NOCHE DE TORMENTA (y II)

-O sea que superhéroe-dijo el Mastodonte Vampírico-¿Llevas mucho tiempo en esto?
-Dos meses y medio-contestó Mangas Negras-Eres el primer supervillano que encuentro porque hasta ahora no había perseguido más que navajeros.
-Vaya, gracias-el Mastodonte sonrió bajo la trompa-¿Y se habla mucho de mí por ahí?
-Es que diste la campanada con el rollo aquel terrorista que llevabas-explicó el héroe-Lo de cargarte a la hija del gobernador a sangre fría fue un puntazo.

El Mastodonte Vampírico suspiró de nuevo. Su mayor momento de gloria como supervillano había sido un año atrás al lograr secuestrar a la hija del gobernador para pedir rescate por ella. Por desgracia, la incompetencia de sus sicarios había atragantado a la secuestrada con un hueso de pollo y el Mastodonte había tenido que salir por piernas sin ver un céntimo del rescate. Sus dos secuaces, dos hermanos medio tontos, habían caído en manos de la policía y habían cantado de plano y confirmado todas las hipótesis de los periodistas.
Lamentablemente, todo había ido mal desde entonces: sin rescate, no había dinero y el Mastodonte se había gastado todos sus ahorros en organizar aquel golpe. Como no tenía medios, la comunidad de supervillanos no le hacía ni caso y, como tenía un aspecto bastante grotesco con su cabeza de elefante, el elemento criminal en general se lo tomaba a cachondeo.
Últimamente se había tenido que dedicar a robar coches, bolsos y escaparates para poder comer.
No tenía sentido explicar que lo de la raptada había sido un accidente.

-Por cierto, ¿has cambiado de uniforme?-preguntó Mangas Negras-Pensaba que tú vestías de otra manera…
-¿Eh? Ah, no, no-el Mastodonte negó con la cabeza-Es que el otro uniforme se me rompió y tuve que sustituirlo. Estos pantalones y las botas los robé en una tienda.
-Qué cabrón-sonrió el otro-Yo, con la mierda del Pájaro Maravilla, al final no me pude comprar la Mangamoto y tengo que ir a los sitios corriendo. Iría en bicicleta pero creo que sería muy grotesco.
-¿Qué me vas a contar a mí si me has pillado robando ipods de una tienda?
-Pues también es verdad. Qué chungo está este negocio, ¿eh?

Compartieron una carcajada en la escalera mientras un charco de agua se iba formando a su alrededor. Afuera sonaron más truenos. El Mastodonte señaló el cigarrillo de Mangas Negras:

-¿Te importa darme uno?He cambiado de idea…
-Claro, toma el mechero también.
-Gracias-el villano encendió el cigarrillo y lo sostuvo con la trompa mientras soltaba una nube de humo-A propósito de otra, ¿qué hacemos ahora? Es decir, deberíamos pelear o algo…
-¿Con la que está cayendo ahí fuera?-Mangas Negras señaló a la puerta de la azotea-Mira, mejor lo dejamos para otro día que haya más testigos. Sólo faltaría que nos hiciéramos daño y no hubiera ni ambulancias ni periodistas ni nada…
-Pues gracias otra vez, oye-el Mastodonte sonrió de nuevo-Que un poco de repercusión en los medios no nos vendría mal. Oye-levantó la trompa-se me ocurre algo: ¿por qué no quedamos un día de estos para liarla en un sitio público bien visible?

La máscara de Mangas Negras no dejó ver su expresión pero la sonrisa que apareció en sus labios pareció indicar que el plan le parecía bueno:

-Pues mira-dijo sacando una libreta y un bolígrafo de su mangacinturón-si me das tu móvil…
-¡Hijos de puta!-le interrumpió una voz desde el principio de la escalera-¡Estoy hasta los huevos de que me jodáis la parabólica!

El que había hablado era un individuo de aspecto desaliñado con el torso descubierto que se encontraba en el rellano de abajo. Tenía la cara enrojecida como si hubiera estado bebiendo, follando o peleando (o todo a la vez) y empuñaba una pistola.

-Oiga, ¿no pensará…?-empezó el Mastodonte Vampírico.
-El malo es él-apuntó Mangas Negras señalando al villano con el pulgar pero escasa convicción.

Anuncios

3 comentarios to “NOCHE DE TORMENTA (y II)”

  1. beatriz Says:

    XD Al final el mastodonde te va ganar un sitio en el cielo y to, es el más bueno de tó (se equivoco de profesión, pobretico).

    Por cierto, molo la primera foto, lamentablemente los adictos a la nicotina la persigen con tanta ansias… que nunca se molestan en fuman asi de sexy

  2. Me ha dado por fijarme en los “alts” o descripciones “internas” de las fotos y ya veo porque te entra tanta gente rara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: