BACK TO WALES

Yo estuve en Monzón, joder (me tendría que hacer un tatuaje con esto, que se ven muchas chorradas por esos pellejos de Dios): dos años muy largos trabajando con cerdos, haciéndome un hombre y demostrándome a mí mismo un montón de cosas que parece mentira que no tuviera claras.

Mapa de MonzonTodo eso pasó, para bien y para mal. Durante muchos años, por muy mal que me fueran las cosas, Monzón fue un razonable punto de referencia con el que medir el malestar de las cosas. No obstante, mi último curro me ha hecho ver las cosas con un poco de perspectiva y he comprendido que, después de todo, en Monzón no se estaba tan mal.

Mientras se termina de hornear un artículo DE-MO-LE-DOR al respecto, veamos la siguiente viñeta:

Spanish farmer

Vemos aquí una escena real de cuando trabajaba con más pena que gloria en la que fue (para muchos) la época dorada de este blog. La dedico con cariño a Arturo, porque gente así da gusto encontrarse en el enmierdado camino de la vida.

Veamos, la segunda parte del gag pero con un ganadero de los de aquí:

British farmer

Sí, los prados son verdes y las vacas están gordas pero no hay demasiadas diferencias estructurales: un ganadero británico no es muy distinto de uno patrio. Cierto, habla raro pero ponte tú a discutir a pelo sobre antibióticos con un cabrero de Carmona, un payés con gallinas o un borono donostiarra y te darás cuenta que en el fondo no es una cuestión de lenguas vernáculas ni de acentos: es lo que sea que le hace el campo a las personas, que es lo mismo en todas partes.

Por mucho que nos digan que son diferentes, las hecatombes sanitarias inglesas son iguales y, a veces, peores que las continentales. Y las granjas de aquí son tan mierdosas o más que las de allí.

descarga

“Y allí llegó Conan, el Cimmeriano, cabello negro, adustos ojos, espada en mano, ladrón, asaltante, asesino, de grandes tristezas y grandes alegrías, preparado para pisotear con sus pies calzados con sandalias los enjoyados tronos de la Tierra.”

2 comentarios to “BACK TO WALES”

  1. No es la primera vez que escucho la historia de la cerda y el mallo (ni creo que vaya a ser la última), pero así en visual sigue teniendo su gracia.

    Piensa en tu exilio como una mina de nuevas anécdotas. Tanto que reniegas de Monzón y anda que no le debes (casi es mejor poder despotricar de las putadas que vanagloriarse de los triunfos).

    No sé qué pinta la cita de Conan, pero es algo que siempre queda bien. Como el color negro, que pega con todo. O algo.

    • No estoy descontento con este exilio. Me pilla con un nivel más alto y objetos mágicos de sobra para enfrentarme a dragones y mazmorras. Eso sí, ahora que he dejado a las Fuerzas del Mal el grado de quemada bajará (aunque ya tengo unos cuantos posts al respecto) pero persistirán las quemaduras durante mucho tiempo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: