IN MEMORIAM

“Treinta días tiene septiembre, con abril, junio y noviembre,
de veintiocho sólo hay uno
y los demás TREINTA Y UNO”
(tiemblo de pensar la que me espera para encontrar un refrán el día que cumpla treinta y dos años)


(Ay, señor, lo que ha llovido desde esta foto… soy “la” de la izquierda; el otro es mi primo Antonio, el que cumplió 32 años el día que se suicidó el último de Puerto Hurraco)

No es el primer cumpleaños que celebro en este blog, la verdad es que ya llevo unos cuantos. Y a pesar de que los blogs son precisamente para vomitar ego sobre la multitud, me sorprende que nunca se me haya ocurrido publicar mis memorias. Aunque no llego al nivel de mi colega Sergio que lo está haciendo en una hoja de Excel (tengo pendiente hace años escribir sobre él), últimamente he estado recopilando fotos de carnet de mi vida: una gran forma de ver el lado oscuro de cada periodo. Vamos a ello.

LA PREHISTORIA
¿A que era una monada? Estos fueron mis gloriosos tiempos de “niñito rubio con melenas” que siguieron a los ligeramente más inquietantes “paseo a mi hijo en el carrito por el parque pero en lugar de un osito se empeña en llevar un cocodrilo de goma” que me cuenta mi madre. En esta época salí por primera vez al mundo, concretamente, a la guardería (con el arriba citado Antonio) y en mi puta vida he llorado más que entonces. Qué sitio, por Dios (bien, era el primero que veía y no tenía con qué comparar). Fue por esta época donde, según mi hermano, empecé a echarme a perder dado que “antes molaba“.

JUAN XXIII
Mamá, te prometo que en el colegio no voy a llorar
(Gabriel, 1983)

El colegio “Juan Veintitrés” (a mí me hacía gracia el nombre y luego me enteré que era una especie de capitán general de los curas) fue el lugar a donde mi famillia mandó a toda su prole a desasnarse. Viendo como hemos salido (más o menos, como mis dientes por esa época: sanotes pero desmandaos), no cabe duda de que es una institución eficaz. Diez años pasé allí y fue en ese periodo donde conocí a la mayor parte de “mis amigos de Huesca” (Superneuras, Ricardo, Carlangas, Sergio, Azanza, Larra, Óscar), donde tuve mis primeros amores (tan frustrantes como imposibles) y donde aprendí muchas cosas que, paradójicamente, todavía recuerdo. Y no lloré.

LAS PRIMERAS GAFAS
Fue en 4º de EGB cuando la vista de mi ojo izquierdo empezó a fallar. La solución de la época (lejos del razonable monóculo que yo le sugería a mi madre) eran las espantosas gafas que podéis ver, que no cuadraban ni con mis pelos de punta ni con el peinado a raya de lamido de vaca aunque me cuesta imaginar con qué peinado podrían quedar bien.
Por esta época las visitas al dentista se hicieron algo común y empezó el dilatado plan de inversiones de mi boca. No os quepa la menor duda de que mis dientes valen más que mi coche.

GAFAS DE PASTA

Al ritmo que crecían mis dioptrías, mis viejas gafas no tardaron en quedarse obsoletas. Mi madre tomó una de esas decisiones unilaterales que te arruinan la infancia y mis siguientes monturas eran de un horroroso color marrón. En esta época me brotaron los granos como a todo hijo de vecino y le cogí tal gusto a reventarlos que los extinguí irremediablemente. Añoro mi adolescencia por ello. Curiosamente, en aquella época me ponía chándal para las fotos de carnet.

HIGH SCHOOL MUSICAL

Mucha gente recuerda su instituto como uno de los mejores periodos de su vida estudiantil. No es mi caso: basta con ver las pintas que tenía (aún me sorprende que no me mataran a hostias en aquella época). Jamás he logrado resolver si tengo una oreja más alta que la otra, un ojo más alto que el otro, la cabeza torcida o las gafas jodidas porque no hay forma de llevarlas derechas.
Además, me vi separado de la mayoría de mis amigos porque me tocó en otro instituto, mi madre volvió a trabajar y se tuvo que ir fuera de casa y sacar buenas notas no me hacía especialmente popular entre el alumnado (aunque como era un tipo simpático no me faltaban aliados). Como cosa curiosa, cambié mi amor imposible y obsesivo de toda la vida por otro igual de imposible y obsesivo pero que duró bastante menos.

Al final, acabé poniéndome lentillas y mi vida sentimental mejoró notablemente (ya se sabe, el paso de cero roscos a uno es el más difícil).

LA PRIMERA MELENA

Las primeras borracheras coincidieron con mi primer intento de llevar pelo largo. A la vista está que el éxito fue, digamos, parcial.

LA FACULTAD

En el instituto, cuando uno es un puto adolescente, vas de sobrado. Te crees que lo sabes todo, desprecias la autoridad y la prepotencia te sale por las orejas. Una vez llegas a la universidad y ves que has vuelto a ser un puto novato es cuando empiezas a formarte como persona. Y seguimos en ello.

LA SEGUNDA MELENA

A medidados de carrera, decidí dejarme el pelo largo de una vez. La foto de la derecha es la que llevo en mi carnet de colegiado (aunque parece más un carnet del club “amigos de los mosqueteros”). Estos pelos me durarían bastantes años (incluso trabajando con ganado, gran manera de acumular pulgas) hasta que un bochornoso (por la temperatura) viaje a Murcia me decidió por seguir el procedimiento Sansón de reducción muscular.

MONZÓN

Mis dos años de exilio forzoso dejaron una profunda huella en mí que se puede ver claramente en las imágenes: la primera es una sonrisa nerviosa de DNI de no saber dónde te has metido. Y la segunda es el reflejo de un alma cabreada y agitando los barrotes de su prisión. Y en las dos llevo el mismo forro polar. Fue en esta época cuando nació este blog.

BACK IN THE USA

Dejar Monzón fue una de las mejores decisiones de mi vida (aunque luego las cosas se torcieran ligeramente) y eso se nota en la cara. También se notó en el blog, según opinión popular, y la calidad de los artículos cayó ligeramente: es lo que tiene ser feliz, que no produces pero yo prefiero atribuirlo a que ya llevo unos años en la brecha y eso agota a cualquiera. Ved la foto de la derecha, justo antes de entrar al monasterio budista tailandés.

EN LA ACTUALIDAD
Sigo hecho un chaval: un poco más alto, un poco más gordo, un poco más sabio, un poco más cascarrabias, un poco más interesante, un poco más mayor, un poco más espabilado, un poco menos ingenuo y un poco más pirado cada día. Por muchos años.

Anuncios

24 comentarios to “IN MEMORIAM”

  1. Leonis Says:

    Nunca pensé que en alguna ocasión me hiciera ilusión ni que me saliera del alma decir esto:
    Feliz cumpleaños.

  2. Te diré que me parecías de lo más lindo de chaval, muy tierno a esa edad. Creo que nuestros dientes tenían las mismas ideas…afuera todo es bueno, dentro no, y mira que yo no recuerdo con nostalgia mi etapa por el bachillerato, así le decimos al instituto acá, porque era la viva estampa de un geek de laboratorio. Horror, sobreviví al menos…con algunas cicatrices pero viví para contarlo.

    En fin, ha sido interesante recorrerte en fotos, muy ilustrativo. Feliz cumpleaños guapo…que te vengan al menos unos 132 años más de juerga y buena vida!

    • ¡Gracias!

      Lo de mis dientes ha sido algo muy largo y muy duro. Total, para que al final te acaben poniendo dentadura postiza…

      Y que tú lo veas.

  3. jo… casi me emociono al ver las fotos de los 80s y 90s, cuando jugábamos al spectrum y hacíamos “jueguecitos artesanales” en la hora de comer de Juan XXIII (de 12 a 15).
    Según pasa el tiempo, mejorando. Que siga así muchos años!
    Felicidades.

    • Esa es una costumbre/habilidad/manía que se ha mantenido en el tiempo y ha evolucionado. Desde aquellos juegos de tablero cutrongos hasta el Planetas y Mazmorras on line ha habido doscientos millones de tentativas (algunas bastante buenas y otras muertas antes de nacer).

      Gracias.

  4. Pues la verdad es que de pequeño eras enternecedor, aunque me quedo con el de ahora.

    • Enternecedor, encantador y maravilloso he sido siempre pero incluso con los años le he cogido el truco…
      Gracias por la camiseta de Pajares y Esteso. Ha sido la triunfada en Huesca.

  5. Muy bueno!! Yo no me atrevería a publicar mis fotos de hace años…. madre mía, cuántas historias.

    Yo te conocí por tus épocas Back in the USA creo… Jolín, has cambiando un montón desde tu infancia por lo que veo!! ¿Qué es de tu vida actualmente? Casi no te he visto este año, no sé si porque no apareces casi o porque estoy cegata/empanada perdida.

    Bueno, que tengas un gran cumpleaños y sigas siendo muy feliz en todos los campos posibles de tu vida! Un abrazo!!

    • Treinta y un años dan para muchos ires y venires de estilo. Y lo bueno de que pasen los años es te alejan de según qué looks que aún no sé cómo salía así a la calle.
      Cierto, no nos vemos mucho pero es que nuestros caminos siguen rumbos diferentes: tú te sacas la carrera y yo sigo enredado en una malla impenetrable de curros basura por las tardes. Las últimas fiestas me las he perdido todas por culpa de estos trabajitos…

      Gracias, lo haré.

  6. Beatriz Says:

    ¡Feliz cumpleaños!!. Espero que te hallas corrido buenas juergas para celebrarlo.

    Para mi ha sido un post de lo mas curioso ( a fin de cuentas nunca te he visto en persona ).
    Lo mas llamativo es ¡que cambias pecha! (¿has pensado hacer terrorista? burlarias facilmente a las autoridades).

    • Gracias. Y sí, misión cumplida. Se impone hacer algo productivo a partir de ahora…

      Para mí también. No hay fotos en las que uno salga peor que en las de carnet y hacer semejante recopilatorio de muecas ha sido cuando menos duro. Cambiar, cambio lo normal: treinta y un años dan para muuuuuchas cosas.

  7. Enfermero Torero Says:

    Felicidades! Yo tengo 33 y la verdad es que en la época “gafas de pasta” nos dábamos un aire… Diría que incluso tenía un chandal igual. Siempre es interesante ver cómo han ido cambiando los estilos estéticos con los años.

    • Gracias, man. La única explicación que se me ocurre para mi supervivencia a la adolescencia es que el resto de mis congéneres fueran igual de feos que yo. Desde luego, la selección natural perdió una gran oportunidad…

      Cómo molaba la moda acid, ¿eh?

  8. Genio y figura. Felicidades. A ver si nos vemos.

  9. Feleicidades abuelo. Se me ha ocurrido ponerme la banda sonora de los problemas creces y más o menos me ha durado lo que me ha costado leerlo.
    Lo que no me he cansado es en un buscar un parecido razonable con Kirk Cameron, que ya habría sido la caña.

    • Gracias, neng. Creo que con ese no me han sacado un parecido jamás pero lo cierto es que esa serie fue muy mítica en su día para mi primo y para mí. Sería curioso oír las paridas que decíamos y compararlas con las escenas que las originaron. Cualquier parecido, etc, etc…

      Oh, by te way, ya he estrenado dos de los objetos que me diste el otro día como premios. Casi me da vergüenza que ganáramos nosotros pero como te conocía todo el bar…

  10. Te felicito por atreverte a hacer públicas tus fotos de carnet, es bien sabido que nadie es tan feo como en su foto de carnet ¿y tienes un monton no? yo que creo que solo tengo una…

    Respecto a las anécdotas de “ninos que juegan con cosas raras” tengo otra: Mi hermana a mi madre en la carnicería (4 añitos):
    – Mamá, cómprame una cabeza de cordero para jugar…

  11. No tengo muy claro si el tiempo te ha tratado bien o las cámaras de fotos te han tratado muy mal, pero estás más guapo en persona, no jodas.

    En ocasiones como ésta, recuerdo a la pava de Conan el Bárbaro y su: “¿quieres vivir para siempre?”

    Pues hombre, sí. Y ya que estamos, mis amigos también.

    Resérvame un día, no muy lejano, para quemar Zaragoza a base de cerveza y rock’n’roll, anda.

    • Como dijo aquel: “Si Chuck Norris llega tarde, más le vale al tiempo ir más despacio”. Lógicamente, una máquina imperfecta no puede retratar mi augusta persona con todos sus horripilantes detalles…

      No sé: hace días que no tengo reflexiones fúnebres pero sí, en situaciones de peligro extremo y todo eso, quiero vivir para siempre. Por lo menos, diez minutos más.

      Sí, claro. Lo apunto.

  12. Julius Says:

    Felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: