UN POCO DE COCINA DE MIERDA

En una encuesta que hice en un bar el otro día daba a escoger entre hacer un post sobre cocina de combate o bien publicar una foto de un servidor tocando un tigre. Lamentablemente, la gente es como es (y así va el mundo), de modo que ir preparando las sartenes para sorprender a vuestras familias, parejas, invitados y amigos. Ya veréis, ya, la cara que ponen.

La parte teórica es muy simple: los montaditos son esas tapas de los bares consistentes en una rebanadita de pan con alguna guarrada pastosa por encima (sin duda habrá definiciones más precisas por ahí pero para el caso que nos ocupa, esta basta y sobra). Comer o cenar a base de eso es altamente desaconsejable debido a que solemos acompañarlos con bebidas alcohólicas. Y como son pequeñitos, casi nos metemos una caña en el cuerpo con cada uno.
Para arreglar esto, WARBRIEL.INFO te trae los MONTADOTES.

PASO NÚMERO 1:
Freíd cosas. Las que sean pero que os gusten. En mi caso, me decidí por un par de huevos fritos y unas cuantas lonchas de tocino, que es cosa que tiene muchas vitaminas.

PASO NÚMERO 2:
Meted todo en un bote con una buena dosis de sustancia coloidal dispersante. Esta sustancia puede ser de muy diversa índole. En mi caso empleamos tomate frito por su sencillez, abundancia y porque me gusta el color rojo pero se puede emplear desde leche condensada hasta mahonesa. Nuevamente, los gustos personales de cada cual le permitirán elaborar sus propias cochinadas sin tener que señalarme a mí con el dedito cada vez que alguien se cague por la pata de abajo.

PASO NÚMERO 3:
Darle gusto a la batidora. Sin piedad. Hasta que no quede ni un cacho así.

PASO NÚMERO 4:
Repetid el paso 3. Me parece que ahí te has dejado algo sin triturar.

PASO NÚMERO 5:
Esta es la parte fundamental del quid de la cuestión: cortar el pan. Dada una barra de pan estándar, el común de los mortales (o sea, la chusma) corta el pan transversalmente para hacer montaditos. Fatal. Cortando la barra longitudinalmente obtenemos una superficie muchísimo más amplia para embadurnar con la guarrada previamente obtenida, comer de una sóla vez y ahorrarnos la reiteración de la cerveza.

A continuación, una receta de picoteo que aprendí en uno de mis viajes por tierras exóticas. Concretamente, en Murcia (localidad de Torre Pacheco). Si por allí pides una cerveza con limón, tendrás suerte si te ponen cara rara y te sirven una caña con un limón en un plato pero cuando te sacan esto la cara rara la pones tú. Y sale a cuenta probar cosas nuevas, vaya que sí.
Lo primero, patatas fritas de bolsa de las de toda la vida. Ponerlas con sabores raros es optativo pero os arriesgáis a eso, a que sepan raro. También es importante que no sean de las caras por motivos muy similares a los que la decencia emplea para impedirnos hacer calimocho con Rioja. Comer zanahorias, por otra parte, también es bastante sano.


Ojo, que viene la parte difícil: debéis exprimir medio limón sobre el plato de patatas. No tengáis reparos a la hora de estrujar la pulpa. Los sucedáneos de jugo de limón son una asquerosidad infame que no aporta nada así que evitadlos. Después de eso, añadid a las patatas una lata de olivas lo más guarras posible (o sea, rellenas de boquerón en salsa boloñesa, rellenas de pimiento morrón a las finas hierbas y cojonadas por el estilo). Creo que se le podían echar anchoas también si eres de paladar lo bastante intrépido.


Y os las zampáis. Ideales para sorprender a vuestras visitas. Pero que se laven las manos luego antes de coger los mandos de la Wii.
Que la gente se meta luego dos litronas ya no es asunto mío. Pero qué buena está esta mierda, joder.

Venga, va, que lo estabais deseando:

Anuncios

13 comentarios to “UN POCO DE COCINA DE MIERDA”

  1. Sólo diré que espero que ese señor detrás tuyo no sea tu padre, porque te está mirando con unos extraños ojos de deseo. A ti o al tigre, no me queda muy claro.

    A tus guarradas comestibles (o eso dices tú que son) ya estoy más que acostumbrada.

    • No. Es mi tío.

      Y bien buenas que están. Y no sé qué ostias pasa que esto clasifica todos tus comentarios como spam. Menos mal que soy mucho de rebuscar en las basuras…

  2. Cuesta creer que ese niño con cara de bueno seas tu, pero …¿ fue en ese momento en el que decidiste hacerte veterinario?.

    • No. Eso lo decidí muchos años más tarde en una de esos dilemas importantes que tienes que resolver y que acabas soltando lo primero que se te ocurre. En mi caso, que me gustaban los animales.

  3. hermesh Says:

    Me encanta la reflexión que has puesto en el facebook y que sólo salgan fotos tuyas y mias. Algún tipo de inderecta?
    jejeje
    Yo si fuera tu dejaria de hacer cosas buenas con basura, así tal vez desaparecia de tu vista. A seguir cocinando.

  4. Menos mal que a mi me diste unas (tristes) migas precocinadas… Será que te pillé en la etapa pre-cocinillas…

  5. galloverde Says:

    Lo que no me ha quedado claro es si la receta incluye beberse de trago el caldo de la lata de olivas.

  6. Pues hay que joderse, pero a mi me ha entrado hambre… y sed. Si no recuerdo mal aun no he gozado de tu cocina, de la de Chabito si (cojonuda, por cierto), si vuelvo por vuestras tierras me pedire numero para gorronearte comida.

    A cuidarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: