SUEÑOS DE TRES NOCHES DE VERANO

Será a causa del calor que llevo tres días seguidos desbarrando en sueños. Por A o por B, en todas las ocasiones me he despertado (a las doce del mediodía, que es verano) con alivio y sudores fríos:

PRIMERA NOCHE: Se me informa en una ambientación como de instituto (oh, no, el CAP otra vez) que la novia de un amigo (la llamaremos Escila para no herir susceptibilidades) está loquísima por mí. Rehuso amablemente el dato indicando que yo ya tengo pareja y que me va muy bien a lo que mi interlocutor insiste en lo muchísimo que me adora Escila. Me dejó hasta mal cuerpo.

MORALEJA: La cabeza fría y los pies calientes.

SEGUNDA NOCHE: Posiblemente influido por mis últimos viajes intercontinentales, en este sueño me casé como quien no quiere la cosa con una hindú refugiada por no sé qué gaitas de conseguirle los papeles o algo así. El caso es que incluso en el sueño pensaba que a lo mejor había obrado un poco a las bravas casándome sin más con una tipa de otro país a la que ni siquiera conocía y empezaba a agobiarme (y no poco) con el asunto. Cuando acudía a ver a mi “esposa” en mi coche, la hindú resultaba ser un tío (¿veis el problema de casarse con gente que no conoces?) con un bate de béisbol (esto, con un noviazgo como Dios manda, tampoco me habría pasado). Para más inri, el fulano intentaba robarme el coche con lo que acabábamos a tortas (ya que no es estrictamente violencia de género puedo añadir el detalle de que le metía los dos pulgares en los ojos).

MORALEJA: Cásate sólo si quieres y sólo con quien quieras

TERCERA NOCHE: Estaba yo con alguien más (llamémosle Kilimanjara) y nos encontrábamos con cuatro amigos policías. No sé si por gastar una “broma” o por una apuesta idiota, el caso es que Kilimanjara me calentaba la cabeza para que diéramos una paliza a uno de los colegas de uniforme. Y lo hacíamos alégremente. Lo malo es que luego vienen los cargos de conciencia por haber sacudido a un amigo (no digamos uno madero) y también una multitud que se congregaba a nuestro alrededor (uno de ellos, Instrucciones de la Aspiradora, llevaba una inesperada khipa hebrea) hablando de venganzas, multas y condenas mientras yo pensaba que a lo mejor se nos había ido un poco la mano con la broma. También me he despertado suspirando de alivio.

MORALEJA: No des palizas a la gente si no estás muy seguro de ello.

Anuncios

4 comentarios to “SUEÑOS DE TRES NOCHES DE VERANO”

  1. Me gusta un montón todo el tema de los sueños por lo de bucear en el subconsciente. Te daría otra interpretación (la de verdad, XD) pero creo que prefieres la tuya.

  2. Fascinante. Me quedo con el segundo sueño, que me parece el más de coña. Aunque el de la paliza tiene su punto, especialmente si “Instrucciones de la Aspiradora” es quien creo que es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: