R.A. SALVATORE: CUANDO EL HAMBRE APRIETA…

Hace ya bastante tiempo publiqué un post sobre la extensa obra de R.A. Salvatore haciendo hincapié en su personaje fetiche, el elfo oscuro Drizzt Do’Urden.

Aquella vez dejé en el tintero un montón de libros que, por su calidad (baja), se merecían un post aparte (que al final se ha dividido en dos por enorme). Y aquí están.

Ojo, os aviso de tres cosas: primero, que voy a espoilear sin piedad sus argumentos (estáis avisados); segundo, que todos sin excepción son unos petardos de campeonato (estáis avisados también si pretendéis leerlos) y tercero, que todos estos libros son capítulos muy avanzados a los que ni el más avezado lector llegaría en el transcurso de su vida. Agradecedme que me los haya leído yo y así evitaros este dolor…

Las Guerras Demoníacas:

el despertar del demonioEn algún momento, a Salvatore debieron de aburrirle sus propias historias de elfos oscuros y decidió probar algo totalmente diferente… y le salió mal. En un mundo fantástico que intenta (sin éxito) no ser los Reinos Olvidados se despierta un demonio que invoca su ejercito maligno con el que barrer el mundo en un argumento que atufa al de La Piedra de Cristal. El protagonista, el huérfano Elbryan Windom, tiene muy mucho de Drizzt Do’Urden y los demás protagonistas, también.

Solo me he leído el primer libro de esta serie (y gracias porque aburre a las ovejas) pero, sorprendentemente, tiene seis (el primero ya se nota escrito a mala gana). Si buscáis por internet encontraréis un buen numero de reseñas de esas que se escriben porque sí  y que son una puta copia de la parte de atrás del libro con lo que ya se barrunta cuanta gente se lo habrá leído entero…

Drows, drows por todas partes:

Ocurrió que los de la editorial querían más drows pero Salvatore no daba abasto. Así que lo pusieron de capitoste (para dejar las cosas como él quería en el mundillo) de un grupo de escritores que perpetraron estos libros: empezaremos por La Hija de la Casa Baenre.

images

Aunque no es obra de Salvatore, este libro continúa una de las lineas argumentales de su obra magna: el follón que se arma en la ciudad drow de Menzoberranzan después de perder la guerra contra los enanos de la superficie.

La protagonista es una drow que deja a Drizzt Do’Urden a la altura del betún: es sacerdotisa de Lloth, hechicera y guerrera (y, por supuesto, guapísima e inteligentísima). Ni que decir tiene que pertenece a la casa principal de la ciudad drow (y mira que hay otras menos sobadas y más interesantes). Menuda ficha de personaje gasta la pájara.

Si bien el libro se centra mucho en describir la sociedad drow (cosa que a mí me gusta porque lo que es la linea argumental, mejor no pensar en ella), la cosa degenera bastante por cosas como una fiesta universitaria drow, una ogra friega-platos y un humano bersérker metido con calzador (te lo ponen de joven y guapo pero vedlo, vedlo en la portada).

images (1)Otra serie similar a ésta es La Guerra de la Reina Araña en la que el caos de la ciudad se lleva al extremo (como el tedio del lector que empieza a estar harto de que todo sean criaturas chupi-fantasticas y  ni para fregar el suelo puedan usar las manos).

El primer tomo (el único que me he tragado) nos muestra cosas tan grotescas como un prostíbulo drow: dado que las hembras drow son superiores a los machos y que estos se niegan a copular con mujeres de otras razas, las putas son… sacerdotisas prisioneras atadas con grilletes anti-magia. Sólo por este detalle, el libro merece ser empleado para envolver bocadillos pero os aseguro que la cosa sigue y sigue…

El Siervo de la Piedra

images (2)Los mercenarios drow de Bregan D’Aerthe (magníficos personajes de la primera trilogía de Drizzt) se merecían un libro. Y aquí lo tienen, a base de refrito gordo y diálogos que no se entienden en la ciudad costera de Calimshan donde los drow intentan hacerse los amos del cotarro. Jarlaxle, el capitoste de los mercenarios, fue el que finalmente se quedo con la Piedra de Cristal Crenshinibon (alguien dirá “No jodas“) y, con todo lo listo que es, se convierte en un gilipollas de tomo y lomo cuando la maligna reliquia le maneja como quiere.

Y el único que esta dispuesto a salvarle es… (redoble de tambores) oh, images (6)sí, Artemis Entreri (otra vez él no, por Dios), el primero temido némesis de Drizzt posteriormente rebajado a enemigo cansino y actualmente recalificado como imbécil de tres al cuarto.

Para hacerlo más políticamente correcto, Salvatore le saca cosas como su mejor amiga halfling (aplausos), sus reflexiones en voz alta (ovaciones) y sus principios inquebrantables (esto es nuevo) como el de que solo mata a gente culpable y que en toda su vida en el oficio con miles de victimas a sus espaldas el dice que todos eran culpables de algo, aunque fuera de ser sus objetivos (aquí viene una ronda de tomatazos cuando no diréctamente una salva de disparos para acabar con su bochornosa agonía).

Aquello de que tuviera una daga chupadora de fuerzas vitales parece que queda en pecadillo de juventud…

images (7)El libro, mal que bien, es aceptable a pesar de su intento de crear tramas políticas (poco logradas) y volver buenazos a Entreri y a Jarlaxle.

Estos dos acaban ocupándose de ir a destruir la Piedra de Cristal nada menos que la guarida del dragon rojo Hephaestus (y si a alguno le suena el nombre es porque este bicho salía en El Refugio, el tercer libro de Drizzt) junto a un clérigo que no se sabe de donde sale (o sí, pero es poco memorable), su mujer karateka (???) y dos enanos gilipollas (uno tópico con un hacha y otro, druida y subnormal perdido, todo a la vez) que, para horror del lector, permanecerán en libros posteriores.

Y, de cara a futuros libros,  Entreri y Jarlaxle se meten a… cazarrecompensas. De estos ya no puedo decir nada pero no os perdáis el próximo post donde vuelve… Drizzt Do´Urden, con menos dignidad que nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: