EL CHISTE MÁS VIEJO QUE RECUERDO

En estos (malos) tiempos en los que vuelve a ponerse de (mala) moda contar chistes (malos) surgen programas como “El club del chiste” donde se junta a los cuatro graciosillos del momento (la diferencia entre un gracioso y un graciosillo es la misma que entre un listo y un listillo) a soltar paridas. Por supuesto, los pretendidos humoristas tienen todos acentos extremos (he oído a un andaluz demasiado sureño, a un gallego demasiado aldeano, una tía semi-buena intentando ser graciosa y a una aragonesa demasiado cazurra) aunque curiosamente no se ha vuelto a oír uno catalán desde los tiempos de Eugenio.
Me horroriza ver que la tendencia actual es contar chistes argumentalmente muy elaborados con un final flojo, lo que te deja un sabor de boca similar a la caca sosa. Lo de “no es el chiste en sí, es cómo lo cuenta” es arte de muy difícil dominio y al alcance de poca gente. Que la busquen o que no hagan el programa.


(aunque no haya nadie con vestido de volantes y peineta ni clones de Marianico el Corto, monos se quedan)

En cualquier caso, esto me ha traído a la memoria el chiste más antiguo que puedo recordar. Es de cuando tenía cuatro o cinco años así que ya os anuncio que no es ninguna maravilla. No obstante, el chiste cuenta con ciertas sutilezas argumentales que lo hacen, si no desternillante, interesante al menos (y es más de lo que pueden decir esos programas).

Empieza el chiste con Curro Jiménez que llega a un hotel buscando habitación con sus perros de caza. No cabe duda de que aquí tenemos un protagonista de lujo en una situación absurda (es parte de la gracia como en esos chistes de “entra un click de famóbil a un bar y se pide un café…“) y muy de la tierra con un subgénero propio aunque minoritario: los chistes de la Guerra de la Independencia (que por abreviar no contaremos aquí). El detalle de los perros, aunque extraño, es necesario para el correcto desarrollo de la trama.

Ojo también al detalle del recepcionista: ¡junta clientes de diferentes países en las habitaciones! Recordemos que en los 80 tempranos lo de los albergues cutres no estaba muy en boga y que por aquella época no se veían chinos a menudo. De hecho, apenas existían restaurantes y se contaban chistes de chinos como aquel de que algo blanco por fuera y amarillo por dentro era un chino envuelto en una sábana. Todo esto sin mencionar el hecho de meter a una jauría de perros en la habitación de un hotel, cosa que se hace impensable actualmente cuando existen incluso hoteles donde no se permiten niños.
El caso es que el bandolero no tiene problemas en compartir cuarto y se va a dormir con el chino. En mitad de la noche, los perros empiezan a ladrar y a meter bulla, cosa que impide dormir al caballero oriental (curiosamente, al señor Jiménez se la traen floja los ladridos: debe estar muy cansado después de estar todo el día luchando contra los franceses).

El chino monta en cólera y llama a recepción para quejarse. Tenemos aquí a un chino de los de pura cepa: amarillo como un limón, con sombrerito cónico y habla cambiando las “erres” por “eles” como en los tebeos de Mortadelo, detalle en el que descansa toda la responsabilidad de llevar a buen puerto el chiste. El caso es que protesta:

Y, ale-hop, se acabó el chiste. Nótese el pasotismo del recepcionista que no queda claro si se cachondea del chino o le ofrece una solución práctica para su problema (después de todo, no tiene forma de saber qué es lo que dice su cliente exáctamente). Teniendo en cuenta que no le ha importado meter a un bandolero y sus perros en la habitación del pobre señor, me inclino por lo primero.

Y es que en los ochenta la gente era de un racista…

Anuncios

13 comentarios to “EL CHISTE MÁS VIEJO QUE RECUERDO”

  1. Pues yo todavía me rio con esos chistes. El primero que me aprendí yo era el de:
    – ¿Eres negro?
    – No, es un lunar. (con acento cubano esta última parte)

  2. hermesh Says:

    Aunque el articulo en si no me gusta mucho… las viñetas son increíbles, muy buenas las caracterizaciones, me he reído mucho.

    • Era la intención: esto es como una película.
      Si el chiste (guión) fuera demasiado bueno, nadie se fijaría en los actores. Si es malo (como es el caso), se salva contratando caras taquilleras (y, no lo neguéis, la gente va a ver según qué cosas).

  3. Desde cuando los perros hacen “BAU” y no hacen “GUAU” como está mandao?

    • Hombre, pues ya hace tiempo. Es normal que si no estás en el ramo no te enteres de la evolución onomatopéyica de cada especie:
      El elefante, por ejemplo, antes hacía “Pweeeeeeet” y ahora es más de “Pwaaaaaa”.
      La langosta clásica de los Mortadelos hacía “Fluch, fluch” y actualmente se estila más “Tadak-tadak-flusp”.

      También es que tres letras (bau) ocupan menos que cinco (guau) y a efectos de simular escandalera con el paint, prefiero cantidad que calidad.

  4. Ayer contaron este chiste en el programa de chistes que mencionas, no digo más

  5. Jjajajaj! Molan un montón las viñetas 🙂

  6. Pues yo el primer chiste que recuerdo era de Eugenio…y habia tambien escopetas de por medio, porque era de cazadores que se peleaban por la propiedad de un pato muerto.
    En mi casa solo yo consideraba que Eugenio tenia gracia (aqui son fans de los Morancos), aveces pienso que de chica me cambiaron de cuna u algo en el hospital…

  7. Pues sí, el chiste es malo de cojones, pero lo salvan las viñetas.

    Gracias a Dios, el primer chiste que puedo recordar era de Eugenio. Yo lo destrozo, pero anda que no me descojoné ni nada cuando lo oí de pequeña…

    Increíble el comentario de Néstor.

    • Es lo que dice todo el mundo. Qué falta de sensibilidad y qué materialismo tan asqueroso, por Dios.

      Es un alivio. A mí este me lo contaron en la puerta del colegio.

      Para gustos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: