MÁS HISTORIAS DE TERROR PLAYERO (II)

El desvío hacia la ermita estaba justo detrás de una enorme encina que lo tapaba.

-El caso es que el tío llega a su casa hecho un Cristo-continuó Sebastián tomando el desvío. La carretera era estrecha y de un solo carril-Vive con toda su familia: la mujer, el hijo mayor, la hija y un hijo pequeño de tres o cuatro años.
-¿Y qué les pasa?
-Nada. El tío está cubierto de picaduras que no se le ven ni los ojos y lleva la cabeza de arcilla en una mano. Deja caer la cabeza junto al hijo pequeño y se muere en la puerta de su casa delante de su mujer.
-¿Y el crío coge la cabeza?-preguntó Juan.
-Por supuesto, es un tópico del género-sonrió Sebastián-Por cierto, espero haber acertado con la carretera ahora.

Juan miró a los lados del camino que estaban cubiertos de espesas matas de zarzas. Asintió.

-Sí, desde luego tiene toda la pinta de que se utiliza poco-dijo-Pero sigue, hombre, sigue: contar películas de miedo en un sitio así es de lo más apropiado.
-El caso es que entierran al padre-continuó Sebastián-Todos lloran pero ya en el entierro se ve al chavalín jugando con la cabeza de arcilla.
-Mal rollo-apuntó Juan.
-Mal rollo-coincidió Sebastián-Luego se ven una serie de planos con el niño corriendo de aquí para allá con la cabeza en brazos, jugando en el suelo con la cabeza al lado mirándole y otras cosas. Y sí, da mal rollo.
-¿Y quién muere a continuación?-preguntó Juan.
-Mierda, esto no tiene salida-masculló Sebastián pisando el freno.


La carretera se había transformado en un camino que terminaba en una ermita vieja y abandonada. La explanada estaba rodeada de zarzas que poco a poco habían tomado posesión del lugar. Una bandada de pájaros asustados por el ruido del coche salieron volando desde la ermita.

-Recuérdame no tomar un atajo nunca más-gruñó Sebastián maniobrando para dar la vuelta de nuevo.
-¿A quién coño se le ocurre?-Juan miró al techo-Anda, sigue con la historia porque tenemos para un rato.
-Será lo mejor-Sebastián suspiró hondo-Iba por lo del crío con la cabeza, ¿no?
-Sí, ¿a quién le toca morir ahora?-preguntó Juan.
-Bueno, un día la madre está de luto preparando la comida. Coge una gallina del corral y le corta la cabeza sobre una tabla con un cuchillo de carnicero-continuó el conductor-Aunque le dice que se largue a la calle, el crío merodea por allí viendo cómo su madre trocea a la gallina.
-Y la madre se distrae y se corta los dedos-concluyó Juan señalándole con el dedo.
-Equilicuá-sonrió Sebastián-Más que eso: se corta la mano entera. Y claro, la mujer empieza a chillar y a sangrar por toda la cocina.
-Y muere-apuntó Juan.
-No-contestó Sebastián-La tía bracea por toda la cocina chorreando sangre. La verdad es que visto en retrospectiva el efecto es cutre de cojones pero si la ves de crío te da mal rollo porque mancha la ropa tendida, tira los platos por el suelo, se cae ella y acaba toda despeinada y con el pelo ensangrentado.
-Y seguro que se cae sobre los cuchillos y se los clava-apuntó Juan.

Llegaron al cruce de la carretera general. No se veía un alma. Sebastián miró a ambos lados antes de continuar.

-Tampoco tanto, hombre, sólo se queda desangrándose en el suelo de la cocina con el niño que la mira y lleva la cabeza en las manos-Sebastián hizo una pausa-Entonces llega el hijo mayor y la intenta llevar en coche al hospital. Va conduciendo como un loco por caminos desiertos intentando llegar a la ciudad.
-Vamos, como nosotros-Juan escudriñó los matorrales de al lado de la carretara. Sólo nos faltaría que nos saliera un niño con una cabeza de arcilla.
-Al hijo mayor lo que le sale es su hermana en medio del camino-contestó Sebastián-Mientras la madre se desangra, salen unos planos de que a la chica la persiguen unos perros negros por el campo. Sale al camino y el coche del hermano se la lleva por delante. Entonces el hermano empieza a gritar, se sale de la carretera y se cae por un barranco. Aquí el efecto también es supercutre porque el coche está ardiendo antes de tocar el fondo y se ve que los ocupantes son muñecos guarros.

-Joer-murmuró Juan-Y la hija pequeña muere, claro.
-No del todo: se queda tirada en medio del camino y entonces la alcanzan los perros negros-miró un instante el aire acondicionado y giró la rueda para subirlo un grado-Se la comen mientras chilla como una loca, lo normal.
-¿Y el hijo pequeño? ¿Mirando desde lejos?
-Bueno, aparece en un momento dado y los perros le ven y se van corriendo. Entonces se acerca a su hermana, que aún está medio viva, y la remata con una piedra en la cabeza.

-¡Joder con el crío!-exlamó Juan-¿Y pasa algo más? Ya ha muerto toda la familia, ¿el crío la palma?
-Hay un fundido en negro y luego se ve la casa, se supone que mucho tiempo después-Sebastián hizo girar la mano para indicar el paso del tiempo-Llega un cartero a traer unas cartas y se encuentra la puerta abierta. Dentro está oscuro y se encuentra al niño sentado en el suelo de espaldas a él frente a un montón de trastos puestos como si fueran un cuerpo con la cabeza de arcilla encima.
-Guau-murmuró Juan con una mueca de disgusto-¿Y el crío está vivo?

Sebastián guardó silencio, más por leer un cartel al lado de la carretera que por querer crear tensión.

-No le contesta cuando le habla-dijo por fin-Al final, le toca y el crío cae de espaldas con cara de estar muerto y de repente le empiezan a salir avispas por la boca. Las avispas atacan al cartero y la peli acaba con un plano de la casa abandonada mientras se oyen los gritos del pobre hombre que…
-¡Cuidado, coño, que te saltas otro desvío!

Anuncios

4 comentarios to “MÁS HISTORIAS DE TERROR PLAYERO (II)”

  1. Muy divertida en estos ratos de monzon isleño 🙂
    Plas plas plas
    Escribe para mi escribe para mi

  2. Pues a mi me dio bastante mal rollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: