga (alimañas diversas) que uno se puede encontrar. Si bien el libro que me habían pasado era un tanto escueto, mis conocimientos sobre la vida y milagros de las ratas, cucarachas, chinches, moscas, mosquitos y un largo etcétera de animales son lo bastante enciclopédicos como para poder quemarle las orejas a cualquiera. Y con unas cuantas fotos (hasta las de Tailandia les enseñé para que vieran que lo de las plagas de aquí es una minucia comparado con lo que tienen allá) y vídeos a saco en el ordenador portátil (porque ver la tele amansa a las fieras) logré terminar aquello con elegancia.

El último día, como me estaba quedando sin ideas, me dediqué a ponerles casos prácticos o lo que es lo mismo: partidas de rol para ganaderos. Les dibujaba un mapa en la pizarra, les decía que había un problema y qué harían para solucionarlo. Aparte de desvaríoso diversos (no puedo dejar de mencionar un móvil con sonido de cerdo que sonó dos veces) hasta sacaron soluciones ingeniosas que a mí no se me habían ocurrido.

Hubo ratos duros, desde luego, como cuando me tocó hablarles sobre maquinaria de aplicación de plaguicidas, tema que yo tenía bastante verde (porque además el libro era un cagarro simplificado en esta cuestión) y que ellos, como buenas gentes de campo, tenían más que dominado. Diles que te resuelvan una ecuación de primer grado y sudarán sangre pero intenta decirles que un nebulizador funciona mejor que una sulfatadora y te hundirán en la miseria con unos razonamientos que un ingeniero no lograría rebatir.

Pero puedo decir que salió bien, que no me dejaron pagar ni una ronda en el bar (de triste coca-cola pero es lo que toca si conduces) y que hasta me dieron la mano. Qué gente más maja, cojones.

Y este es uno de los vídeos que les puse. Suena a pitorreo pero la letra de la canción tiene bastante miga si hablamos de plagas:
WE WILL SURVIVE

Eso sí, espero que me llamen para más cursos…

“Me parece que será bueno para ti y, sorprendentemente, para la sociedad”
(Carlangas)

Anuncios

8 comentarios to “¿QUE ESTOY HACIENDO QUÉEEEEEEE?”

  1. Cuando me dijiste que ibas a ser profesor sabia que te encataría. Veo que no me equivoque.

    Por cierto tu dibujaco de paint en el que salimos en la orgia pederesta cementeril a causado furor en feisbuc.

    Nos vemos cuando vuelva de París Hilton

    • Ahora es cuestión de perpetuarlo. Al final resulta que lo que querían los de CCOO era invitarme a su nuevo concurso de monólogos (lo de la Revolución puede esperar pero para hacer el payaso siempre hay tiempo) pero mañana voy a darme una vuelta por los sindicatos a dejar CVs y demás mierdas. Esperemos que haya suerte.

      Los usuarios del facebook se distinguen por A)ser fácilmente impresionable y B)entretenerse con paridas (y otra suerte de miserias etológicas en las que no entraré). Espero que te pongan muchos “LOL”, muchos “XD” y muchos “jajajajajj” en tu tapia o como diablos se diga.

      Pásalo bien en París. Tengo entendido que es llegar y antes de bajar ya estás follando furiosamente. Saluda al cantante de Parafo de mi parte.

  2. Por cierto este post no tocaria para el 17?

    • Hombre, generalmente los posts salen cuando a mí me sale de los cojones publicarlos. Me alegra ese intento de reducirme a una ecuación pero que durante dos semanas haya habido posts los lunes y los jueves es un tamaño muestral muy pequeño.

      Esto me recuerda a una cuestión sobre necesidades afectivas de A y consecuentes obligaciones matrimoniales de B. Pero da para un post entero así que ya lo hablaremos más adelante y nos evitaremos conclusiones precipitadas.

  3. Debe ser interesante eso de verte impartiendo conocimiento, sobretodo cuando son cursos de esos que se la pelan tanto o mas al alumno que al profesor.

    A machacar el monólogo.

  4. Si muy bonito, o sea que las fotos de tailandia las ven antes unos ganaderos desconocidos, o amigos de tres dias, y nosotros, sufridores y causantes de tantos desmanes hay nos dibujen entrando en cementerios. Diox, que dura es la amistad. A punto estuve de comprarme ayer el de dracula, al final me arrepenti. Ya probaremos el catan nuevo. Y encima en facebokes, cagon to lo que se menea. A ver si nos vemos estos dias, quel viernes tengo bolo intento pasarme luego. Odio a la humanidad. Que paseis buenos dias.

    Se nota mucho la doble personalidad? ; ) llevo unos dias un poco distinto, es decir, como siempre.

  5. No soy quién para decir esto, pero tu vida laboral es de lo más curiosa.

    Me alegro de que te fuera bien.

    Quién me iba a decir a mí que te pondrías a echar CVs como loco en los sindicatos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: