EL CASO DE LAS MONJITAS

Hacía sol y el aire apestaba a muerte.

sol

El detective Marcelino Covarrubias aspiró hondo a través de su cigarro para quitarse aquel pestazo de la nariz. En medio de aquel jardín denso como una selva las monjas del Convento de Santa Catalina de Parrasplás cultivaban afamados limones, magníficas manzanas (con las que elaboraban una estpenda sidra) y moras silvestres.

Al parecer, aquel mes de agosto habían cosechado algo inusual:victimas de predator

Siete cuerpos salvajemente mutilados colgaban de lo alto de un árbol mecidos por la brisa como un montón de adornos navideños de pésimo gusto. Periódicamente, una gota de sangre caía el largo trecho que había hasta el suelo empapado de rojo.

-Los cuerpos han aparecido sucesivamente cada dos días durante la última quincena-leía el asistente Praxedes-coincidiendo con la desaparición de alguna de las hermanas. El último es de esta madrugada.

convento-¿Y no los han descolgado?-preguntó Covarrubias alzando una ceja.

-Les da miedo. Están muy altos.

-¿Y por qué no llamaron cuando apareció el primero?

-Bueno… pensaron que a lo mejor era un hecho aislado y no querían que se armara otro escándalo por una tontería.

Covarrubias alzó el cigarro interrogativamente:

-¿Hecho… aislado? ¿Son… los cuerpos de las hermanas desaparecidas?

-Habrá que esperar a los análisis de ADN pero todo parece indicar que sí.

-¿Análisis? ¡Pero si aún no los han descolgado!

tabaco-Entonces tardarán más-concluyó Praxedes encogiéndose de hombros.

El detective Covarrubias dejó escapar el humo por la nariz mientras miraba los cadáveres mecidos por la brisa. Un cuervo de la bandada que había huido cuando habían llegado se posó de nuevo en la rama de la que colgaban los restos humanos.

-Recuérdeme por qué estamos aquí-dijo pasándose la mano por la frente sudorosa.

-Como un favor personal a la madre superiora-explicó el asistente Praxedes. Y añadió como si fuera un detalle intrascendente-Era mi madre.

-¿Era?

-Se supone que es una de esas-explicó el asistente señalando a las alturas con el bolígrafo.

-Ah… eh… ¿hijo de la Madre Superiora?

-Fue otro escándalo-sentenció el otro-Ya sabe, de los que quieren evitar a toda costa.

Covarrubias asintió en silencio. Lo cierto es que veía un patrón: en los últimos seis meses habían aparecido más cadáveres en aquellas condiciones. El primero de todos había sido un cártel entero de narcotraficantes gallegos que habían acabado todos como pollos deshuesados en mitad del monte. Covarrubias se había encargado del caso porque tenía un cuñado trabajando allí.

predatorLuego había sido un comando de las fuerzas especiales que había desaparecido durante unas maniobras para reaparecer luego a cachos por motivos desconocidos. La viuda de uno de los soldados era prima del detective y le había implicado directamente en el caso.

Los testimonios y las pistas eran muy escasos pero parecían describir a un asesino muy corpulento, extremadamente hábil escondiéndose, con una potencia de fuego sorprendente (el comando de las fuerzas especiales iba montado en una tanqueta que había acabado hecha papilla) y con cierta predilección por los objetivos difíciles (el cártel de narcos estaba armado hasta los dientes).

Todo apuntaba a un cazador alienígena con tendencias homicidas y recolectoras de trofeos (cabezas, espinas dorsales…). Había oído de aquel problema antes aunque no acertaba a explicarse qué había visto uno de aquellos bichos en un convento de monjas de clausura.predator2

Un predator, maldijo para sus adentros, malditas plagas de verano.

Sacó su teléfono móvil.

-¿A quién va a llamar?

-Necesitamos refuerzos-explicó Covarrubias-Tengo un primo segundo que lucha con terminators. Igual puede ocuparse de esto…

-Anda, algún gracioso le está apuntando con un puntero láser…-señaló Praxedes.

Covarrubias miró el pecho de su camisa y notó un sudor frío correrle por el pecho al ver tres puntos rojos.

laser de predator

-Mierda-fue lo último que dijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: