FRIGOPIÉS Y POLLAHELADOS

Con tanto aire acondicionado como tenemos ahora, el calor es un problema menos acuciante que antaño (lo que no quita para que salgas a la calle y te de un tabardillo por el atroz cambio de temperaturas). Antiguamente, todo lo que fuera más sofisticado que un ventilador entraba dentro de la ciencia ficción y entonces tocaba atracarse de helados y cosas frías (yo, que era un niño especialito, me comía las croquetas congeladas). Todos los blogs acaban cayendo más o menos en este post tan tópico así que para qué resistirnos.

El auge de las marcas blancas ha matado mucha de la leyenda que antiguamente rodeaba a los helados. En mi niñez, los helados se dividían en varias marcas indivisibles. No era una cuestión de preferir una porque dependía exclusivamente del bar al que te llevaban tus padres (“Uy, no, yo soy de Camy, a mí Avidesa no…“) pero todos hemos tenido nuestras preferencias. Vamos a ello:

FRIGO

Ahora y siempre, el gigante de los helados no ya patrios sino europeos es la catalana Frigo. El nombre viene de Industrias Frigoríficas de Alimentación y la casa se fundó en 1927 (que ya son años). Aunque en los últimos años la tendencia son los helados tipo cucurucho monstruoso (antiguamente inalcanzables por su precio y simbólicamente porque estaban en lo alto de los carteles) y los magnum de los cojones (a ver, que están buenos pero es que no tienen tanto encanto), en los tempranos ochenta había auténtica espectación cada verano para ver qué helados nuevos salían y cuáles desaparecían del cartel (un poco como los fichajes de un equipo de fútbol) con sus correspondientes anuncios en la tele (detestables pero de gran aceptación en general entre la chavalería porque salían abundantes tías en bikini poniendo cara de viciosas mientras chupaban cosas). Algunos de los grandes clásicos:


El Calippo: a pesar de tener un nombre ridículo, esta versión 2.0 de los “flashes” de toda la vida llegó pisando fuerte con su innovador (por aquel entonces) sabor “lima-limón”. Tuvo incluso una secuela de otra marca, el “Caraibo“, un engendro de crema de lima-limón (nadie nunca se ha atrevido a hacerlo desde entonces)


El Twister: el helado-muelle-tornado-cosa retorcida. Recuerdo que los anuncios eran psicotrópicos a tope a base de rayos de colores que se entremezclaban. El twister-choc, lo miren por donde lo miren, fue una aberración similar a sacar un calippo de chocolate. El twister-chic (de fresa, nata y efímera vida), por otra parte, es uno de esos amores perdidos que nunca he podido recuperar.


El Frigodedo y el Frigopié: los hermanos Calatrava de los helados. Hace años que todas las bromas sobre mujeres frigodédicas, frigodedos con mocos y frigopiés sucios con uñas negras y mal olor han sido catalogadas como “obsoletas”.


El Drácula: por algún motivo misterioso, un helado escasamente publicitado pero querido por todos y aún más recordado en todos los blogs donde se comenta este tema.

Las bizarradas: todos aquellos que tuvieron su puesta en escena atrevida y su exilio casi inmediato: el Frigurón, el Frigo Sentado (¡un totem indio!) y un larguísimo etcétera de abortos congelados.

CAMY

Si las marcas de helado fueran razas de la Tierra Media, los helados Camy serían los elfos. Los carteles originales de Camy (actualmente absorbida por Nestlé, como los más adelante comentados helados Miko) eran de color azul oscuro y evocaban una noche silenciosa o las profundidades marinas (los Frigo era de azul claro, mucho más playero o piscinil). Los sitios donde tenían esta marca de helado no tenían por qué ser cutres, al contrario, daban un cierto aire de exclusividad y el día que tus padres se sentaban en una terraza donde tuvieran Camy era una fiesta con los hermanos porque si bien con Frigo había pocas sorpresas, con los Camy todo era desconocido, extraño y atrayente.

De los helados de Camy quedan pocos restos que podamos sacar de internet porque las campañas actuales se los han cargado. La absorción de la marca por parte de Nestlé tampoco ayuda precisamente pero recuerdo algunos de sus helados:

El Nifty: Ahora todos lo llaman Fantasmiko y milita en la otra marca pero en sus orígenes, el fantasmón de crema era de Camy. Y era lo que habitualmente acabábamos pidiendo mi primo y yo (el porque gustaba poco de las sorpresas y yo por pura imitación).

-El Camijet: Camy también se sumó a la moda de los polos-astronave. Frigo también tenía el suyo (el Capitán Cola que, retrospectivamente, suena fatal) y creo que Miko tenía el Mikojet.

MIKO

Estos sí que anticipaban la cutrez del sitio donde veíamos el cartel. En las piscinas de mi barrio había de estos y, si bien que te compraran un helado era un acontecimiento, lo de que fueran Miko le restaba puntos, no sé si por el sabor de los helados (a mí que el Mikolápiz me sabía raro por aquello de que pareciera un lápiz) o porque el cartel no me acababa de convencer. Miko tuvo algunas buenas ideas (como los helados con émbolo en clara imitación del Calippo pero con ideas propias) y cometió un montón de dislates.


-El Mikolápiz: la idea es original pero cuando abrías el helado te llevabas una decepción al ver que tenías que chupar un buen rato para que aquello cogiera la forma en punta del anuncio. Además, la “mina” de chocolate sabía raro. Y la vainilla, también. Hay que destacar su envase: un tubo de cartón similar al del papel higiénico con un chirimbolo de plástico por debajo para empujar el helado. A prueba de manchas.
-El Caraibo: copia descarada del Calippo de Frigo pero totalmente ida de olla. Tenía en común con el de Frigo el color verde bilioso pero ni la textura (similar a un Frigopie verde) ni el envoltorio (como el del Mikolápiz) había por donde agarrarlos.

LAS MARCAS DE TERCERA DIVISIÓN

Las que vienen a continuación son aquellas marcas que veía raramente en recónditos lugares de veraneo. No llegué a explorarlas convenientemente y casi mejor así:


Avidesa era una marca valenciana que llegó a tener cierta fuerza en el mundillo veraniego. Tenía sus propios anuncios (tan descabezados como la mayoría) y un helado emblemático de la Pantera Rosa (no confundir con el pastelito homónimo).


Menorquina es otra de esas marcas que, si bien aún existen, no han dado helados para la posteridad. Recuerdo uno con forma de Astérix y otro con forma de raja de sandía pero hasta ahí podemos llegar.

Sumida en el misterio hay otra marca que no recuerdo porque sólo la ví una vez (en el bar del Monasterio de San Juan de la Peña, ahí dejo el dato) y de la que sólo tengo en mente la imagen de un polo que, como detalle original, tenía dos palos y se llamaba Duo-Lido… ¿Alguien puede ayudarme?

¿Y tú, lector? ¿Cuáles eran tus helados favoritos?

Anuncios

26 comentarios to “FRIGOPIÉS Y POLLAHELADOS”

  1. ¡Antes Frigo molaba!

    Yo soy del Frigopié de toda la vida. Y de los sorbetes de limón, naranja y fresa, que era lo más barato de la tabla. Los de cono ni me los planteaba.

    Avidesa probé alguna vez y me dejó con la sensación de que eran una mierda. Era una decepción cuando en el comercio que tenías a mano no había Frigo, o como poco Camy.

    • Lo dicho: el tablón se lo han comido todos esos cucuruchos de las narices y los descendientes del Frac (el primer polazo de chocolate y nata, mira tú qué novedad). Los Pop-eye (los polos de siempre que hasta bien entrada la década de los 90 no sacaron de fresa) tenían el récord de valer ¡25 pesetas! Barato hasta para la época.

      • Cierto, no veas qué cabreo con que no hubiera de fresa al principio… (por aquel entonces no le había cogido manía a los saborizantes rojos), también sacaron uno cojonudo que era como tropical, medio naranja medio rojo (pero polo de hielo de toda la vida, no esas mierdas de Solero que hay ahora), pero no duró mucho (no sé por qué, porque estaba buenísmo).

  2. Y yo tampoco entenderé nunca mi amor por los “Drácula”, pero la verdad era que me gustaban. Mi madre tampoco lo entendía. Un puto helado de hielo (con una pizca de helado de leche sabor vainilla) de color NEGRO COMO EL TIZÓN. Y rojo. Que tampoco es que estuviera bueno de cojones ni nada. Debe de ser por apuntar maneras de heavy desde pequeña o algo, porque si no no lo entiendo…

  3. Pues extrañamente el mikolapiz era de mis preferidos, no se si por el sabor poco definido que tenia o por bailar luego el chirimbolo rojo de empujar.

    La sandia no estaba tampoco muy mal, creo que las pepitas eran de chocolate.

    El nifty (la primera vez que veo ese nombre, sera el desfase generacional) mi fantasma de toda la vida creo recordar que tenia el palo de chicle.

    La verdad es que con lo simples que eran lo que nos enganchaban, no como los helados de ahora:
    -chocolate noir con una capa de fresas silvestres de las campiñas francesas recubierto de una fina capa de polvo de oro, son 4€ majete…

  4. Mis preferidos siempre fueron el Twister Choc (adoraba ese helado!), y si mi memoria no me falla los polos de Avidesa. En la piscina donde veraneabamos sólo había esa marca. Los había de fresa, limón y chocolate. Valían 30 pesetas y el de chocolate era riquísimo.
    También recuerdo el sabor raro y extraño del tiburón de frigo, que cosa más rara!

    • El Frigurón, según he leído, era de piña (raro sabor para la época y no te digo para adivinarlo en un polo azul).

      Leí por allí que una alternativa de diseño era el Frigorca, la ballena asesina de Frigo. Pero lo desestimaron…

  5. Lorenzo Says:

    El Super Cola de Frigo, una especie de Popeye mas grande y de esquinas más redondeadas redondeado con sabor a ese refresco.

    Lo probé en Tarragona cuando ya lo daba por imposible e incluso había desaparecido de los carteles. Debió ser allá por 1982 o 1983

    Por cierto…..
    http://www.elpais.com/articulo/gente/revival/helados/ochenteros/elpepugen/20100727elpepuage_1/Tes

    Saludos

  6. Pues a mi me gustaban los fantasmicos, que iban en bolsa como las patatas fritas y eran creo que 5 minipolitos con forma de fantasma de diferentes sabores. Recuerdo que estaban recubiertos de algo raro que tiraba pero por dentro eran de hielo.

    Otro que también me gustaba muchísimo era el Kriko, pero duró poco en el mercado. Ese era un polo de fresa recubierto de esos anisetes de colorines que crujen, pero debía ser la única que los comía.

    Y por último, mi favorito siempre fue el sandwich de nata, de hecho todavía me pondría a comer sandwiches y no pararía.

    • Todos esos helados tipo snack me dan no sé qué. Un helado tiene que ir empalado o amortajado en un cucurucho, no en una bolsa de cadáveres.

      El Kriko me pilló en una edad que el único hielo que probaba estaba en las bebidas alcohólicas.

      El sandwich de nata es el stormtrooper de los helados.

  7. yo recuerdo con especial cariño los popeye en aquella epoca en la que el palo llevaba premio y podías meter otro pedazo de hielo entre pecho y espalda gratis. Creo que todos tenemos un amigo o conocido a quien le tocaron varios seguidos, pero ¿alguno de vosotros lo vivio en sus carnes?

    • Muy cierto. Yo, como mucho, veía que le tocaba a mis primos. Y aún me jodía más cuando pillábamos los helados que me daban a elegir y, escogiera lo que escogiera, el polo premiado se lo llevaban ellos…

  8. beatriz Says:

    Pues no recuerdo de que marca era, pero a mi me gustaba “la bruja” un helado creo que de nata y chocolate, tenia una berruga de chicle de fresa (y el chicle sabia igual de los chupachus de kojak)

  9. Te vas a jartar, Has empezao por los grandes, frigo, el twister choc era bastante bueno, por cierto del de fresa ni me acordaba, eran los mas grandes y por lo tanto los que robaban los mejores helados del resto, el capitan cola era imitacion del colajet pero mas grande, por cierto el colajet era cola, piña y un recubrimiento en la punta de chocolate y junto con el dracula (vainilla con recubrimiento de hielo de regaliz y base de algo similar a la fresa)
    Camy, el nifty, grandioso ni me acordaba, casi lo pedia yo solo, no se si al principio o siempre el palo era chicle o como los palotes, siempre me ha encantado la vainilla. Duro competidor de frigo se dedico a especializarse con los extreme (conos con mas variedad de sabores) y despues a copiar a frigo, el pirulo era un twister de hielo mas largo y fino.
    Miko, con su mikolapiz (que mania de poner el nombre de la marca en sus helados) simplemente estaba copiando a los de avidesa, que eran de vainilla y chocolate, y fresa nata, helados de segunda, que de repente le dieron gran importancia a la marca siendo copiada como digo por miko que le quitaban terreno (miko era mas marca de tiendas que de bares, y avidesa le empezo a quitar los bares cutres y muchas tiendas) tuvieron estos helados de relleno de la marca un anuncio cuando avidesa empezo a crecer que era “dale vuelta a tu pirindola” que era el embolo de plastico con el que jugabas despues como una peonza, por cierto un verano pusieron de oferta que si salia el sello de la marca en la pirindola te daban un helado gratis, no habia nada peor que ver que se notaba por el otro lado, en un bar que me dejaban cogerme los helados a mi, me llegaba a comer 6 por noche al precio de uno (la comida del pobre, antes reventar que sobre) asi me aficione a los de nata y fresa por mezclar.
    Menorquina, eran mas que helados copones, destacaban por los de cucurucho que eran tremendos, y tan grandes como se veian en el carton publicitario, curiosos cuando menos, eso si eran caros, y despues sacaron los de baja estofa para competir con el resto y hasta ahi llegaron. Y0 tenia pegatinas y todo de la marca, el que tenian como negrito, era casi el doble que el negrito famoso, que cada año disminuia el tamaño
    Que grande el lido de dos palos, era de chocolate, lo recuerdas poco por la edad, eran evidentemente de la marca Lido que creo que luego fue absorvida por neiss que luego fue absorvida por … de hecho, creo que el colajet original y el dracula original eran de esta marca.
    Los mejores eran los pequeños de leche o chocolate. Me voy a comprar un helado, ta lue….

  10. paaulix Says:

    Alguien se acuerda de uno (no me acuerdo de que marca) que creo que solo estuvo un año y era más o menos redondo u ovalado, de hielo con sabor a naranja y limón (amarilo y naranja) que tenía un palo de plástico azul donde se sujetaba, y venía con otra tira de plástico que insertabas en un ranura y al sacarla lo hacías girar….

    • ¡Ostras!

      Pues no, no me suena ese helado giratorio (he estado fuera del mundillo en los últimos años). Lo siento, quizás algún otro lector pueda iluminarnos.

  11. Avidesa marca de segunda!!! quién es el iluminado que ha escrito este post??? Avidesa, gran marca donde las haya, de hecho fue la primera que Nestlé adquirió, por algo sería, los helados de hielo de Avidesa por más que los chupases, jamás pedían el color, como lo hacían los de otras marcas. El sandwich de nata de Avidesa lo más delicioso que podías probar, tanto por su nata como por su galleta, prueba de ello es que tras la fusión con Camy fue uno de los helados que perduraron, posteriormente con la fusión con Miko siguió ese helado, y ahora ya en los nuevos Helados Nestlé el sandwich de Avidesa es una de las mejores herencias que puedes encontrar.
    De otras cosas andaré más pillado, pero en helados llevo toda la vida, y cuando digo toda la vida es prácticamente desde que aprendí a andar y sobre este tema no hay nadie que pueda venir a darme lecciones, he tenido familia y tengo familia e incluso yo que hemos trabajado en todas las marcas importantes AVIDESA, CAMY, MIKO, FRIGO Y ROYNE (una castaña esta última).
    Frigo una gran marca de Unilever, que si bien fue puntera, en la actualidad ha perdido mucha fuerza, el motivo “los exclusivistas” y es que el exclusivista vela por el dinero, le da igual todo y llega a arruinarse, sin embargo Avidesa, Camy o Nestlé aún con exclusivistas, dió más fuerza a sus Delegaciones motivo que le hizo coger la fuerza que en hoy en día tiene esta marca.
    Royne, Casty, Menorquina, La jijonenca, etc etc. esas si han sido siempre las marcas de tercera.

    • Lo escribí yo.

      Avidesa es una marca “de segunda” bajo mi punto de vista de cuando era pequeño y lo que veía por los bares. Frigo y Camy me gustaban mientras que Avidesa me hacía menos gracia. Cualquier otra opinión es igual de respetable que la mía.

      Un saludo y gracias por el aporte.

  12. Yo también me acuerdo del Duo Lido, mi madre nos lo compraba a mi hermana y a mí porque le salía más barato, uno para las dos, y mi padre tenía la gran habilidad de partirlo en dos mitades perfectas. Y el Drácula, qué gran helado. Hace unos pocos días vi una caja de esos helados en el súper y la compré. Cuando llegué a casa y la abrí me llevé un chasco enorme. Eran pequeños, muy pequeños, y al comerme uno, puffffff, era casi todo vainilla y casi nada de fresa. Un timo. Ya no son los helados como los de antes. Qué pena!!!
    Enhorabuena por la entrada de los helados, me has hecho volver a mi tiernita infancia.

    • ¡Dios mío, alguien que probó el Duo Lido! Gracias por tu testimonio, de verdad.

      Los helados, como las series de nuestra infancia, no suelen envejecer bien.

  13. la casa avidesa antes fue marisa, en el que recuerdo el polo de chufa, delicioso, que nunca mas ninguna casa ha sacado este sabor, cuando salio el nifty, creo recordar que tambien salio de la casa camy el Pacha, eran 2 polos juntos, cada uno con su palo, pero pegados.
    de vez en cuando pruebo alguno de los clasicos, dracula etc,i,que aun se hace, y ya no son lo mismo, pequeños, llenos de conservantes, tienen otro bouquet, o a lo mejor es que yo al hacerme mayor, los encuentro diferentes, pero actualmente, la mayoria son bastante malillos, me decanto por los graneles.

    • ¿De chufa? ¡Qué fuerte! Eso si que nunca lo había oído…

      Gracias por el comentario.

      • Viendo el partido del Barsa y su segunda equipacion me he acordado del gran Camy Tropic y he acabado aqui. Gran pagina. Por cierto, yo tambien probe el duo lido, estaba bueno y que fuese de vainilla y cafe le daba un punto prohibido interesante. La marca era lido por cierto.

        Por otro lado, mi helado favorito no lo menta nadie, era el gran pacific de camy, cobertura de chocolate blanco y algo que crujia y helado de limon acido. Innovacion total. Si no habia pasta, nos ibamos al colajet.

        Y como anecdota, dire que solo me he dejado dos helados en mi vida y tan dudoso honor corresponde a la menorquina. Uno el sandy pop, un sabor dulzon infernal y el otro imagino que a nadie mas que a mi se le ocurrio pedirlo, inenarrable. Era de kiwi y era un polo de hielo de kiwi con unos trozos de kiwi escarchado/podrido intercalados. Absolutamente denunciable.

      • Pues nada, bienvenido, Zapp y gracias por comentar.

        El tema helados es complicado de investigar por la mencionada fusión/absorción de marcas (tampoco es que lo haga en mucha profundidad).

        A mí, el que me daba mucha rabia era el Twister Choc pero eso son más manías personales que porque fuera malo…

  14. ola tengo una tien da de comestibles en torrente es taria interesado en poner una nevera de e lados para la venta

    • Hola, amigo Víctor:

      me temo que te has equivocado de web. Este era un post nostálgico sobre los helados de la infancia y aunque menciono marcas no tengo ningún tipo de relación comercial con ellas. Tendrás que buscar las webs oficiales de Nestle, de Frigo o de los que prefieras.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: