DOS AÑOS DESPUÉS (y V)

La marea de gusanos palpitaba y culebreaba con un sonido desagradable. La multitud de orcos guardó silencio unos instantes en callada expectación: ¿y si los cachorros se habían ahogado ahí debajo?

Su espera acabó pronto cuando en varios puntos del pantano emergieron varios cachorros cubiertos de gusanos y pegándose como si nada hubiera ocurrido. Los bichos añadieron un punto de emoción a la pelea porque muchos jóvenes orcos estaban conteniendo las arcadas, circunstancia que era aprovechada por sus adversarios.

Zachaon se incorporó y escupió una bola de gusanos. Vomitó la poca bilis que le quedaba y entonces vio una mano verdosa abrirse camino hacia la superficie junto a su cintura. Sin dudarlo un instante, la cogió y estiró para arriba.

-¡Tú, sabandija rastrera!-rugió en alto ofídico.

El alto ofídico era una lengua extinguida hacía milenios, la que había empleado la casta gobernante de los hombres serpiente. No estaba pensada para mandíbulas orcas y nadie la había oído en muchos siglos. Por eso, cuando uno de los cachorros más pequeños soltó un bufido silbante y empezó a dar golpes a otro, la multitud de orcos les jaleó con una ovación a la vez que los bombardeaban con puñados de gusanos.

-¡Hijo de una esclava mestiza!-rugió Zachaon sin advertir que ningún ser de aquel mundo podía entenderle-¡Esputo de carcelero ciego!

A pesar de la rabia que le inundaba, Zachaon se sentía sorprendido por aquel inesperado despliegue de energías mágicas que había logrado. Era vagamente consciente de que había logrado abrir una puerta hasta otro mundo y que por allí se habían colado todos aquellos gusanos. Tenía la sospecha de que no podría repetirlo.

-¡Bazofia de albañal!-la multitud le coreó (sonó algo como “jis jis”) mientras seguía profiriendo insultos que volvían a su mente después de tantos años-¡Ladrón de huevos!

En condiciones normales, el otro “Gusano” era un digno rival para él pero la ira había dado nuevas fuerzas y apostillaba cada uno de sus exabruptos con un puñetazo directo a la mandíbula. Notó que le dolían los nudillos justo cuando Gusano se tambaleaba. Echó hacia atrás su pequeña mano verde cogiendo impulso para derribar a su enemigo cuando un bramido retumbante como un trueno le congeló en el sitio a él y a todos los presentes.

Un masticador.

El masticador se contaba entre los depredadores más peligrosos del pantano si no el que más. Los orcos del pantano lo respetaban con cierto temor (aseguraban que supersticioso, más que nada, porque no tenían una palabra para “genuino”) ya que el jefe Cabeza Enferma aseguraba que era una mezcla entre un dios, un árbol y un espíritu maligno (aquel día sí que se pasó con las bayas juju) y que si le irritaban los ojos de todo el que lo viera se convertirían en heces de garza. La tribu tenía por costumbre ahorrarse problemas y no cruzarse en su camino jamás. Lamentablemente, el depredador gigante de patas como árboles y acerados dientes tenía unas ideas muy distintas sobre qué le convenía y qué no e irrumpió en mitad del rito orco de iniciación sin ningún tipo de respeto.

Cau (cabezón) y Nug (mancha) eran hermanos. Eran jóvenes y fuertes y tenían grandes posibilidades de progresar en la tribu si sobrevivían al Ferg Maaj. Llevaban un buen rato intentando matarse cuando se vieron sepultados en aquel mar de gusanos. Cuando lograron asomar las cabezas, lo primero que vieron fueron las fauces de un masticador abiertas sobre ellos dispuesto a darse un banquete de gusanos con carne.

El resto de la tribu salió corriendo. Aquel año dieron un aprobado general a los cachorros.

Anuncios

6 comentarios to “DOS AÑOS DESPUÉS (y V)”

  1. La de veces que habre aprobado yo de esa manera (bueno: sin masticador ni gusasnos, pero casi…).
    Que grande eres Gabriel!

  2. Buena tio, pero eso de “(y V)” indica que pasaran meses hasta que sepamos más sobre estos individuos, eso ha sido lo peor de la historia. Jeje

    • En realidad tengo pensada más historia. Con el ritual este se me fue la mano y acabó durando más de lo previsto pero tranquilo que habrá más.

      Digamos que hasta aquí llega el arco argumental…

  3. Pues casi la mitad de mi espediente academico es aprobado general por caos (bueno mi vida se divide en historias por caos e historias subrealistas), pero para juntar pantano con insectos y golpes hay que remontar a mi tierna infancia.

    Llamalo introducción, arco argumental a lo que quieras, pero te estas quedando de lujo, ya ni echo de menos a las “locas hormonadas” de saint seiya

    • El aprobado por caos es aprobado. Y es mejor aprobar que suspender.

      Gracias, gracias. A mí me parece un poco Deux Ex Machina pero no se me ocurría nada mejor: que una pelea de niños en un mar de gusanos se vea interrumpida por un dinosaurio carnívoro debería ser suficiente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: