ABRAZAPINOS Y DEVORADORES DE GATOS

A raíz de mi entrada sobre las vacas, uno de mis avezados lectores me preguntó sobre el siempre peliagudo tema del vegetarianismo. Dado que es asunto recurrente en mis cachondeos, quizá no esté de más dedicarle un vistazo un poco más serio.

OJO: para variar, algunas partes de este artículo reflejan pura y dura opinión. Intento ser todo lo objetivo que puedo pero hay cosas que son como son y no pueden ser de otra manera. Por lo que a mí respecta, podéis comer lo que os salga de las narices EXCEPTO lo de mi plato.

Estáis avisados.

VerduraEl hombre es un animal monogástrico (tiene un estómago de una cavidad). Esto significa que no podemos degradar la mayor parte de la materia vegetal como hacen los rumiantes.

Mucho del verde que comemos o bien es casi todo agua (la lechuga, por ejemplo, cuyas hojas comemos) o fibra, que no podemos degradar pero que cumple una función estructural y ayuda a formar las heces. Las galletas y cereales de fibra ayudan a cagar porque llevan, digamos, “andamiaje” para construir mierda. Esta fibra hace masa y ayuda a los Carnemovimientos intestinales.

Los rumiantes se tragan cosas que nosotros no podríamos digerir (hojas, ramas, hierba, cortezas…). Nosotros preferimos comer frutos y semillas (trigo, arroz, manzanas, berenjenas, tomates…), raíces (patatas, zanahorias), alguna hoja, algún tallo… fundamentalmente, partes que tienen nutrientes que podemos aprovechar.Fabada

Atentos a esto: la mayor parte de nuestro cuerpo se compone de proteínas y éstas, de aminoácidos. Hay ciertos aminoácidos que nuestro organismo puede sintetizar mientras que otros se tienen que tomar con la dieta (son los aminoácidos esenciales y difieren con la especie). La falta de un aminoácido esencial limita bastante el desarrollo de un organismo o causa patologías muy desagradables.

En los vegetales hay fuentes de proteínas (como las legumbres) pero los productos de origen animal son, para nosotros, sencillamente mejores Paella(porque nos resultan más digestibles, requieren menos proceso, porque tienen todos los aminoácidos que necesitamos, etc.).

Por poner un símil, si queremos arreglar un coche es más fácil desguazar una moto y adaptar piezas que fundir un arado y crearlas en una fragua con ese metal. Lo otro es posible,  sí, pero más complejo.

En esencia, comer carne nos aporta proteínas y es una buena fuente de hierro (de ese que si nos falta, produce anemia, por ejemplo). Los vegetales por sí solos, sencillamente, no nos aportan suficiente de todo.

Otros Chichaproductos animales como los huevos o la leche o bien no tienen suficiente  o contienen otras sustancias (colesterol, por ejemplo).

En este aspecto, dado que hay muchos matices del vegetarianismo (con huevos, con leche…) cada uno tiene un efecto sobre la dieta y, en consecuencia, sobre la salud pero el problema básico es que no son dietas totalmente completas (somos omnívoros, o sea, comemos de todo porque podemos y debemos) y pueden requerir suplementos. Es elección de cada uno tomar los nutrientes con la dieta o a golpe de pastilla.

Hagamos algunos números:

Una persona adulta requiere diariamente 0,36 gramos de proteínas por kilo de peso. Por tanto, una persona de 70 kilos requiere 25,2 gramos diarios. Los niños suelen necesitar proporcionalmente más porque están creciendo.

HuevosUn huevo de gallina medio (unos 70 g) contiene 7,7 gramos de proteínas. Como veis, a base de huevos hace falta clavarse tres o cuatro diarios para cubrir nuestras necesidades proteicas.

Un vaso de leche de vaca de 250 g contiene 3,2 gramos de proteína. Sólo a base de leche hacen falta casi dos kilos Lechediarios (un par de bricks, más o menos) para ir servidos de proteínas.

No está mal, ¿verdad? Para evitar que el colesterol se nos salga por las orejas es bueno racionar estas cosas.

Un plato de soja de 100 gramos contiene 36,5 gramos de proteína por lo que podría parecer una buena opción. Sin embargo, la soja también contiene una buena cantidad de Sojaestrógenos, las hormonas que se ocupan del control del celo en las mamíferas y que en grandes cantidades en el momento inapropiado pueden provocar interesantes desbarajustes: niñas menstruando, hombres con tetas…

Otras legumbres contienen menos estrógenos pero, como digo, no contienen todo lo que un simple filete puede aportar: la carne tiene de media un 20% de proteínas por lo que 150 gramos diarios te dan todo lo que necesitas.

El pescado, por si alguien lo pregunta, es carne de bicho acuático y su composición proteica es similar a la terrestre.

Como suele ocurrir en casi todo, los extremismos no son saludables.

culturismoUna dieta hiperproteica es la que suelen llevar los deportistas y los culturistas: se meten bien de proteínas para fabricar músculo a porrillo. No obstante, comer demasiadas proteínas tiene un alto precio: su digestión genera ciertos residuos amoniacales que de normal se eliminan con la orina pero, en grandes cantidades, acaban por causar cirrosis y una muerte temprana.

La famosa dieta Ducan para perder peso milagrosamente que suele ponerse de moda de vez en cuando se basa en esto: tragas proteína, tienes que eliminar urea a patadas y pierdes agua a base de mear. El organismo, puesto que no tiene carbohidratos, se pone a quemar grasas y todo lo que puede, produciendo cuerpos cetónicos (también requieren mucha agua para eliminarse) a porrillo que al cuerpo le sientan como una patada. Técnicamente, sí, pesas menos pero no es mucho más sano que cortarse una pierna con idénticos resultados.

tuberia

(Metáfora del ducaniano medio después de la primera semana)

Comer fruta y verdura en gran cantidad es sano y necesario pero convertirlo en la base exclusiva de tu alimentación puede ser problemático ya que nunca estás seguro de si estás tomando lo que debes.

Un ejemplo de qué puede salir mal en una dieta impuesta estrictamente descargavegetal sobre animales omnívoros (como el ser humano) se da en los pollos ecológicos. La legislación de estos bichos indica que no pueden comer nada de origen animal. Esto hace que prepararles el pienso sea una labor de chinos (no, cuatrocientos pollos picoteando el suelo de un campo no engordan como no lo siembres). En consecuencia, los pobres bichos tienen una carencia de metionina (un aminoácido esencial) que les conduce a tan nobles actividades como el canibalismo (previa eliminación del compañero más débil).

El vegetarianismo tiene, eso sí, una cierta ventaja energética porque las plantas están mucho más abajo en la cadena alimentaria que los animales y salen más baratas (cosa importante para un país en desarrollo). Veamos un esquema de energía muy sencillo: el ciclo del carbono.

ciclo-del-carbono

El sol sirve de fuente de energía para las plantas que toman los nutrientes del suelo y producen proteína vegetal. Los animales que se alimentan de plantas, producen proteína animal que, a su vez, sirve de alimento para los carnívoros. Cuando plantas y animales mueren, su Proteinasmateria orgánica vuelve al suelo donde, una vez degradada, sirve de materia prima para más plantas. Como podéis ver,  la única fuente externa de energía es el sol. No lo llaman astro rey porque sí.

El pez grande se come al chico, la energía ni se crea ni se destruye… ¿os suena todo eso?

descarga (1)Para producir alimentos vegetales hay que ocuparse de cultivar el suelo, abonarlo, cuidarlo, etcétera. Como resultado de este proceso obtenemos energía en forma de comida.

Y como todos los sistemas, este tiene pérdidas (nada es perfecto). Ninguna planta aprovecha el 100% del sol que le llega ni de los nutrientes que toma del suelo. Ninguna máquina recoge el 100% de la descarga (2)cosecha (siempre se queda algo, se estropean…). Estas pérdidas acumuladas hacen que sólo un pequeño porcentaje de la energía solar llegue hasta una humilde manzana.

Si añadimos un escalón extra (los animales comen vegetales para producir proteína animal) las pérdidas energéticas son aún más acusadas: simplemente, pensad que toda la cosecha se emplee para dar de comer a un rebaño: habrá partes que no se coman o que sean malas o que se desperdicien. Incluso algunos animales pueden enfermar o morir después de haber comido. Y si alguien dice que no comemos la misma verdura, que piense que esedescarga (6) campo de pasto bien se podría aprovechar para sembrar coliflores.

¿La carne es cara energéticamente? En efecto, pero las actuales técnicas de producción intensiva permiten que esté disponible para una buena parte de la población a un precio asequible y con garantías sanitarias. Si todos los animales se criaran mediante sistemas ecológicos, biológicos y sin productos químicos, la carne sencillamente, sería demasiado valiosa hasta para venderla (y saludable… a ese precio prácticamente daría igual).

images (1)

(La madre naturaleza en todo su cruel esplendor)

En este aspecto, los rumiantes tienen la ventaja de que comen vegetales que a nosotros no nos sirven: no hace falta que una planta reúna nutrientes, florezca y dé fruto (todo energéticamente costoso) ya que al rumiante le sirve su estructura. Por eso son eficientes. Y salen baratos (si llueve y hay hierba, claro).

El paso extremo de esto es cuando nos comemos animales que comen lo mismo que nosotros (o sea, omnívoros como el cerdo) ya que, Religiondirectamente, los alimentamos con algo que podríamos comer nosotros. Una teoría dice que la tradición religiosa de no comer cerdo (musulmanes, judíos y unos cuántos más) por considerarlos impuros es, sencillamente, porque el cerdo, en una región desértica (donde se originaron muchas de estas religiones) come lo mismo que tú (es poco productivo) mientras que un rumiante aprovecha hierbajos sin otro uso.

Otra teoría asegura que el origen de la prohibición es la triquinelosis que puede transmitir la carne del cerdo pero se puede descartar: comerte una vaca con brucelosis (por decir una posibilidad) es igual de peligroso.

images (2)

(“¿¿Dónde está tu dios ahora??”)

Sobre el tema religioso, es interesante destacar que muchas religiones promueven directamente el no comer carne. Esto, de nuevo, es una ventaja práctica más que espiritual: la verdura es más barata y fácil de conseguir para el usuario medio de la religión (normalmente, masas Religionesempobrecidas y hambrientas). Si comes verdura un día sí y otro también pero porque así lo manda Dios y nos salvaremos parece que no te entran tantas ganas de quemar iglesias ni de pasar nobles por la guillotina.

Y como esto ya son cuestiones complejas que invitan a la reflexión y yo estoy empezando a desvariar, que cada cual saque sus propias conclusiones.

17 comentarios to “ABRAZAPINOS Y DEVORADORES DE GATOS”

  1. Una joya, vaya que sí. Y no puedo estar más de acuerdo.
    Como decía el predicador: “sí, podría escribir sermones más cortos, pero una vez que empiezo… me da pereza parar”

    • Ya te digo: al final, después de tooodoooo, no soooOooomos tan distiiiIiIntooOOoOs.

      Y muy buena la frase. Me la guardo. Realmente, el 80% de este post empezó como un comentario de respuesta a otro comentario pero cuando llevaba cien líneas pensé que igual quedaba más propio con imágenes.

  2. wazowski Says:

    Ole,… tenia que decir algo.. si vieras la de chorradas que estan pasando en la facultad que nos alumbro.. te necesitan ahi instruyendo y deleitando, que la tonteria de los comemargaritas esta ya rozando lo ridiculo. Solo una puntualizacion tikismikis , y es que la dukan de las narices tiene otro fundamento ademas de esa deshidratacion, y es que al no dar carbohidratos al organismo, este responde quemando lo siguiente en la escala energetica…produciendo una suerte de cetosis que es lo realmente peligroso…
    que conste que me da igual que haya veganos, cada uno se mata y tortura como le da la real gana!

    • Mira, cada vez que me mencionan algo de las nuevas generaciones de piraos que quieren estudiar veterinaria porque sientan a la mesa a su perro me hierve la sangre. Y cómo. Endurecer las pruebas de acceso a la universidad no es fascismo, coño, es sentido común: hay gente que no vale la pena darle educación porque la malmete…

      Vale, tomo nota de la ducanada y lo corrijo.

  3. Bravo. Me siento honrado con este post. Así da gusto aprender. Y aplaudo tu contención (suponiendo que la ha habido). Me parece bien y estoy de acuerdo en gran parte de lo que cuentas, pero me gustaría comentar un par de cosas:
    -Cuando dices que las técnicas de ganadería intensiva permiten que haya carne para una gran parte de la población, supongo que te refieres a la población del reducido grupo de países occidentales (encabezados por USA) que consumen carne a mansalva. Quiero decir, que si a todos los chinos, indios, africanos y sudamericanos les diera por comer tanta carne como un país europeo medio, se nos iba a “gastar” el mundo en cuatro días, ¿no?
    -La dieta Dukan seguramente no es el colmo de lo saludable, pero todas las críticas que se le hacen se deben a que no se conoce en su totalidad. Consta de 3 fases, de las cuales las 2 primeras son de tipo ultraproteico, y duran unos meses, y la tercera que debería ser de por vida, y que se parece bastante al “comer de todo sin abusar de carnes y grasas” de toda la vida. Si alguien sigue sólo las 2 primeras fases (que aunque puedan ser algo dañinas para el cuerpo, tienen un gran efecto psicológico positivo) y entonces deja la dieta… esa persona NO ha hecho la dieta Dukan. Luego esas personas recuperan el peso, critícan el método, y la prensa se queda con ese titular.
    Y una pregunta: ¿qué opinión te merecen las granjas yanquis que alimentan a las vacas con maíz en vez de pasto? (recomiendo a todos ver el documental “Food Inc.” a este respecto).
    Gracias de nuevo. Da gusto tener amigos con estudios, coño.

    • De nada, hombre, a mandar. Y sí, he reescrito unas cuarenta veces el post para quitarle toda la pasión posible (había un trozo referente a las ideologías verdulero-ecologistas al final que preferí eliminarlo que bastante lodo salpica ya), cosa que no es fácil en estos asuntos. De hecho, estaba esperando que te cagaras en mis muelas con que imagina…

      China es el principal productor de cerdo del mundo, no te digo más. La intensificación de la ganadería permite producir sin depender del terreno disponible. Si se gestiona “correctamente” (complicado pero posible), permite producir mucho y bien. Los purines y demás son un abono excelente pero suele ocurrir que no se distribuyen bien (por falta de medios, espacio o lo que sea). Por ejemplo, en Cataluña hay muchísimas granjas de cerdos para el área que tienen y les falta terreno donde echar los purines (con lo que, indirectamente, sí dependen del terreno).
      Evidentemente, es un sistema caro pero viene a ser aquello de “dinero llama a dinero”. Los países tercermundistas no suelen producir “sano y sostenible” por gusto sino porque no tienen más remedio.

      Lo de la dieta Dukan lo estuve mirando y me sigue chirriando con todas sus fases. No sé, eso de que empleen palabras como “fabuloso” o “estupendo” me da cosica en cuestiones de salud. El efecto psicológico es brutal, en efecto: el gran problema de las dietas es que no producen efectos inmediatos pero esta sí. Con sus consecuencias… Como dijo el poeta, el que quiera perder peso que pase hambre. Jode pero es lo que hay.

      Sobre lo de alimentar vacas con maíz, eso es para ampliar el post de la vaca y es algo corriente (de hecho, lo raro es que sólo se les dé forraje) ya que supone una buena parte de los gastos de alimentación (y si tienes campos verdes, te ahorras una parte maja). Ese maíz (o pienso) es lo que se llama “concentrado” (energético) y se les da para mejorar la producción. Una vaca lechera potente sencillamente no puede extraer toda la energía que necesita del forraje para “pagarse” la leche y se les da este extra. Se digiere directamente en el abomaso (el estómago glandular de la vaca, muy similar al nuestro). Omití toda esta parte para no complicar más de la cuenta lo de los rumiantes.
      En países con muy poco forraje disponible (Israel, por ejemplo), las vacas de alta producción se alimentan casi exclusivamente a base de concentrado y sus tubos digestivos, a fuerza de comer “normal” son prácticamente monogástricos.

      Cagon la leche, esto daba para otro post entero…

  4. Todo aclarado, pues. Aprovecho para dejar el enlace a un post relacionado con tus últimos 3 artículos:
    http://lacienciaesbella.blogspot.com.es/2013/06/la-gallina-y-otros-monstruos.html
    Hasta creo que coincidirás en el enfoque.

  5. Gabiman Says:

    Bueno, no queria entrar al trapo, pero parece que nadie mas ha querido empezar con el derramamiento de sangre, asi que alla vamos…
    Nuestro cuerpo se compone principalmente de agua, de lejos el compuesto mas abundante (en torno al 65 % o un poco mas), las proteinas constituyen un 17% y los lipidos en torno al 13). Que la proteina vegetal sea menos digerible que la animal es una afirmacion un poco grande. No toda la proteina vegetal viene de las legumbres, ni toda animal de la pechuga de pollo.
    “Los vegetales por sí solos, sencillamente, no nos aportan suficiente de todo”, bonita cita para enmarcar y tirar a la basura, eso diselo al 40% de la poblacion en la india o al 5% del Reino Unido, por poner un par de ejemplos. Un ejemplo mas de la naturaleza por el cual la teoria fisiologica pierde su sentido…conoces al oso Panda? pues si, tiene un aparato digestivo adaptado para la dieta carnivora/omnivora, al igual que sus parientes cercanos (cualquier otro oso), pero resulta que se alimenta de 100% de bambu…de donde saca la proteina? se la inventa? pues no, mediante un mayor consumo de bambu, y una evolucion en su aparato enzimatico (y no pensemos ya solo en el panda, sino en el superorganismo panda + microbiota asociada), resulta que es capaz de aprovechar mejor los carbohidratos y la proteina presente en el bambu, que no se caracteriza por ser el vegetal mas tierno del mundo.
    Volvemos al escrito, hablas de que un adulto necesita en torno a 25gr de proteina al dia…teniendo en cuanta que una dieta media puede perfectamente constar de 400g de alimento (y estoy yendo por lo bajo. Asi pues la mayor parte del consumo, va a ser carbohidratos estructurales (fibra) y no estructurales (almidon+glucosa), que mira tu por donde, son precisamente los vegetales (como los cereales) lo que aportan en su mayor medida.
    El ejemplo de los pollos tambien es bien gracioso…lo lees y parece que los vegetarianos frustrados se lian a zamparse unos a otros. Seguramente, le problema estriba en que como los mantienen en intensivo, no pueden acceder a lombrices e insectos que tradicionalmente han sido parte de la dieta de esos animaluchos. Tu mira a ver las gallinas de tu tia la del pueblo como estan de majas, y la senhora seguro que no les prepara chuletas de ternasco para desayunar, siguiendo con la discusion demagogica.

    Otro tema, dices que la produccion intensiva es mas eficiente, pero posteriormente te contradices a ti mismo, porque justamente esa produccion intensiva es la que esta utilizando productos utilizables por el ser humano (principalmente cereales). Ese gasto es mayor en vacuno lechero que en porcino, no hablemos ya de sistemas mas extensivos.
    Lo del precio asequible, sera para nosotros (1er mundo) , y sin tener en cuenta gastos medioambientales no contemplados, que esos los pagaran nuestra progenie, para que preocuparse.

    En fin, se que me dejo un omnton de cosas en el tintero, y aunque no me considero un “comemargaritas” (yo tambien he estado en el Juliauntxu arreandome un chuleton de 3/4 de kilo cuando el jejo le daba a esas cosas), puedo entender las ventajas de reducir el consumo de carne a minimos, o hacerlo de una forma mucho mas consciente de lo que lo hacemos,

    • Precisamente me resistía a escribir sobre estos temas por este tipo de polémicas.
      Se puede retorcer todo lo que digo para un lado y para otro. Ya he dicho que buena parte es opinión.

      Evidentemente, si escribo sobre esto, pondré los ejemplos que me favorezcan igual que tu mencionas al oso panda, que es un bicho bastante excepcional (no es lo que se dice un éxito evolutivo) que, por otro lado, también picotea insectos y huevos como fuente de proteína. Y clavarse cuarenta kilos de bambú diarios para cagar veintitrés tampoco me parece el colmo de la eficiencia.

      Los pollos ecológicos (no he mencionado gente vegetariana para esto) tienen, precisamente por ser ecológicos, acceso a terreno abierto para “picar gusanos” y no, no hay bastantes para todos. Una granja tiene varios cientos de animales por hectárea y una abuela tiene una docena de gallinas a las que les echa un capazo de pienso de vez en cuando…
      La gente de países pobretones no come carne por religión, por opción personal… y porque no tienen acceso a ella tampoco.

      Sobre la dieta, creo que se ve bastante claro que hablo de ejemplos absolutos, por Dios. Yo no llego a comer un huevo cada día ni bebo más de un par de vasos de leche.

      Y sí, la producción intensiva nos viene de cojones al primer mundo, precisamente porque si no, no se puede mantener el nivel que gastamos. Otra cosa es el efecto a la larga.

      Hala pues.

  6. marijota Says:

    Querido Warbriel: Todo lo que cuentas está muy bien y como omnívora que soy, te agradezco la información. Y ahora quiero aportar mi granito de arena. Antes de empezar, ya sabes que soy de letras por lo que no puedo hablar de química (seguro que meto la pata) pero sí puedo hablar de lo que me parece más inteligente o propio del sentido común. Hace unos años vi un reportaje de investigación en Cuatro llamado “¿Sabemos lo que comemos?”. La respuesta es evidente: no. Si no, no estarían haciendo este reportaje. En él aparecía un profesor universitario de Nutrición (creo que de la Rovira Virgili) diciendo que ha disminuido mucho el consumo de carne pero, por contra, ha aumentado el consumo de productos cárnicos. Tú sabrás mejor que yo que es más sano comer un filete de ternera o una chuleta de cerdo que unas salchichas o una bandeja de canelones industriales (que igual llevan caballo de dudosa procedencia como se ha visto últimamente).

    Insisto en que no sé mucho de ciencias pero sí de economía y de organización industrial y puedo asegurar que las empresas cada vez tiran más de la externalización (o outsourcing como lo llaman ellos). Esto quiere decir que ya no crían/plantan eelos la materia prima si no que la compran a terceros que además tampoco son productores si no intermediarios que encarecen el proceso y sacan su beneficio a costa de comprar lo más barato posible. Esta situación y la falta de control por parte de estas empresas hacen que el productor gane cada vez menos y el consumidor final pague cada vez más a costa de perder calidad, frescura, nutrientes, información… en definitiva, derechos.

    Y esto no pasa sólo con la carne: los dos motivos principales del ultrarefinado de algunos alimentos básicos (harinas, azúcar, sal…) son su más fácil manipulación por parte de la industria (sólo así se pueden obtener ciertos productos) y su homogeneización, es decir, no importa si la calidad de la harina (por ejemplo) es buena o mala porque con semejante refinado no se nota la diferencia. ¿Qué tipo de harina usará la industria para ser ultrarefinada? La más barata, claro.

    Aparte de lo anterior, los clientes hemos perdido el norte y no exigimos a los productores la calidad que nos cobran. Y encima, también hemos perdido la noción de alimentación. Con las prisas y demás, cada vez hay más gente que come productos que vienen bandejas para microondas (sean lo sean) o que cenan, chicas sobre todo, un tazón de leche desnatada con cereales de desayuno, osea, agua con azúcar con una masa de harina requemada, mucha sal y mucho azúcar y unas cuantas vitaminas espolvoreadas, de esas que se expulsan con la orina tal cual han entrado. Y se creen que cenan sano. Luego resulta que no comen un filete de carne ni un plato de lentejas en la vida porque no son sanos. Y así están las pobres, mujeres jóvenes en edad fértil sin hierro en su sangre. Después se me quejan de que la regla les duele mucho y de que están estriñidas. Solución: tomar productos lácteos hechos a base de leche en polvo. ¡Cuánto daño ha hecho la publicidad engañosa!

    Buff, vaya rollo. Un beso

    • Bueno, esto sería otra materia digna de estudio. Precisamente ahora en la tele un notas decía “Sólo me como los Emanems marrones porque creo que el chocolate es marrón y deben llevar menos colorantes“. Profilácticas palabras, que dijo aquel.

      No hay que olvidar tampoco que “natural” y “saludable” no son la misma cosa. Los actuales procesos industriales también van encaminados a que la carga bacteriana de los alimentos sea mínima. La comida poco procesada (y este proceso incluye hervidos, lavados, salados y un larguísimo etcétera) tiende a traer pasajeros indeseados (la microfauna del suelo es para echarse a temblar).

      ¿Ahorrar costes en todo? Correcto.
      ¿Hay que castrar a los intermediarios? Sí y amén.

  7. Margaritifera Says:

    Estimadxs amigxs, sin querer incluirme en el saco de lxs ‘comeflores’ o cualquier otro término despectivo con el que se nos apoda a la gente vegetariana, me gustaría comentar sin extenderme demasiado algunas de las cosillas del post, sin intención de hacer ningún discurso, y centrándome sólo en el tema del vegetarianismo (no entro en sistemas ecológicos, intensivos…)

    Los componentes de la dieta vegetariana no son sólo la fruta y la verdura, y lo recalco porque al hablar de vegetarianismo parece que el resto de alimentos se nos olvidan. Por tanto, cualquier tipo de nutriente necesario en nuestra alimentación puede venir de una gran variedad de productos, excluyendo la carne y el pescado (cualquier producto de origen animal en el caso de la gente vegana). Con esto vengo a decir que es obvio que ‘los vegetales por sí solos no nos aportan todo’, como dices.
    En una dieta vegetariana ni los huevos ni la leche se usan como fuente de proteína principal. La proteína (25 gr/día, recordemos) se aporta en su mayoría por las legumbres combinadas con cereales, a poder ser integrales, para que la composición de aminoácidos sea completa. Las verduras y frutas aportan vitaminas, minerales (como hierro, magnesio y calcio), fibra..
    En mi caso, intento incluir poco la soja porque no me fío de su origen (aludo a los transgénicos) así como el maíz.

    La dieta vegetariana consciente y equilibrada no tiene por qué necesitar de suplementos. Si la persona se alimenta bien y variado, procurando un aporte proteico y vitamínico adecuado no hay carencias… y para ello considero que es necesario informarse adecuadamente sobre qué alimentos combinar (para la proteína), de dónde obtener hierro, vit B12, calcio..

    Difiero en la afiirmación sobre la proteína de origen animal: ‘es más digestible y requiere menos proceso’. Es cierto que está entera y contiene una cadena variada de aminoácidos, pero no es más digestible porque el sistema digestivo la ha de romper y procesar sus aminoácidos. En una dieta vegetariana los aminoácidos se aportan en unidades, no en un todo como al tomar proteína animal. Además, el producto de origen animal, como ciertas carnes, suele componerse de buena cantidad de grasa, lo que no ayuda normalmente al proceso digestivo.

    A la vista está que las dietas hiperproteicas (a conciencia, como las que nombras) o simplemente, con el tren de vida que llevamos de consumo a toda costa y por encima de nuestras posibilidades (véase también por el consumo de productos cárnicos/refinados/etc), no llevan más que a problemas de salud para la gente y a graves consecuencias medioambientales. Producir proteína de origen animal es más costoso (ecológica y económicamente) y menos eficiente que producir materias primas de consumo (cereales, verduras, legumbres). Los sistemas intensivos no son la solución, más bien parte del problema, en mi opinión.

    En fin, llegadxs a este punto, yo creo que la cuestión consiste en actuar con un poco más de consciencia con respecto al consumo alimentario… no en ser ‘ésto’ o ‘aquello’, que sólo lleva a la discusión con poco entendimiento, además de cultivar la demagogia… Como postura personal defiendo el ser vegetariana, pero también me gusta ver que la gente reduce el consumo de carne porque se siente mejor de salud, o considera que haciéndolo contribuye un poco con el medio ambiente.

    Un saludo,
    Julia

    • Me parece bien. Lo cierto es que poco más puedo añadir que no se haya dicho ya.

      • Gabiman Says:

        “me parece bien”, y ya? donde esta ese Gabri peleón y polemico que conoci en la carrera? te estas haciendo viejo o es la politeness britanica que empieza a hacer mella en ti?

      • ¿Quién ha dicho primero “No quiero entrar al trapo pero…“?

        No, en serio, hay poco más que añadir: las cartas están sobre la mesa y ahora ya todo sería discutir por discutir (no me imagino a nadie diciendo “Coño, es verdad, cambio de opinión” ni de los unos ni de los otros).
        Y paso, que ya he visto eso muchas veces y hastía. Despellejaos vosotros solitos que yo os miro.

  8. wazowski Says:

    Vas a tener que colgar una pagina seria para este tipo de discusiones.. yo solo quiero crear polemica… me ha gustado lo del panda como ejemplo de exito evolutivo…recuerdo una imagen de una serie de dibujos, era un pingüino con cabeza de elefante y Noe pregunta al elefante y la pingüina: “y a esto como lo llamais?-…paul.. -ah si? pues paul se va por la puta borda!”.
    tengo que recordar que el que come de todo y no hace ascos a nada (carroña incluida) es el que invariablemente se salva de los cataclismos ecologicos? Hoy podemos permitirnos el lujo de elegir dieta en nuestro vilipendiado primer mundo, donde por cierto estoy la mar de comodo, y todos lo estamos, comiendo frutas tropicales y complejos vitaminicos traidos desde la otra punta del mundo. Otra cita que recuerdo haber visto en un meme, un indigena americano con una leyenda que asi rezaba: HABER PELEADO MAS DURO, MARIQUITAS!!..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: