ATAQUE TIRÁNIDO (I)

NOTA: Esta historia la escribí para un foro y me parece propia. Está ambientada en el universo del Warhammer 40.000 pero es lo bastante básica como para que se entienda: basta saber que los tiránidos son unos monstruos alienígenas que devoran la materia orgánica zampándose planetas en el proceso. Los guardias imperiales son soldados humanos futuristas bastante normales.


El primer indicio que tuvo el sargento Kabax de que los tiránidos atacaban fue una horrible cosa voladora que entró por su ventana reventando los cristales. Se incorporó de un salto notando como el corazón le subía a la boca antes de que el entrenamiento le hiciera rodar a un lado, coger la pistola de encima de la mesilla de noche y disparar sobre el horror de alas coriáceas que aleteaba espasmódicamente sobre los restos de su escritorio.

El estampido de la pistola le devolvió a la realidad. Empleaba un viejo modelo de su mundo natal porque nunca le había terminado de convencer la tecnología láser. La Luna Carmesí de L-665 donde se había criado era un pequeño planeta cubierto de densas junglas de vegetación roja. Sus habitantes eran feroces guerrilleros que combatían entre sí por los pocos recursos minerales del planeta en medio de un infierno de colonias de insectos sociales del tamaño de una vaca. El único interés que el Imperio tenía en la Luna Carmesí eran los feroces regimientos de soldados selváticos de uniforme rojo que se habían batido el cobre por la humanidad en los peores teatros de jungla de la galaxia. De no ser por los malditos catachanos que acaparaban toda la fama, los Guerrilleros Carmesíes podrían haberse labrado un nombre como soldados de mundo letal.

Kabax se acercó despacio a la criatura apuntándole con la pistola. No se movía pero con aquellos bichos nunca podías estar seguro. Kabax tenía motivos para desconfiar de los tiránidos porque eran viejos enemigos. Él y su regimiento, el XI de la Guerrilla Carmesí habían sido destinados junto a innumerables ejércitos imperiales al sector Denebola para detener el avance de la Flota Enjambre Talakur, una (esperaban) escisión de la Flota Leviathan. Los tiránidos habían resultado ser más numerosos y astutos de lo esperado y muchos regimientos de la Guardia Imperial habían resultado diezmados. Kabax y los restos de su regimiento habían sido enviados a Narbundus II como parte del Regimiento de Restos 31, una amalgama de ejércitos cuyo porcentaje de bajas era demasiado elevado como para mantenerlos en el frente. Reagrupando a los soldados supervivientes de multitud de regimientos, el alto mando disponía de una fuerza de refuerzos móvil para emplear donde más se necesitara.

El tiránido tenía dos enormes alas parecidas a las de un murciélago. Alrededor de su cuerpo se iba formando un charco de líquido púrpura mezclado con babas. Kabax golpeó a la criatura con su bota para comprobar que estaba muerta. Se asqueó al examinar su cabeza bulbosa y sus miembros quitinosos. Malditos bichos, murmuró.

Entonces cayó en la cuenta de que un tiránido nunca estaba sólo por mucho tiempo. Se puso tenso de repente: llevaba dos meses de guarnición en Narbundus II y la falta de acción había embotado sus afilados instintos de guerrero de la jungla. Se dio la vuelta y corrió hasta su ventana destrozada.
Amanecía. Varias formas negras demasiado grandes para ser pájaros daban vueltas sobre el fortín.

Anuncios

2 comentarios to “ATAQUE TIRÁNIDO (I)”

  1. No me solían gustar estas historietas tuyas… pero mira tú por dónde, está sí. La que se les viene encima a los pobres.

    Si hoy tuviera que elegir ejército en WH40K, me quedaría con la guardia. Los únicos vulnerables a las granadas frag!

    • Ya verás, ya, que la historia tiene su miga (y hasta justificaciones científicas). Pero calma, que durará un huevo de partes.

      Guardia llevo yo y, créeme, son duros de llevar (cambio radical porque los tiránidos estaban tirados de manejar). Qué asco de atributos, de disparos y de todo. Será que llevo pocos tanques… Hoy, precisamente, hemos jugado una partida después de muchos años sin tocar las miniaturas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: