LOST & LOSERS

“Quien con niños se acuesta, pederasta”
“Mal de muchos, epidemia”
(Mi padre y yo no tenemos precio haciendo refranes)

Este domingo pasado me dolía la rodilla y no quería forzarla. Estaba en casa de Chabito y decidí coger el tren de cercanías hasta la mía (ya he hablado de él en otra ocasión). Lo malo es que me confundí de tren: ¿cómo iba a saber yo que en una estación de cercanías también paraban los trenes borregueros de ir a pueblos?


(¿os dais cuenta de lo complicado que es perderse en una línea así?)

El caso es que lo pensé y todo: “Qué cutres somos, ya han cambiado el tren nuevo y guay por un canfranero roñoso” pero no me di cuenta de dónde estaba hasta que llevaba veinte minutos sentado entre abuelas, inmigrantes y gente diversa.
Acabé en Fuentes de Ebro, a sus buenos 30 kilómetros de Zaragoza en una estación perdida en mitad del campo (menos mal que un señor muy amable me llevó hasta el pueblo porque allí en medio nadie habría encontrado mi cuerpo). Y menos mal que mi compi de piso (sí, el del bigote de mis paints) pudo venir con su chica a recogerme porque si no, sigo perdido en medio de la nada.

Ha sido un fin de semana peculiar porque hemos tenido monólogo en el mismo bar donde me empezó a doler la rodilla y, después de una actuación llena de risión y ovación (para que vayáis despreciando mis chistes del CAP), se nos acercó un individuo tambaleante para decirnos que nuestros monólogos eran de un machista subido. Que esto te lo venga a decir un tío con anillo de casado al que probablemente enviaba su mujer (al bar a que no estorbe porque mujeres ninguna vino a decir nada) como que no es algo muy trascendente (aunque tomamos nota: el GAP siempre está atento a las críticas que le dice el público) lo flipante vino después cuando el lugareño se nos acercó tambaleante y nos soltó algo parecido a esto:

Yo y este hemos visto OVNIs (…) estábamos en un bar jugando al guiñote (…) yo iba a cantar las cuarenta cuando por la puerta entró un marciano verde con orejas de trompeta. (…) El marciano se pidió un carajillo de coñac y preguntó cuánto era (…) doce euros. Oiga, usted no es de aquí, ¿verdad?

Si esto fuera una novela de misterio, los desvaríos de este borracho estarían llenos de pistas inquietantes sobre alguna terrible amenaza alienígena. Sin embargo, detalles como el carajillo y su precio de turista, las orejas de trompeta y lo de identificar al extraño directamente como un marciano dejaban bastante claro que aquel individuo simplemente estaba como una cuba.

¿Qué más me puede pasar? Se aceptan sugerencias porque a mí todo esto me parece que sigue un patrón… (debo dejar de leer tanto Batman porque me estoy volviendo paranoico).

Anuncios

Una respuesta to “LOST & LOSERS”

  1. Nosotros lo dejamos bien, de camino debió de embriagarse con el aire radiactivo de Zaragoza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: