Archivo para lecturas

EL MUNDO PERDIDO

Posted in Frikis, Instruir Deleitando with tags , , , on 9-diciembre-2014 by warbriel

Con el anunciado estreno de Jurassic Park 4 (o Jurassic World, como lo van a llamar) y las cercanas navidades hablar de dinosaurios es casi una obligación.

Los dinosaurios han evolucionado mucho en los últimos años. Desde que yo era crío hasta ahora, la ciencia ha avanzado que es una barbaridad: el concepto primigenio de lagarto-enorme-tontorrón ha evolucionado según nuevos descubrimientos han salido a la luz. Y Parque Jurásico (la película) contribuyó enormemente a formar la concepción general que se tiene actualmente de estos bicharracos. Y a que la gente se aprendiera una o dos especies más.

Tyrannosaurus

(Ved aquí a la izquierda una ilustración de dinosaurios clásica y a la derecha, los mismos bichos tal y como se suponen actualmente. Ayuda también que las técnicas de ilustración han mejorado un rato largo)

Tyrannosaurus3

(y este engendro con plumas es un tiranosaurio según las últimas teorías. Dudo que la industria del cine lo permita)

2816780-ace_comics_6_issue_subscription_all_new_x_men(… pero, tranquilos: lo de cambiar de look con los años le pasa a todo el mundo)

Casi todo el mundo sabe que la película de Parque Jurásico está basada en el libro homónimo de Michael Crichton. Como suele ocurrir con estas cosas, la película (aunque no está del todo mal) es una burda parodia de un libro bastante mejor. En él se nos narra la historia de un malvado millonario (bastante suavizado en las películas) que crea dinosaurios a partir de sangre conservada en mosquitos conservados a su vez en ámbar (la idea es buena y gracias a ella, cada vez que alguien grita “¡Genética!” la multitud responde “¡Dinosaurio!”) y los mete en una isla para hacer un parque temático y sacar dinero. Como es de suponer, los dinosaurios se escapan y montan una escabechina con los visitantes hasta que los supervivientes logran escapar de la isla.

VelociraptorComo detalle novedoso, el libro nos presentaba a los velociraptores (izquierda) como dinosaurios peligrosos, inteligentes y pequeños (para quedeinonychus pudieran entrar en dependencias humanas). Existiendo de antes un bicho relativamente conocido como el Deynonichus (derecha, muy similar, fue el que inició el debate “Sangre caliente sí/no) nunca entendí por qué Crichton metió un bicho distinto. Supongo que porque el nombre suena mejor.

Tampoco explicaba el libro de marras por qué el Parque era Jurásico si casi todos los bichos eran del Cretácico, cómo se las habían apañado para que les salieran todos los dinosaurios clásicos (ni siquiera, no sé, mamíferos prehistóricos) pinchando mosquitos a boleo (había bastantes más especies de las que conocemos, que son casi todas norteamericanas porque gran parte de los libros que leemos al respecto son de allí) ni qué coño pintaba el brasas del matemático llenando página tras página de rollos patateros pero en conjunto yo lo apuntaría entre mis libros favoritos.

Y el señor Crichton quedó encasillado para los restos como “la madre de los dinosaurios” (el Padre es Spielberg, claro, y Sir Richard Owen un primo muy lejano que se retuerce en su tumba).

Como la película arrasó salvajemente en taquillas (pocos se acuerdan del libro) se abrió la veda para las secuelas de bichos animados por ordenador sin ningún tipo de vergüenza:

jurassic parkSin excepción, cada película ha sido un refrito de las escenas (y logos) de las anteriores: una isla con dinosaurios, gente que va y se les cuelan unos niños, ataque de los raptores, el tiranosaurio pateando coches, los malos que quieren hacer rentables a los dinosaurios y mueren, los dinosaurios hervíboros que raramente hacen nada y al final se salvan cuatro…

En la tercera se aprecia cierto interés por innovar con la aparición del espinosaurio. Era un burdo intento de Rexvsspino01crear nuevos villanos escamosos: era un bicho más grande que el tiranosaurio y tenía un aspecto más distintivo (el Carcharodontosaurus y el Giganotosaurus también son más grandes que el rex pero se parecen demasiado).De hecho, en una escena que todos los niños recuerdan con horror (a mí me pilló crecido pero se me quedó cara rara) el espinosaurio se enfrenta con el rex y lo mata. Ni los velocirraptores se habían atrevido a tanto.

Personalmente, creo que este fue uno de tantos factores que contribuyeron a que Parque Jurásico III fuera un fracaso. Pero, hombre, ¿a quién se le ocurre? Para añadir más escarnio al insulto, las últimas investigaciones apuntan a que el espinosaurio se alimentaba de peces…

En la cuarta, según parece, han metido un nuevo dinosario pero, para ahorrarse meteduras de pata, han optado por inventárselo mediante la genética (el equivalente científico a “lo hizo un mago“): un híbrido que combinará rasgos de diferentes bichos (por supuesto, es carnívoro, ágil, inteligente e hijo de puta). A la luz de lo que se ve en el trailer, a mí me parece un velocirraptor pero más gordo. Y los velocirraptores clásicos parece que se han vuelto buenos…

Pero eso ya es pasar al terreno de la especulación y eso es cosa de paleontólogos y frikis. Ahora nos ocuparemos de “El Mundo Perdido“, el poco conocido libro que sirvió de inspiración (muy tangencialmente) para la segunda película de la “trilogía”. Y no estoy hablando del de Conan Doyle (el de Sherlock Holmes, que también le dio a los dinosaurios) sino a una de las obras más chuscas de Michael Crichton:

LIBRO-EL-MUNDO-PERDIDOY la portada de la derecha es otro estupendo ejemplo de “dinosaurios old school“.

No sé cuánto le pagarían a Crichton por escribir este pastiche pero no me queda claro si fue mucho (para rebajarse a ese nivel) o muy poco (porque se nota que le puso pocas ganas).

Para empezar, el protagonista no es Alan Grant (el paleontólogo a lo Indiana Jones de la primera parte) sino el tres veces maldito matemático Ian Malcolm. Si bien moría al final del primer libro, resulta que no, que los médicos le salvaron. Y como la isla Nublar fue bombardeada hasta los cimientos aniquilando a los dinosaurios, Crichton se saca de la manga el enclave B.

El enclave B es otra isla donde se fabricaban los dinosaurios: por lo visto, el Parque Jurásico era sólo la exposición mientras que en la isla Sorna (enclave B) era donde 44111260producían huevos a saco con sus porcentajes de error y todo. Al fastidiarse el Parque Jurásico principal, el enclave B quedó abandonado así por las buenas, con todos los dinosaurios dentro.

Y allí llega Richard Levine, otro científico pelmazo, que quiere estudiar la extinción de los dinosaurios mediante la observación de su comportamiento. Hay cierto ambiente enrarecido porque, aparentemente, los dinosaurios no le importan a nadie: lo que quieren saber es sobre su extinción. Por supuesto, Levine la cagará e Ian Malcolm reunirá a un grupo de gente rara (incluidos dos niños) para ir al rescate.

El libro en sí tiene muy poco de novedoso: casi todas las escenas son calcos del primer libro (incluyendo los ataques de los bichos, gente herida en los mismos lugares que en el otro libro y, atentos, las escenas de niños con ordenadores) están retratadas con escaso acierto aquí. Tampoco faltan las interminables disertaciones científicas sobre diversas materias (con frecuencia sin relación con los dinosaurios) entre las que cabe destacar una de Malcolm acerca de que la globalización de la información (internet, vaya, algo que empezaba a intuirse en 1995) constituirá el fin de la especie humana ya que la evolución por sí misma sólo sucede en grupos pequeños.

latestSalen los dinosaurios habituales con una única novedad: el carnotaurio. Es este un dinosaurio carnívoro cornudo sudamericano que en el libro posee también increíbles habilidades de camuflaje (como un camaleón pero a lo bestia). Sin embargo, su aparición se reduce a un capítulo tonto donde tampoco llega a destacar demasiado. Es notable que los carnotaurios no salieron luego en ParqueCarnotaurs Jurásico II (¡muy pequeños!) pero sí eran los malos de la película Dinosaurio de Disney, razonablemente buena pero absolutamente olvidada, posiblemente, porque no empleaba especies de dinosaurios muy conocidas. Ganan dos a una al espinosaurio, mira.

A lo largo del libro también se insiste mucho en que “algo no encaja en la isla“, “una idea revoloteaba en su mente pero no lograba definirla” y cosas parecidas: se intuye que hay un misterio porque están apareciendo dinosaurios muertos en la costa de Costa Rica. Así como en el primer libro los bichos se escapaban, se mezclaban y de repente se instauraba un “auténtico equilibrio jurásico” (palabras de Alan Grant), aquí los bichos están “descompensados” (hay demasiados depredadores, ninguno tiene talla adulta…). Parece que a los científicos pelmas que protagonizan el libro no se les ocurre que el enclave B no era un “mundo perdido” sino “un criadero de dinosarios abandonado”: es como soltar un zorro en un gallinero, hay presas, hay depredador… pero no hace un ecosistema estable y completo de golpe y porrazo.

lost2Al final, el “misterio” es una tontería: los creadores de dinosaurios alimentaban a los recién nacidos con extracto de cordero en lugar de con leche de cabra (sus palabras, no las mías). Debido a ello, los animales enfermaban de un prión (sí, la crisis de las vacas locas fue por la época del libro y se nota que alguien quería ir a la última) y morían (o escapaban hasta Costa Rica volando, yo qué sé). Como no sabían qué hacer con la enfermedad, soltaban a los dinosarios por la isla a la buena de Dios a ver si se curaban solos (magnífica terapia). Luego, los capturaban y los mandaban a la isla Nublar del the_lost_world_jurassic_park_22primer libro. No explica por qué los bichos del primer libro, en cambio, estaban sanísimos. Ni por qué los de este segundo no necesitan lisina. Y no se resuelve el por qué (o cómo) están apareciendo bichos muertos en Costa Rica.

Aparte de que es una chorrada como un dinosaurio de gorda eso de “soltar a los animales a ver si se curan“, el autor demuestra una documentación infame al citar enfermedades causadas por priones: actinomicosis (causada por bacterias) y ántrax (causada por bacterias). El libro queda descafeinadísimo en comparación con el primero. Hay muertos desagradables igualmente (aquí el tiranosaurio tiene más suerte) pero falta la emoción del original. Y una cierta organización porque abundan los capítulos con títulos repetidos y casi todo el libro es un ir de un sitio para otro en coche (un mapa de la isla es imprescindible: viene en la contraportada).

Con semejante material, normal que la segunda película fuera poco fiel al libro.

Un clásico imprescindible. Tenéis que leéroslo.

HIJOS BASTARDOS DE “EL JUEVES

Posted in Frikis, Inclasificables with tags on 4-noviembre-2013 by warbriel

Ocurre que a veces algo funciona bien por sí solo y se intenta exprimir un poco más. Hay muchas formas de hacer esto en el mundillo: desde estirar la historia (seguro que se os ocurre alguna) hasta los spin-offs (como el Universo Expandido de Star Wars).

El Jueves, la famosa (más o menos) revista de humor ha tenido una larga vida. Apareció en 1978 a imagen y semejanza de la americana MAD en una época turbulenta en la que la censura y el destape se daban codazos por salir en los medios.

el jueves

(ser la revista de humor número uno en España no es un gran título: el 95% de la gente sabe de El Jueves sólo por esta famosa portada que acaparó titulares de escándalo hace ya bastantes años. Nunca he entendido por qué otras portadas con políticos y la familia real en pelotas (las anteriores a esta, las posteriores olían a intento de repetir liada) pasaron desapercibidas)

En su momento, resultaba muy novedosa una revista que combinaba tetas, humor adulto y crítica social. Y ha funcionado bastante bien en los más de treinta años que lleva de historia (que ya son).

Yo mismo la coleccioné más o menos desde 1992 (cuando entré al instituto) hasta que me vine al Reino Unido en 2012 (cuando ya estaba algo cansado de que llevaran cinco años hablando de la crisis) y puedo decir que ha sido una de mis grandes influencias.

En todo este tiempo, el Jueves ha tenido varios hijos más o menos especializados que intentaron expandir su mercado con más o menos éxito:

PUTA MILI

Puta miliEl más exitoso de todos estos abortos con diferencia fue este monográfico sobre el servicio militar obligatorio (que a muchos les sonará a chino pero que fue eliminado, qué ironía, durante el primer gobierno del PP).

Basado en las historietas de Ivà (el de Maki Navaja) “Historias de la
Puta Mili
“, el resultado era un cóctel chusco de humor cuartelero, fotos de tetas y poco parejitamás. A pesar de estar bastante limitada en temática (y era una verdadera porquería), la revista aguantó una buena temporada (1992-1997) hasta que se terminó la mili obligatoria.

Algunos autores y personajes clásicos del Jueves (como la Parejita) debutaron allí (Emilia era la novia de Mauricio y se disfrazaba de tío para hacer la mili con él).  Curiosamente, nadie de los que trabajó en esta revista hizo jamás la mili.

arensiviaY otro apunte: “el sargento Arensibia” como personaje JAMÁS existió. En las “Historias de la Puta Mili” los personajes eran genéricos y no tenían continuidad de una historia para otra. Simplemente, al adaptar la serie a la tele o películas, era necesario crear personajes fijos pero Arensibia como tal no era alguien en concreto.

TELELE (la revista más lele de la tele)

A pesar de basarse en algo más versátil que la mili, la caja tonta, este otro derivado del Jueves apenas duró seis o siete números (no lo sé porque ni sale por internet). Y no sin razón.

telele

Sin duda, el formato (mucha palabra escrita y menos dibujos) y la temática (que se trataba bastante en el Jueves por sí solo) contribuyeron a su rápida desaparición.

MISTER K

Mister KEl último del que tengo noticia fue esta especie de “Jueves para niños” que duró apenas dos años (2004-2006) y sirvió de cantera para algunos de los autores del Jueves actuales.

Intentando meterle mano al público juvenil, los editores intentaron sacar un producto ya rancio (la época del Mortadelo Especial y Super Zipi y Zape acabó en los ochenta) para un sector que ni lo quería (los críos de ahora NO leen tebeos) y que ya estaba abarcado en el Jueves (yo empecé a leerlo con catorce años).

Como suele decirse del Jueves, era mucho mejor antes.

R.A. SALVATORE: CUANDO EL HAMBRE APRIETA…

Posted in Frikis with tags , on 24-enero-2013 by warbriel

Hace ya bastante tiempo publiqué un post sobre la extensa obra de R.A. Salvatore haciendo hincapié en su personaje fetiche, el elfo oscuro Drizzt Do’Urden.

Aquella vez dejé en el tintero un montón de libros que, por su calidad (baja), se merecían un post aparte (que al final se ha dividido en dos por enorme). Y aquí están.

Ojo, os aviso de tres cosas: primero, que voy a espoilear sin piedad sus argumentos (estáis avisados); segundo, que todos sin excepción son unos petardos de campeonato (estáis avisados también si pretendéis leerlos) y tercero, que todos estos libros son capítulos muy avanzados a los que ni el más avezado lector llegaría en el transcurso de su vida. Agradecedme que me los haya leído yo y así evitaros este dolor…

Las Guerras Demoníacas:

el despertar del demonioEn algún momento, a Salvatore debieron de aburrirle sus propias historias de elfos oscuros y decidió probar algo totalmente diferente… y le salió mal. En un mundo fantástico que intenta (sin éxito) no ser los Reinos Olvidados se despierta un demonio que invoca su ejercito maligno con el que barrer el mundo en un argumento que atufa al de La Piedra de Cristal. El protagonista, el huérfano Elbryan Windom, tiene muy mucho de Drizzt Do’Urden y los demás protagonistas, también.

Solo me he leído el primer libro de esta serie (y gracias porque aburre a las ovejas) pero, sorprendentemente, tiene seis (el primero ya se nota escrito a mala gana). Si buscáis por internet encontraréis un buen numero de reseñas de esas que se escriben porque sí  y que son una puta copia de la parte de atrás del libro con lo que ya se barrunta cuanta gente se lo habrá leído entero…

Drows, drows por todas partes:

Ocurrió que los de la editorial querían más drows pero Salvatore no daba abasto. Así que lo pusieron de capitoste (para dejar las cosas como él quería en el mundillo) de un grupo de escritores que perpetraron estos libros: empezaremos por La Hija de la Casa Baenre.

images

Aunque no es obra de Salvatore, este libro continúa una de las lineas argumentales de su obra magna: el follón que se arma en la ciudad drow de Menzoberranzan después de perder la guerra contra los enanos de la superficie.

La protagonista es una drow que deja a Drizzt Do’Urden a la altura del betún: es sacerdotisa de Lloth, hechicera y guerrera (y, por supuesto, guapísima e inteligentísima). Ni que decir tiene que pertenece a la casa principal de la ciudad drow (y mira que hay otras menos sobadas y más interesantes). Menuda ficha de personaje gasta la pájara.

Si bien el libro se centra mucho en describir la sociedad drow (cosa que a mí me gusta porque lo que es la linea argumental, mejor no pensar en ella), la cosa degenera bastante por cosas como una fiesta universitaria drow, una ogra friega-platos y un humano bersérker metido con calzador (te lo ponen de joven y guapo pero vedlo, vedlo en la portada).

images (1)Otra serie similar a ésta es La Guerra de la Reina Araña en la que el caos de la ciudad se lleva al extremo (como el tedio del lector que empieza a estar harto de que todo sean criaturas chupi-fantasticas y  ni para fregar el suelo puedan usar las manos).

El primer tomo (el único que me he tragado) nos muestra cosas tan grotescas como un prostíbulo drow: dado que las hembras drow son superiores a los machos y que estos se niegan a copular con mujeres de otras razas, las putas son… sacerdotisas prisioneras atadas con grilletes anti-magia. Sólo por este detalle, el libro merece ser empleado para envolver bocadillos pero os aseguro que la cosa sigue y sigue…

El Siervo de la Piedra

images (2)Los mercenarios drow de Bregan D’Aerthe (magníficos personajes de la primera trilogía de Drizzt) se merecían un libro. Y aquí lo tienen, a base de refrito gordo y diálogos que no se entienden en la ciudad costera de Calimshan donde los drow intentan hacerse los amos del cotarro. Jarlaxle, el capitoste de los mercenarios, fue el que finalmente se quedo con la Piedra de Cristal Crenshinibon (alguien dirá “No jodas“) y, con todo lo listo que es, se convierte en un gilipollas de tomo y lomo cuando la maligna reliquia le maneja como quiere.

Y el único que esta dispuesto a salvarle es… (redoble de tambores) oh, images (6)sí, Artemis Entreri (otra vez él no, por Dios), el primero temido némesis de Drizzt posteriormente rebajado a enemigo cansino y actualmente recalificado como imbécil de tres al cuarto.

Para hacerlo más políticamente correcto, Salvatore le saca cosas como su mejor amiga halfling (aplausos), sus reflexiones en voz alta (ovaciones) y sus principios inquebrantables (esto es nuevo) como el de que solo mata a gente culpable y que en toda su vida en el oficio con miles de victimas a sus espaldas el dice que todos eran culpables de algo, aunque fuera de ser sus objetivos (aquí viene una ronda de tomatazos cuando no diréctamente una salva de disparos para acabar con su bochornosa agonía).

Aquello de que tuviera una daga chupadora de fuerzas vitales parece que queda en pecadillo de juventud…

images (7)El libro, mal que bien, es aceptable a pesar de su intento de crear tramas políticas (poco logradas) y volver buenazos a Entreri y a Jarlaxle.

Estos dos acaban ocupándose de ir a destruir la Piedra de Cristal nada menos que la guarida del dragon rojo Hephaestus (y si a alguno le suena el nombre es porque este bicho salía en El Refugio, el tercer libro de Drizzt) junto a un clérigo que no se sabe de donde sale (o sí, pero es poco memorable), su mujer karateka (???) y dos enanos gilipollas (uno tópico con un hacha y otro, druida y subnormal perdido, todo a la vez) que, para horror del lector, permanecerán en libros posteriores.

Y, de cara a futuros libros,  Entreri y Jarlaxle se meten a… cazarrecompensas. De estos ya no puedo decir nada pero no os perdáis el próximo post donde vuelve… Drizzt Do´Urden, con menos dignidad que nunca.

EL ARTE DE LA NOVELA HISTÓRICA GUARRINDONGA

Posted in Instruir Deleitando with tags , on 20-diciembre-2012 by warbriel

POST. 996 (o llevo la cuenta yo…).

Gary Jennings (1928-1999) fue un autor de esos que se documentan a base de bien antes de escribir un libro. Murió un viernes 13, lo cual no es un mal final.

Mientras que ahora la gente tira de Google, este buen señor se lo curró en serio. Hizo cosas tales como vivir 12 años en México para informarse sobre los aztecas, seguir la ruta de Marco Polo o unirse a varias compañías de circo para recopilar información para otros tantos libros.

Yo le he dado ocasionalmente a sus novelas y las encuadraría en el siempre polémico campo de los best-sellers, o sea, libros tochos que te enganchan y que tu madre suele tener en la cocina para ojearlos de vez en cuando. Las novelas de Jennings suelen ser de temática histórica más o menos fidedigna (el tío le echó huevos, insisto, para ver de qué iba cada tema) salpimentadas (al menos las que he leído yo) con abundante sexo explícito.

Azteca es una novela ambientada en la América precolombina justo antes de la llegada de los españoles. En ella, el rey de España pide a los frailes de las colonias que interroguen a algún anciano azteca para que les cuente cosas de su vida y saber cómo vivían sus súbditos antes de ser evangelizados. El indio en cuestión resulta ser el más golferas de todo el imperio porque la narración (escrita como si fuera dictada a monjes) se interrumpe a menudo cada vez que los monjes lo muelen a latigazos de las marranadas que llega a decir.

La novela es muy entretenida y, como digo, follan más que en la Lolita de Navokov y en American Psycho de B. E. Ellis juntos. El azteca de marras no se priva de pasarse por la piedra todo lo que pilla y de recorrer su tierra de una punta a otra revolucionando a todo el mundo allá donde va. Y si os va el rollo violento, tranquilos, también corre la sangre de mala manera.

Otoño Azteca es una continuación y son las memorias de otro indio pero ya en la América colonizada. Este azteca pretende juntar a un ejército con el que echar a patadas a los españoles pero tampoco se priva de alegrarse los bajos con absolutamente todas las mozas que se cruzan en su camino. Es más de lo mismo pero si te gusta el primero, este también lo hará.

Halcón rompe con los esquemas anteriores y se ambienta en la edad media europea. Su protagonista sorprende por lo inusual: es un hermafrodita (lo que no deja de ser una excusa para que acabe revolcándose con personajes de toda índole y sexo). Y se diría que tiene superpoderes porque el tío se hace pasar por hombre o por mujer, recorre todos los países de la época solucionando guerras, creando inventos y copulando con hombres y mujeres por igual. Hay una escena de una orgía de adoración a Baco que resulta especialmente perturbadora.

Muy recomendables como libros para el verano y para el invierno: instructivos y, encima, se folla (en los libros).