SI YO FUERA RICO…

“Cuando te preguntan por qué estás en esto sueles contestar: por la aventura y la pasta. Pero la aventura pierde sabor así que sólo te queda la pasta”
(El Escarabajo, supervillano de medio pelo)

Todos hemos fantaseado alguna vez con la posibilidad de estar más favorecidos económicamente para poder comprarnos tal o cual cosa. “Si yo fuera rico me compraría todos los DVDs del mundo“, “Si yo fuera rico bebería cubatas de los caros en lugar de esta mierda de calimocho“, “Si yo fuera rico haría unos viajes que para qué…“. Algunos van un paso más allá y lo sueñan directamente: en Monzón me hablaron de una señora que soñó que le tocaba la lotería… y se lo gastaba todo y volvía a ser pobre (la misma que me contó la historia de un tío que tenía un chimpancé en el jardín que aprendió a reventar parabrisas a pedradas)…
Pero no es el caso: seguimos siendo unos pobres miserables que sudamos sangre para llegar a fin de mes (o no, pero tampoco esa es la intención de este post). Por el placer de especular, vamos a suponer de verdad que somos ricos: ya hemos hecho los deberes en cuanto a nuestros deseos mundanos y hemos obtenido todo lo que queríamos, hemos tenido el mejor sexo que el dinero puede comprar, solucionado nuestras vidas y las de otra gente. Pero, claro, al final nos aburrimos. O supondremos que nos aburrimos.

Para darle un poco de salsa a nuestras vidas, vamos a especular con lo que podemos obligar a la gente a hacer por dinero. No hay problemas de crédito: todo el mundo tiene un precio y nosotros podemos pagarlo. Lo que viene a continuación es una lista de cosas que podemos pedirle a la gente poniéndoles un buen fajo de billetes delante. La moralidad, Dios y la ley no van a intervenir: estamos forrados. Y la gente no va a sentirse tentada de coger el dinero y correr por la misma razón: estamos forrados y será peor resistirse.

-Toma este dinero. Quiero que te acerques al guardia de los parquímetros y le empieces a dar bolsazos gritándole “Fascista asesino, tú mataste a Francisco José” cuando esté delante de una terraza atestada de gente.

-Toma este dinero. Quiero que cojas todo el temario de las oposiciones de tu novia, lo quemes encima de su cama y que cuando vuelva a casa intentes convencerla (en todo momento con una sonrisa de oreja a oreja escalofriante) para que se meta en un convento de monjas porque la religión es una salida mucho más viable.

-Toma este dinero. Quiero que vayas a ese puesto de sandías dirigido por inmigrantes, las tires rodando cuesta abajo al grito de “¡Tranquilas, amigas sandías, el deporte os hará libres!“.

-Toma este dinero. Aquí, mi amigo el cirujano plástico va a (elegir una o varias de estas) A) cambiarte las manos de brazo, B) ponerte las orejas en las mejillas, C) coserte la boca al culo de aquel señor…

-Toma este dinero. Quiero que entres en esa piscina pública sin pagar y orines sin manos sobre los niños de la piscina infantil con los brazos en alto, los dedos en V de victoria y mirando al cielo con la boca abierta.

-Toma este dinero. Quiero que te comas este paquete de folios paseando entre los coches de un semáforo en rojo.

-Toma este dinero. Quiero que te rapes la cabeza al cero y que con el pelo hagas caramelos. Tienes que ir a la puerta de un colegio y conseguir que los niños se los coman (por la fuerza está bien). Si alguien te dice algo, dile que peor sería follártelos.

-Toma este dinero. Quiero que vayas a esa tienda de kebaps, compres cincuenta, los metas todos en una bolsa de basura, te tomes diez cafés y te vayas a la playa a venderlos gritando a la gente al triple de su precio.

-Toma este dinero. Quiero que seduzcas a esa abuela delante de las amigas de tu novia gritando “¡Te quiero!” cada dos minutos. Y cuelga las fotos en el facebook.

-Toma este dinero. Quiero que entres a esa mezquita disfrazado de Hitler a hacer air-guitar con un jamón serrano gritando que te mandan los del 15-M.

-Toma este dinero. Quiero que vayas a una guardería a intentar comprar un niño.

-Toma este dinero. Quiero que vayas al aeropuerto a vender los collares y pulseras que le vas a comprar a ese señor que los vende por las terrazas. También debes llevar esta bolsa con polvos de talco (de verdad que son polvos de talco pero dentro hay un cuchillo jamonero).

¿Y bien? ¿Qué se os ocurre a vosotros? ¡No hay límites de dinero o moralidad!

Anuncios

4 comentarios to “SI YO FUERA RICO…”

  1. Soy una persona de gustos sencillos y odios vulgares:

    Que iker Casillas y sara Carvonero entren en gran Hermano y él tenga que raparle a ella la cabeza mientras duerme (Sara estaria guapa de todas las maneras, pero ohhh, como me encantaria ver su cara al dia siguiente)

  2. ¡Tú! Compra todos los rebaños de ovejas del país y trashuma incesantemente por el camino de Santiago. Una vez sembrado de mierda el camino, compra todos los panales de abejas y repártelos de manera equidistante a lo largo del susodicho.

  3. Está claro que, por mucho que piense, no se me va a ocurrir nada mejor que lo de las sandías.

  4. EL de la piscina es sublime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: