BENEDICTO ULTIMATUS (1)

-Si Worker y sus muchachos están en esta guerra es que la cosa es más grave de lo que creíamos.
-No os preocupéis, han mandado a los chicos de Worker.
-No sé lo que le harán al enemigo pero a mí me han acojonado.

Estos y otros comentarios parecidos se oían con frecuencia en la cantina de tropas de toda la flota de la Confederación Planetaria Oriental (CPO). La presencia del Comando de Choque U255 del teniente J. Worker era motivo de esperanza y consuelo gracias a su largo y glorioso historial: se habían fogueado en el Alzamiento de K-762 y tras dos años de servicio tras las líneas enemigas habían logrado cambiar el curso del conflicto tras volar por los aires el único astropuerto del planeta dejando a todo el enemigo al alcance de los bombarderos de la flota. Después de aquello, les habían enviado al Mundo Minero de Darondara donde se vieron forzados a atrincherarse en un lugar que acabó siendo rebautizado como el Cañón Worker gracias a su heroica defensa.
El resto de su hoja de servicios incluía media docena de tareas rutinarias de vigilancia pero habían sido convenientemente hinchadas por el Servicio de Propaganda para poder contar con unas figuras heroicas y llamativas de cara al gran público.

Si bien aquella guerra en un principio, según palabras textuales del Alto Mando, carecía de importancia, lo cierto es que últimamente se les había escapado de las manos.
Los drallilitas eran originalmente los habitantes del mundo fronterizo de Drall-9 y descendían de la tripulación y pasajeros de una fragata militar y una astronave de lujo que se estrellaron allí cuatrocientos años atrás. Aunque su nivel tecnológico era bajo después de siglos de aislamiento (la tropa llamaba a su armamento Triple M: mosquetes, machetes y mierda), se habían revelado como adversarios peligrosos y capaces.

A pesar de que la disección y pruebas genéticas dejaba bastante claro que seguían siendo humanos, los drallilitas se consideraban una raza superior. Y no habrían sido un problema aislados en su planeta si no hubieran logrado capturar una astronave mercante que tuvo la brillante idea de aterrizar allí. En pocos años, los drallilitas lograron dispersarse por varios mundos y sus bandidos, guerrilleros y saqueadores se extendieron por toda la CPO, aumentando espectacularmente el índice de criminalidad e inseguridad ciudadana donde quiera que llegaran.

El problema de las guerrillas drallilitas se fue incrementando lentamente por puro desconocimiento. En primer lugar, los soldados de la CPO estaban acostumbrados a enfrentamientos más directos que la guerrilla por lo que con frencuencia se desplegaban muchas más fuerzas de las necesarias con el enorme gasto que eso suponía. Esto tenía el doble efecto de que los drallilitas podían esquivar con facilidad a tales ejércitos (de grandes efectivos pero escasa movilidad) y que el pánico cundía entre la población con facilidad.
Las Fuerzas Armadas intentaron mantener al enemigo lo más alejado posible de la población para protegerla, lo que propició la aparición de siniestros rumores sobre un enemigo al que raramente veían y del que sólo quedaban atrás cadáveres y pueblos quemados. Esto desembocó en toda suerte de delirios conspiranoicos según los cuales los drallilitas se habían infiltrado incluso entre los gobiernos planetarios para confundir y sabotear a las tropas regulares. Las cazas de brujas y los disturbios que se originaron incrementaron los gastos inútiles de defensa aún más y provocaron la caída de varios altos cargos que nada tenían que ver con los drallilitas.
Las Fuerzas Armadas reclutaban a sus efectivos entre la población con lo que pronto toda la flota murmuraba a escondidas que los drallilitas bebían sangre, se hacían invisibles y podían ver en la oscuridad cuando apenas eran poco más que un puñado de bandidos con escopetas.
Estos rumores también sirvieron para que algunos indeseables formaran sus propios grupos de guerra para dedicarse al bandidaje y no pocas de las masacres supuestamente perpetradas por los drallilitas fueron llevadas a cabo por gente de pocos escrúpulos.

La creciente piratería drallilita causó grandes daños a la economía de la CPO. Las guerrillas estaban tan extendidas que el bombardeo masivo de Drall-9 no solucionó nada ya que ni siquiera sirvió como propaganda porque las guerrillas seguían en activo. Destruído el mundo natal, la flota ya no podía atacar nada y se vio obligada a servir de transporte para el ejército terrestre, llevándolo a lugares muy alejados entre sí para combatir unos seres que la mayoría de las veces no encontraban.

Anuncios

7 comentarios to “BENEDICTO ULTIMATUS (1)”

  1. hermesh Says:

    Joder! entiendo que si son muy largos los post no nos los leemos, pero me he quedado con las ganas de saber más.

    • Hay más. El otro día tuve un brote de inspiración mientras aparcaba el coche y me salió toda esta historia que al final he tenido que dividir en tres partes en lugar de las dos previstas inicialmente. No me he quedado del todo contento con el resultado final pero eso ya lo juzgaréis vosotros mismos.

  2. jo q buena.
    Coño! si el coche da tanta inspiracion, me voy a tener que sacar el carnet….

  3. Aparcando el coche???!!! cuanto te cuesta??!!

    • El coche lo aparco cagando leches, sin mirar atrás y cogiendo el volante con la punta de la polla si fuera necesario pero ahí me saltó la chispita de la inspiración en plan “Hum… ¿y si…?” a raíz de un suceso real. Los personajes de esta historia están basados en otros reales pero eso carece de importancia.

  4. Casi diría que parece una versión espacial de la guerra de Vietnam.

    Me han encantado los comentarios sobre aparcar el coche.

    • Pues no sé decirte. Mis conocimientos sobre ese conflicto no van más allá de “Rambo mata chinos”, “Estados Unidos pierde” y “agente naranja”. Poco más puedo decir.

      La leche. Para una vez que no se me ocurre algo cagando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: