¡OPERA TU FIMOSIS!

“En otra ocasión, el Manolosky sufrió un desagradable desgarro en la polla intentando dar por el culo a la amante de turno. Puesto que si su mujer le veía los puntos iba a armarse la gorda, el tío decidió aguantar un par de días con la polla hecha un cristo y emborrachar a su mujer. Una vez bebida, se la llevó a la cama y pretendió sodomizarla, fingiendo a continuación un desgarro en la polla y yéndose ambos a urgencias por la puerta grande. Con dos cojones.”

(www.warbriel.info, The Great Manolosky)

Hoy vamos a hablar de pollas. De pollas averiadas, además.

A pesar de ser una parte de nuestro cuerpo como cualquier otra, los genitales son un tabú social de tres pares de narices. Cualquier alteración en ellos supone una lacra social o, al menos, un tema incómodo de tratar. A nadie le importa hablar de sus empastes, de su miopía o de sus rótulas pero es improbable que nadie hable de un solitario grano que le ha salido en un testículo.

Pero esas cosas pasan: la gente (tranquilos todos, hoy no daré ni seudónimos) folla como loca y se rompe la polla (lo he visto). Se la arreglan en plan chapuza, vuelven a follar y se la rompen de nuevo (también lo he visto). Otros, como el que suscribe y unos cuantos más que prefieren callárselo, nacen con la polla en estado, digamos, operativo pero problemático y toca pasar por el quirófano adquiriendo lo que se conoce como “pilila hebrea“, “polla-seta“, “escopeta de cañón recortado“, “ariete calloso“, etcétera.

La fimosis, que es el tema que nos ocupa (por si alguien no lo había pillado) es una malformación congénita del prepucio, o sea, un exceso de cobertura para un capullo integral (tal cual los Iphones). Como enfermedad venérea que es, la fimosis es altamente contagiosa y salta de unos hospedadores a otros con sorprendente facilidad. Si no se trata a tiempo, es mortal en el 70% de los casos, provocando lo que se llama “deflagración uterina” en mujeres (vistoso pero mortal) y “necrosis de la tranca” en varones. Es feo de ver todo esto…

Por suerte, la fimosis se puede curar con una sencilla intervención quirúrgica en la minga. Con dos o tres cortes aquí y allá y medio metro de hilo de suturar, nuestro amiguito estará preparado para el combate, eso sí, después de un post-operatorio desagradable como pocos. Para dicha intervención, el paciente permanece consciente y apenas nota nada gracias a la anestesia parcial. También tienen la decencia de ponerte una cortina delante de la cara para que no veas lo que le está pasando a tu cosita de mear. Por supuesto, una situación así es terreno abonado para el anecdotario (todas las siguientes experiencias son reales):

-Que los cirujanos te pregunten de qué equipo eres justo antes de emprenderla a cuchilladas con tu minga.
-Que oigas decir “¡No, coño, por ahí no!” a uno de los cirujanos y que el otro replique “Esto lo arreglo con dos puntos”.
-Que te apoyen una mano ensangrentada (con sangre no ya tuya sino de tu polla) al lado de la cara a mitad de faena.
-La impresión que te da la primera vez que ves a tu coleguita después de la intervención: nefasta.

El post-operatorio de una de estas cosas no es moco de pavo: estamos hablando de que el conducto de mear está forrado de alambre de púas (vale, hilo de suturar reseco y ensangrentado), un vendaje lo oprime más de lo que tú lo has hecho nunca (y los hombres tenemos momentos muy… muy momentos) y las labores de mantenimiento interno tales como mear o tener erecciones están sazonadas con un dolor endemoniado por no hablar de grandes dificultades (ante la escasa precisión del chorro, yo me veía forzado a mear en la bañera). No hablemos ya de hacernos una saludable paja que es de esas cosas que ya pueden esperar una buena temporada (eso sí, el “reencuentro” es de esas sensaciones que no olvidas).

Por si todo esto fuera poco, las saludables formas de nuestros genitales no están para tirar cohetes. Un recién nacido no es ni la mitad de asqueroso que una polla recién operada. Además, sangra con frecuencia por la cantidad de heridas recientes que tiene y debes llevarla envuelta en gasas. Mi primera noche sin prepucio fue bastante pesadillesca porque por la tele echaban “Tiburón III” y ver tanto desgarro y tanto mordisco no me sentó nada bien. Y además, visitas de la familia a preguntarte por la polla. Casi nada.

Eso sí, al final vale la pena ya que el premio a tanto sufrimiento es un descomunal cacharro de cuarenta centímetros, duro como una roca y con habilidades tan interesantes como abrir latas de sardinas.

Anuncios

15 comentarios to “¡OPERA TU FIMOSIS!”

  1. El hobbit de judea Says:

    No ha sido gran cosa, salvo por un pequeño detalle: ¡No todo el as de bastos estaba anestesiado!
    Asi que cada vez que tenian que urgar, cortar, punzar y demas por esa zona, veia las estrellas.

  2. Animaaaaal, yendose es con Y no con LL

  3. carlosalbert Says:

    …y con la pielecita sobrante de la operación, te puedes hacer una billetera la mar de molona…
    Que viene ideal para ofrecerla, en mitad de una acalorada discusión, al grito de: Anda y tócame la polla!!

  4. Trikikov Says:

    Ya estamos haciéndole fintas a la Selección Natural…Si un tullido mutante con un prepucio como un vestido de novia debe morir en una divertida gangrena, que muera. Así sólo conseguimos que a la larga millones de seres tengan fimosis y todas esas toneladas de prepucio tienen un coste energético muy alto para el planeta (crearlo, mantenerlo, transportarlo…).
    Creo que por pura conciencia ecológica, todos esos retoños deberían ser ejecutados al nacer.

    • Yo el primero, en realidad. Sin embargo, el cruel destino me negó la posibilidad de morir de una forma horrible (en esa ocasión) y me abrió las puertas de mi vida sexual (lo que abre posibilidades aún más inquietantes).
      Y estoy de acuerdo, todo el que practica la circuncisión debería ser… (inserte aquí su comentario de mal gusto).

  5. “Pero esas cosas pasan: la gente (tranquilos todos, hoy no daré ni seudónimos) folla como loca y se rompe la polla (lo he visto). Se la arreglan en plan chapuza, vuelven a follar y se la rompen de nuevo (también lo he visto).”

    De este párrafo deduzco que de profesión eres juez de polvos y no haces más que ver cómo la gente se lesiona follando (a lo que tú, sin duda, soltarías un “maaaaaaaal”.)

    Cuida con la información que das, que el día menos pensado te denuncia algún cretino por operarse de fimosis en su casa con una navaja y ver que en vez de crecerle la polla hasta 40 cm y obtener material para una cartera nueva lo que tiene es un chandrío del quince y muchas ganas de matar.

    Siempre se aprecia un post de pollas, por cierto.

    • Naturalmente que me dedico a eso. Tengo el dedo de señalar y criticar dolorido de tanto usarlo. Lamentablemente, mi síndrome de Casandra (o sea, tener razón, saber la verdad y que ni Dios me crea) hace que las pollas hagan catacraker cada dos por tres. Que no piensan, coño.

      Precisamente en una serie que veía, Nip&Tuck (de cirujanos plásticos, ahí es nada), el hijo del prota decidía circuncidarse a lo macho en su cuarto gracias a las indicaciones de una web de “autocircuncisión” a base de vino y tijeras. Dejaba un mal cuerpo que para qué…

      De nada. Es puro márketing.

  6. No he podido evitar buscar autocircuncisión en el google y esto es lo que he obtenido…

    http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20091111133823AAs7Quv

    Maravilloso!

    • Ggggg. Y menos mal que se desaconseja. Más allá de cortarte las uñas, es mejor dejarte el organismo íntegro.

      ¿Alguno de mis lectores se ha autocircuncidado en su casa? ¡Cuénten sus experiencias en este y no otro post!

    • Yo de semejante desproposito me quedo con *mc gun* y su “si LLa sabes como se hace esta bien” (la LOGSE llego a Mexico” o LHYAZ que recomienda ponerse hasta el culo de perico y tequila antes de autoemascularse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: