DESPUÉS DE LA TORMENTA (I)

Las hordas de demonios retrocedían hacia los páramos. Aunque su número era todavía muy grande habían sido forzadas a retirarse tras una sangrienta batalla.
Empezaba a anochecer y a nevar. El campo de batalla había quedado cubierto por una alfombra de cadáveres mutilados, sangre, barro y armas rotas que los copos blancos empiezaron a tapar. El Valle del Alfanje Sangriento sobreviviría pero a un precio terrible.

En lo alto del templo de Baal dos figuras envueltas en capas de pieles andrajosas observaban la retirada del enemigo en silencio. La mirada de los dos revelaba agotamiento del que sólo se siente cuando has bajado hasta las puertas del infierno a jugarte la vida y has vuelto para contarlo.

-Maldita sea, fue por mi culpa-se lamentaba uno de ellos, una bestia pantera llamada Beherit-Llegué demasiado tarde y no pude evitar que ese monstruo liquidara a la bestia lobo.
-Hiciste lo que estuvo en tu mano, compañero-la mano de Shuma el Zorro le apretó el hombro-Al menos, encontró una muerte digna en combate y ahora su atormentada alma podrá descansar en paz.
-Pero todo el mundo piensa que yo eliminé a Sunfo y eso no es cierto-continuó Beherit escrutando el horizonte-Fue aquel berserker, Malm-Khârn quien lo hizo…
-¿Berserker?-repitió Shuma con asombro-Entonces, la banda de guerreros que te acompañaba…¿Te uniste a una partida de guerra del caos?
-¡No tuve elección!-contestó bruscamente la pantera-Eran demasiados para mí y no estoy seguro de que hubiera podido enfrentarme al hermano de Ruag-Malm. Y, qué demonios, están casi todos muertos o se han largado.
-Claro, claro-el tono de Shuma era conciliador-Además, su intervención fue decisiva. No habríamos podido vencer a la hueste de la Reina Negra sin ellos. Hay métodos…

Inconscientemente, su delgado dedo índice acarició una bolsa de piel que llevaba colgada de la cintura. La bolsa tenía la forma rectangular de un libro, un tomo de conocimientos arcanos que ambos conocían bien: el Grimorium Horribilis.

-No me metas en tu mismo grupo, zorro-gruñó Beherit con desprecio-Yo sirvo al Santuario.
-Yo también-sonrió Shuma-Viajamos hacia el mismo lugar pero nuestros caminos son diferentes. O quizás ya no tanto…
-¡Maldita sea, yo no….!

Les interrumpió la llegada de Bob el Sacerdote. La bestia lobo de piel blanca tenía aspecto de no haber dormido en toda la noche.
Había estado atendiendo heridos tanto de Zimrith como de Graipau. Él y sus clérigos habían ayudado a relajar las tensiones entre los dos reinos vecinos con las palabras: “Si alguien derrama una sóla gota de sangre en mi templo juro por Baal que le empitono las tripas“.

-Buenas noches, guerreros-saludó con voz fatigada-¿Hace suficiente frío para vosotros aquí?

Los dos caballeros le saludaron con una inclinación de cabeza. Beherit fue el primero en hablar:

-¿Cómo está?-preguntó señalando con un gesto al interior del templo.

La bestia lobo arrugó el hocico con preocupación. Cruzó los brazos sobre el pecho antes de contestar.

-Mal-dijo por fin-Fue herido gravemente en la batalla y parece que ya sufría algún tipo de dolencia. Además, el Largo Invierno nos ha debilitado a todos y es imposible saber si saldrá de esta. No ha recuperado la conciencia todavía.
-¿Vivirá?-preguntó la bestia zorro.
-La voluntad de los dioses puede ser cruel-Bob suspiró con resignación-He hecho todo lo que he podido por vuestro amigo. El resto depende de él.

Anuncios

2 comentarios to “DESPUÉS DE LA TORMENTA (I)”

  1. Xetegol Says:

    Saludos!!! Hacía tiempo que no pasaba por aquí.

    Cuando he empezado parecía una historia de orcos… luego han salido bichos raros y me he entristecido fugazmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: