DOS AÑOS DESPUÉS (III)

NOTA: Los siguientes individuos se han clasificado para el II Torneo Galáctico:
Xetegonidas, Rey de Esparta
Chabito el Guerrero Estadístico
Blanca la Hija del Trueno
Lucho el Temible
Azanza el Apañado
Frodo, Rey de los Celtas
Warjavi el Martillo de Herejes
Warbriel el Pérfido
Doctor Chiquillo
Cris La Mejor Pirata del Mundo
Pollo el Vicioso
Tony, Maestro de las 777 Técnicas
Chesus el Poderoso
Jorgevy, el Increíble Hombre de las Dos Cabezas
Ruper el Hechicero Loco
Gabiman el Astuto
Leonis el Gallardo

El Ferg Maaj, el paso de los cachorros orcos a la edad adulta, variaba mucho entre tribu y tribu. En la antigua Tribu del Colmillo de Jabalí, el jefe propinaba un puñetazo a cada cachorro y sólo los que permanecían en pie podían considerarse adultos. En la Tribu del Lobo hacían correr a los orcos jóvenes durante horas a través del bosque y luego les emborrachaban salvajemente con groc para que intentaran trepar a lo alto de un árbol. En el Tejón Cornudo, el Ferg Maaj estaba fuertemente influido por su antiguo jefe, Tripchung Cabeza-Enferma, el cual danzaba alrededor de los cachorros canturreando desafinadamente hasta que decidía que ya eran mayores (solía ocurrir al mismo tiempo que él se cansaba). En la Tribu del Oso, lo habitual era mandar a los jóvenes como una partida de caza a la guarida de una fiera y esperar a ver cuántos regresaban con un trozo.

La Tribu del Pantano estaba formada por los restos del Colmillo de Jabalí, una buena parte del antiguo Tejón Cornudo y un pequeño grupo del Oso que los lideraba. Aparte de ser poco dados a mantener las tradiciones, los orcos tampoco gustaban de pensar demasiado. Ajj el Cabezón decidió dejarse de tonterías y arreglar aquello por la vía rápida: las hembras tendrían todas un aprobado general después de pasar una noche con Ajj y sus secuaces; los machos pelearían en el lodazal para ver quién valía y quién no: los cuatro primeros en morir suspenderían.

La tribu entera (menos las aspirantes a hembras adultas y sus examinadores) se reunió en torno a una explanada de lodazales y pozas de agua estancada para celebrar el Ferg Maaj. Ninguna celebración del pantano podía hacerse sin una buena cantidad de groc y bayas juju y, para cuando los veinte candidatos fueron empujados sin más ceremonias al terreno de juego, todos iban considerablemente mareados (los asistentes y los aspirantes).

Zachaon se sentía ligeramente más ancho de lo habitual en su reclusión. Las bayas juju ablandaban los límites de la psique orca y le permitían pensar con más claridad. Se preguntó si eso le permitiría emplear sus poderes con más facilidad pero cuando estaba a punto de intentar lanzar una bola de fuego alguien le inmovilizó los brazos y otro orco le puso un odre en la boca para obligarle a beber.
Tragó varias veces a duras penas y cuando se quiso dar cuenta le empujaron violentamente. Cayó al lodazal sin demasiadas ceremonias más o menos a la vez que los demás jóvenes orcos. A sus espaldas, la tribu rugió y alguien hizo sonar un cuerno de caza que reverberó por todo el pantano.

Zachaon se incorporó a duras penas antes de empezar a convulsionarse: el maldito groc le había sentado como una patada y su estómago se revelaba contra él.
No era el único: a su lado, Gusano, un cachorro apodado así por su capacidad para comer desperdicios, levantó la cabeza del fango y miró a su alrededor confuso con sus ojos enrojecidos. Zachaon no tuvo tiempo de pensar un curso de acción porque una violenta arcada le hizo convulsionarse y soltar en el suelo encharcado todo el contenido de sus tripas.

Tanto él como Gusano se despabilaron rápidamente ante la lluvia de ramas, pegotes de barro y excrementos que la multitud borracha arrojó sobre ellos: los orcos se tomaban muy en serio el paso a la edad adulta y no iban a permitir que la borrachera de los cachorros les estropease la suya.

Zachaon se quitó la porquería de la cara mientras se alejaba de la multitud hacia el centro del lodazal. Su tambaleante carrera se vio interrumpida bruscamente cuando Gusano le saltó al cuello y le derribó metiéndole la cabeza debajo del agua.

Anuncios

2 comentarios to “DOS AÑOS DESPUÉS (III)”

  1. Empiezan las hostiakas, vamos vamos vamos.

    Por cierto, eres un marrano cruzándonos en el primer combate… me has descalificado arbitrariamente en octavos TRAIDOR, ASESINO, COMUNISTA, JUDIO…

    • A ello, a ello.

      Insisto, cojones, fue el dado de 17 el que os juntó (mira en http://www.wizards.com/dnd/dice/dice.htm es bastante práctico). También parece hecho a mala leche que Chabito, Lucho y Chiquillo se zumben los tres a la vez y ya ves, se quedaron los tres para el final. Es lo malo del azar, que como es a boleo, a veces no parece del todo casual (pregúntale, pregúntale a Chabito sobre la “teoría de del contubernio estadístico y los porcentajes moñones“) .
      Y qué coño, si te anunciaste una vez por facebook (con gran éxito, hay que decir) bien puedes pedir más colaboración (los que no te voten y voten a tu chica: esos son los traidores, vendepatrias y fenicios). De hecho, cuanta más gente atraigas, más risa darán los demás combates…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: