EL MÁS BRUTO DE GALES TODA

imagesNi gimnasios, ni ejército profesional ni pollas en vinagre: no hay cosa que endurezca a la gente más bravamente que la selección natural. Y si tenemos en cuenta que el trabajo en el campo es de los más antiguos que hay, este agente de cambio ha tenido tiempo de sobra para curtir y encallecer a la denostada gente de campo. En consecuencia, a igual masa muscular, el granjero medio es más fuerte (¿cómo coño levantan esas cosas?), más duro (intentad desayunar con ellos al mismo ritmo) y más directo (no hay más que verles la cara cuando les preguntas si tienen correo electrónico). Podéis imaginar el paisanaje en un lugar con tres millones de personas y diez de ovejas.

De todos los que he conocido aquí, hay uno del que cuentan historias. Os pondré en antecedentes.

DSCN0706

Si tuviese que organizar un torneo de peleas de granjeros, tengo a tres claros favoritos:

  1. Un granjero pequeñito de esos que son puro nervio, que cuando se escapa un ternero pega unos alaridos que el bicho se queda congelado de puro terror. Y el tío va y lo coge. Dice que se gana la vida como exterminador de plagas pero
    estoy seguro de que ese no necesita veneno para matar nada: le basta soltar un juramento.
  2. Un granjero que más que galés parece espartano: tiene músculos en los músculos y es de los que te engancha a las vacas por la cabeza, les retuerce el cuello y te las acerca para que les pinches. La primera vez sueles preguntar si es peligroso y, cuando él te contesta que la tiene bien sujeta, hay que aclararle que estás hablando del pobre animal.
  3. Un granjero grandote y voceras con un negocio de alquiler de toros. Tiene cierto parecido con sus bichos y aunque no es mala persona (el otro día me contaba con lágrimas en los ojos que su perro tenía cáncer y había que sacrificarlo), su vozarrón estentóreo y sus manos de aplastar sandías imponen un poco al principio.

Hablando del torneo de marras con otro veterinario, me enteré de que si quieres ganar dinero apostando en ese torneo, tu caballo ganador es el padre del tercero. Del que se cuentan historias. Por ejemplo, que cuando dos toros se empezaban a pelear en mitad del patio, les soltaba dos caballos que empezaban a repartir coces images (2)y mordiscos y en dos minutos había terminado la reyerta. Caballos que muerden a toros cabreados, imaginaos al dueño. O que el tío aseguraba que era el campeón del mundo de lucha libre, probablemente, porque nadie se atrevía a discutírselo.

A primera vista, es un abuelo inofensivo con una peculiar cicatriz en la cara. Esta cicatriz me permitió reconocerlo una vez que me lo encontré por la carretera. Yo andaba más que perdido y me vino bien una cara amistosa (más o menos) a la que preguntar direcciones en ese laberinto de caminos donde trabajo. Como ya es más viejo que los dinosaurios, gasta sonotone y, en lugar de meterle varazos a los toros, es más de pica eléctrica. Yo desconfío de esos cacharros, más que nada, porque en un mundo de hierros oxidados y verjas metálicas no es muy difícil llevarse una descarga a la que te descuidas.

Sobre el origen de esa cicatriz se cuentan varias historias de las que es difícil saber cuál es la verdadera:

  • descarga (3)La primera de ellas afirma que recibió la herida a los veinte años: un caballo le soltó una coz en la cara, le reventó medio carrillo y sus amigos se lo llevaron corriendo al hospital. El pobre médico que le atendió fue incapaz de cerrar la herida porque el tío tenía la piel tan dura que no podía atravesarla con la aguja. Ni Superman, oigan. La historia no cuenta qué le pasó al caballo después.
  • La segunda historia es más mítica. Nuestro hombre está en una discoteca (otra versión asegura que esto fue en una feria de ganado) y acaba discutiendo con unos niñatos (o con otro ganadero). La discusión va a peores y el otro saca un cuchillo con el que le marca la cara, a lo que nuestro granjero le quita el cuchillo, le clava la mano con él a la mesa y le da de hostias hasta que se cansa.

Todo esto me lo contaba entre risas uno de esos granjeros simpaticones (también los hay) y chismosos que te encuentras a veces (lo llamaremos Bill por comodidad). La mejor de las historias fue cuando descarga (2)Bill le alquiló un toro a nuestro héroe
descarga (4)
(lo llamaremos Maciste):

apareció Maciste (entonces más joven) con su 4×4 y un remolque del que salían bramidos estremecedores y que daba bandazos. El coche no podía subir hasta el lugar donde debían meter el toro, así que Maciste lo sacó del remolque (Bill cuenta que era un Hereford rabioso tamaño brontosaurio) y, junto con Bill, lo condujeron a lo alto de la colina.

Durante el proceso, ambos granjeros iban armados con barras de PVC azules (arma estándar de gente de campo: 1d6 de daño). Mientras que Bill daba suaves golpecitos en el costado del animal, Maciste le propinaba brutales latigazos en los huevos al grito de “C´MON, BULL!!” (N. del T: “¡Vamos, toro!“). El caso es que a mitad de cuesta bajaba una señorita montada en un caballo que se quedó congelada al ver al toro (y el caballo, también: parece que no era de los que luchan con toros) y se meó encima cuando la bestia se paró junto a ella a olisquearla (nótese que al bicho se la sudaban los varazos en los huevos hasta el punto de pararse a curiosear por el camino).

Ni corto ni perezoso, Maciste cogió la vara con las dos manos y le sacudió un cebollazo al toro (“C´MON, BULL!!“) tan brutal que el toro siguió para adelante. Siguió al toro unos pasos, se volvió y le propinó un varazo al caballo al grito de:

C´MON, GIRL!!

4 comentarios to “EL MÁS BRUTO DE GALES TODA”

  1. Personajes dignos de the freak horror show. Sobre todo la chica del caballo.

  2. Pensaba que era su actual mujer o algo así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: