VIDA DESPUÉS DE GAMES WORKSHOP

marine espacialNo exagero demasiado si digo que el Warhammer 40.000 ha sido una de las grandes influencias de mi vida. En los veinte años que han pasado desde que Brüteztrausën (no doy nombres porque tiene criaturas) nos lo mostrara en una época sin internet, he coleccionado un ejército de Guardia Imperial, otro tiránido, los he pintado, he transformado miniaturas, he comprado la White Dwarf con dedicación rayana en la idiotez, guardia imperialhe probado el Necromunda, he escrito historias basadas en el universo del Cuadragésimo Primer Milenio (un ejemplo y otro más) el Blood Bowl, he visitado Warhammer World (un truño se mire como se mire: menos mal que es gratis porque NO VALE NADA), he creado juegos basados en juegos, y el número de novelas del tema que me he tragado rivaliza y probablemente supera a las de Dungeons & Dragons… y eso, en cuestiones de leer libros de mierda, es mucho decir en mi caso.

Motes como Warjavi o incluso Warbriel deben mucho al Martillo de Guerra.

Lo irónico del caso es que no he jugado tanto. Aunque con los de Huesca Warhammer 40.000tuvimos nuestra época allá en los noventa tempranos (joder, ha llovido), eran tiempos felices de esos que rebosan tiempo libre y dedicación. Porque dedicación es lo que hace falta para lidiar con el Warhammer 40.000. Dineros aparte (que también es caro y mucho), montar una partida de estas lleva una tarde larga. Entre quedar, sacar las miniaturas, desplegarlas, montar el campo de batalla… y luego la partida en sí: que eran cuatro turnos pero se hacían largos como lunes sin tabaco.

marine espacial 40kTe lo pasabas bien, eso es innegable, porque disfrutábamos como enanos. Y discutíamos, joder si discutíamos. Con los de Huesca, siendo nueve maromos, malos rollos por mujeres en treinta años de amistad habremos tenido dos o tres y seguimos hablándonos todos pero broncas por si hay Línea de Visión, Cobertura Parcial o Total incontables y concentradísimas… ahí, ahí se escupía bilis, se mentaba a los muertos de cada uno y se juraba en arameo. Pero seguimos hablándonos (bueno, es como ahora llama la gente a copiar/pegar chistes y mandarlos por whatsap).

Cuando me fui a la Universidad hacía tiempo que el Warhammer 40.000 eldardormía el sueño de los justos para mis chicos. Al fin y al cabo, las modas son eso, modas y pasan (menos para mí, que debo ser un basurillas del vintage). En Zaragoza la cosa adquirió nueva vida gracias al Necromunda, un juego similar pero de escaramuzas, esto es, de un puñado de gente por bando, que siempre resulta más cómodo (y barato), al Planetas y Mazmorras (el mega-juego de estrategia por turnos que tantas alegrías dio a tanta gente y que tantas ediciones conoció), al juego de cartas y a unas cuantas frikeces más tyranid swarmde diversa índole que no vienen al caso. Ventajas de pertenecer a un club de rol. Junto a Warjavi (sí, el rubio de las viñetas), el siniestro futuro donde sólo hay guerra fue un gran lugar de vacaciones.

Pero no hay mal ni bien que cien años dure. A lo malo te acostumbras y lo bueno normalmente acaba aburriendo. En el caso del Warhammer 40.000, tiranidosacabó saturando. Con los años, empezaron a sacar nuevas ediciones del juego (con lo que todos los libros quedaban obsoletos) hasta que dio cosa seguir en el ajo. Como también éramos un círculo bastante cerrado, no jugábamos mucho y la cosa cayó en el olvido. Yo lo seguí manteniendo un poco con las novelas de la Herejía de Horus pero después de veintipico libros que me he tragado cansan y mucho.

El atracón final me lo he pegado en el Reino Unido. En este país he leído bastante y las novelas del 40.000 han ido que han volado en el último año y medio. Y ya está bien, cojones.

También fui a Warhammer World, la meca de todo friki del hobby y casi muero… de la decepción. Lo que prometía ser un Eurodisney con marines espaciales era una sala con vitrinas del tamaño de mi salón (vale, impresiona pero poco) y un pabellón lleno de mesas con frikis granujientos jugando. Aquel día, el ejército de mi corazón sufrió bajas insostenibles y fue definitivamente barrido.

Los supervivientes huimos a Gales y allí…

(continuará)

2 comentarios to “VIDA DESPUÉS DE GAMES WORKSHOP”

  1. Como poseedor de un ya polvoriento ejército No-Muerto de la (creo) 3ª edición de Warhammer, con nostalgia te saludo.
    Disfruta allá por Gales donde, como dicen los ingleses, los hombres son hombres y las ovejas caminan con miedo (tengo una anécdota curiosa sobre esto de los tiempos de recorrer pueblos monologueando).
    Nos vemos.

    • Mis ejércitos duermen el sueño de los justos en casa de mis padres. Traérmelos está fuera de toda duda: ni de coña.

      También dicen que aquí los pantalones llevan botones porque las ovejas oyen las cremalleras a diez metros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: